Cristian Benavente tiene acento español pero corazón peruano

El volante nació en la Madre Patria pero tiene un gran vínculo con el Perú: su madre es la ex voleibolista Magali Bristol. Con diez años en las divisiones inferiores del Real Madrid, fue una de las figuras de la selección Sub 20 que estuvo a punto de clasificar al Mundial de Turquía. Ahora sueña con ser convocado por Sergio Markarián. “Es el sueño de todo futbolista”, dice ‘Bena’.Chico de moda.

El volante nació en la Madre Patria pero tiene un gran vínculo con el Perú: su madre es la ex voleibolista Magali Bristol. Con diez años en las divisiones inferiores del Real Madrid, fue una de las figuras de la selección Sub 20 que estuvo a punto de clasificar al Mundial de Turquía. Ahora sueña con ser convocado por Sergio Markarián. “Es el sueño de todo futbolista”, dice ‘Bena’.Chico de moda.

Ángelo Torres Zevallos
Hace unos meses, Cristian Benavente Bristol entrenó junto al plantel principal del Real Madrid que dirige José Mourinho . Compartió la cancha con estrellas del fútbol mundial como el portugués Cristiano Ronaldo, el español Iker Casillas y el argentino Gonzalo Higuaín en dos ocasiones. 
El ‘Chaval’, como lo conocen sus compañeros de la Sub 20, es uno de los cinco ‘extranjeros’ que tenía la selección Sub 20 que estuvo a un paso –o a un gol, para ser más precisos– de clasificar al Mundial de Turquía hace unