Patricia Donayre

“Vizcarra podría postular a la presidencia el 2021”

Congresista de Peruanos por el Kambio (elegida por Fuerza Popular). Abogada por la Unifé. Tiene un doctorado en parlamentarismo de la Universidad Complutense de Madrid.


Maritza Espinoza

Domingo, 22 de Abril del 2018

Patricia Donayre fue elegida al Congreso en las filas de Fuerza Popular y, hoy, casi un año después de su renuncia, es una férrea crítica del partido que lidera Keiko Fujimori. De allí que no sorprenda su reciente propuesta para derogar la inmunidad parlamentaria, que, de prosperar, podría mandar a la cárcel a varios de sus colegas naranjas. En esta entrevista, la congresista loretana sustenta su propuesta y lanza una idea que dará mucho que hablar: la posibilidad de que Martín Vizcarra postule el 2021 a la presidencia de la República.

PUEDES VER Martín Vizcarra: "Queremos tomar decisiones firmes contra la corrupción”

¿Cuáles han sido los comentarios de sus colegas del Congreso cuando presentó su propuesta para eliminarles la inmunidad parlamentaria?

En la bancada tomamos los acuerdos por votación y obviamente hubo una mayoría que ha respaldado. De ahí que tuvo las firmas necesarias para presentarse. No todos están de acuerdo, porque de alguna manera sienten que van a estar desprotegidos frente a cualquier acusación de algún enemigo político…

Como lo están ministros y otros funcionarios, ¿no?

Es lo que les digo: “Hay funcionarios, como los ministros y los propios alcaldes, que no tienen esta protección de la inmunidad. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Somos también funcionarios públicos de un rango equivalente. Es necesario ponernos al nivel y que se nos investigue si hay algo que investigar. Y si no hay ningún delito por nuestra parte, pues saldremos libres de polvo y paja…

¿Cuál va a ser el procedimiento para que su propuesta sea viable?

Hay tres procedimientos, en realidad: el de las dos legislaturas y los 87 votos que se necesitan en cada una de ellas; el de una sola legislatura con 66 votos más un referéndum; y la tercera vía, la de la participación de la ciudadanía, por la que estamos optando. Habíamos pensado en un referéndum, pero nos han sugerido, para que pueda entrar como consulta al proceso electoral de octubre, presentarlo como iniciativa ciudadana, para lo cual el número de firmas se reduce enormemente: necesitaríamos 70 mil, frente a dos millones y pico para un referéndum. Se presentaría al Congreso como respaldo a la propuesta presentada por mí, entraría al debate a la Comisión de Constitución y, si se rechaza o resulta modificada sustancialmente, necesariamente se consultaría vía referéndum.

¿No es un exceso de optimismo pensar que ochenta y tantos parlamentarios vayan a querer ponerse la soga al cuello?

Bueno, yo creo que 87 es bien difícil lograr, casi imposible. No apostaría por esa posibilidad [risas]. Por la de los 66 quizás, si hacemos una mini campaña interna en el Congreso y decimos: “demos muestras a la ciudadanía de que queremos empezar realmente a limpiar el escenario político de la corrupción”.

El partido donde más casos de corrupción se han presentado ha sido Fuerza Popular, el partido por el que usted salió congresista. ¿No lo notó en el tiempo que estuvo allí?

Definitivamente, durante esa época, no salieron a relucir hechos concretos de corrupción. No ha habido sentencias que hayan sido conocidas.

Pero uno se preguntaría, ¿en un año no tuvo sospechas de casos de corrupción? Porque ya había denuncias...

En la medida en que no haya una sentencia, uno puede seguir diciendo que estamos en el terreno de las especulaciones, pero cuando ya hay una sentencia, como en los cuatro casos que tenemos ahora, uno puede decir: “Bueno, hay un proceso judicial, el juez ha llegado a una conclusión y podemos sospechar de serios indicios de corrupción”. Pero, en ese momento, no. Lo que me movía era empezar legislativamente la lucha contra la corrupción y uno de los mecanismos era introducir prohibiciones en cuanto a financiamiento privado y sanciones efectivas a los que reciben financiamiento de fuentes ilícitas, que no se logró incorporar en la reforma y que, ahora, desde la bancada de Peruanos Por el Kambio, estamos proponiendo como modificatoria.

Usted dijo que los ex Avengers eran entusiastas de su propuesta de eliminación de la inmunidad parlamentaria. ¿Hay algún otro partidario de su propuesta?

Más entusiasmo que el que tengo o que tiene la población no sé si hay, pero sí han manifestado públicamente su apoyo Gino Costa y su grupo. También el congresista de Nuevo Perú, (Oracio) Pacori lo ha hecho público. En el movimiento de Nuevo Perú están de acuerdo con la moción de inmunidad porque ellos tienen un proyecto propio, aunque diferente. Y el propio premier César Villanueva comparte mi posición.

¿Y Kenji Fujimori?

Kenji Fujimori también. Él ha firmado el proyecto. Me pidió firmarlo junto con otros tres compañeros de su bancada. Esa es una señal de que supuestamente está dispuesto a ser investigado sin más proceso.

Usted ha dicho que Kenji es un gran amigo suyo. ¿Qué opina de sus acciones, específicamente de la compra de votos (contra la vacancia)?

Lo que se ha podido ver en esos videos, aunque ahora nos queda la duda a todos de qué pasó realmente, es a un Kenji expectante. Lo que se ha comentado ahí, de que se gestionan obras para alcaldes, es algo que ha venido sucediendo en este Congreso y en otros. Lamentablemente nadie ha metido el diente para comprobar este tipo de actos delincuenciales que realizan los propios congresistas…

Pero que Kenji apoyara o impulsara estos actos lo ha debilitado políticamente, ¿no?

A mí me gustaría realmente saber si esos videos están editados como se dice o son tan cual nos han mostrado a todos. Porque, en principio, si son así, es terrible lo que sale ahí. Pero si hay una edición para perjudicar a alguien, específicamente a Kenji, es también una cuestión que tiene que ser aclarada.

¿Le parece que ha sido correcta la actitud de Kenji ante la fiscalía, después de haber dicho que tenía pruebas y que iba a denunciar a su hermana?

La verdad es que me ha sorprendido negativamente que Kenji, conociendo que es una persona que siempre ha sido clara en sus expresiones, que nunca ha faltado a la verdad -y te lo digo porque no solamente conversaba con él, sino con su madre-, haya actuado de esta manera. Para mí que se ha dejado ganar por alguna suerte de presión o de miedo a ser desaforado de su curul de congresista.

Hay quienes dicen que es una señal de un futuro amiste entre los dos hermanos. ¿Cómo ve esa posibilidad?

A mí me parece esto como un divorcio. Mi padre siempre me aconsejaba, como abogada, que nunca defienda casos de divorcio porque, finalmente, algunos terminan reconciliándose y quien termina mal es el abogado. En este caso, me parece que vamos a llegar a ese punto en que la sangre jala finalmente y terminan amistándose. Al fin y al cabo son hermanos y tienen intereses políticos en común, que es el obtener finalmente la presidencia de la República.

De otro lado, en este momento, hay quienes dicen que el presidente Vizcarra tiene dos bancadas.

Hasta tres dicen, ¿no? ¡Qué suerte! [Risas]

Fuerza Popular, la bancada oficial y la bancada de Alianza para el Progreso. ¿Realmente se siente eso en el Congreso?

Es una visión bastante optimista. Un presidente con tres bancadas es difícil. Lo que él tiene, supongo yo, es el respaldo inicial, el entusiasmo inicial de fuerzas políticas -es el período que se suele llamar “luna de miel”- hasta que se presenta el gabinete y empieza formalmente el trabajo de gobierno, pero que oficialmente Fuerza Popular y APP sean bancadas de gobierno, indiscutiblemente no. La bancada de gobierno es la bancada de Peruanos Por el Kambio, les guste o no les guste a los de Fuerza Popular.

¿Un excesivo acercamiento con Fuerza Popular sería una señal de cogobierno, como dicen algunos?

No. Obviamente tiene el presidente que conversar con la fuerza mayoritaria del parlamento, como lo ha hecho Mercedes Aráoz en su momento. Lamentablemente, le prometían muchas cosas, como hacer un trabajo en conjunto, y después terminaban quitándole la alfombra. Por eso es que nosotros hemos advertido al presidente Vizcarra que sí, que escuche a las bancadas, que converse con la bancada mayoritaria, que finalmente toma las decisiones en el Congreso, pero con mucho olfato político, sin dejarse engañar.

Su colega de bancada Juan Sheput es más radical: él dice que hay una especie de cogobierno.

Juan es muy, cómo describirlo, impetuoso en sus declaraciones. Es la percepción que él tiene. Yo creo que no. Quizás podría ser una percepción inicial, pero después que hemos tenido las reuniones con el presidente y con el premier, creo que estuvieron totalmente descartadas. Se ha ratificado la voluntad de trabajar con su bancada, de tener las reuniones que siempre se han tenido con el presidente y con el premier para coordinar acciones en el Congreso y en el Ejecutivo.

Dice que Juan Scheput es impetuoso y usted tiene su genio. Le dijo a Micky Torres que necesitaba pañales y una vez le gritó a una periodista que la involucró en un caso de corrupción al aire…

Ah, eso es muy distinto. Cuando atentan contra tu moral y tu reputación, que es lo que más cuido en mi vida, tu honradez, que es la mejor herencia que tengo de mi padre, obviamente que me tengo que indignar. Y si no tienes derecho a réplica porque ya estás sin un micrófono a la mano, ¿qué te queda? Expresarlo sin el micrófono y de forma imperativa. A mí que me toquen la moral es como si tocaran a mi madre.

¿Se arrepiente de haber pertenecido a la bancada de Fuerza Popular durante casi un año?

Me arrepiento de haber creído en la promesa de plan de gobierno de Fuerza Popular, porque si yo acepté ingresar era, primero, porque se mostraba como una agrupación totalmente distinta -como hablé con la misma Keiko, que deslindaba con la corrupción desde el inicio-, en la que iba a haber gente limpia, en la que se iba a olvidar el pasado dictatorial y se iba a dar una protección especial a la Amazonía. Finalmente, también lo dejaron en el olvido.

Usted ha dicho que, de acuerdo a la Constitución, si Martín Vizcarra hiciera un buen gobierno, podría postular el 2021.

No es que si hiciera un gobierno bueno. Creo que debería hacerlo para postular a la presidencia. A mi entender, y he consultado a algunos que comparten mi opinión en materia constitucional, él no ha sido elegido presidente y la Constitución prohíbe la reelección presidencial. Él fue elegido vicepresidente en la fórmula presidencial. Por lo tanto, a él no le alcanza esa prohibición y podría postular el 2021 a la presidencia. Cuando se dé cuenta la fuerza naranja de eso, creo que la luna de miel va a terminar pronto.

Pero la Constitución dice que una persona no puede reelegirse en el cargo de inmediato.

No puede haber reelección presidencial inmediata. Eso dice. Reelección presidencial inmediata. ¿A quién se elige presidente? A Pedro Pablo Kuczynski, no al señor Vizcarra.

¿Esa es una nueva interpretación auténtica de Patty Donayre?

No sé si es auténtica o no, pero creo que puede ser bastante aceptada y, en todo caso, está ahí. Discutamos la interpretación y que sean los constitucionalistas, mejores conocedores que yo, quienes finalmente me den la razón o no. Si me dan la razón, bienvenido sea un nuevo actor político en escena. [Risas]


Te puede interesar

Nuestras portadas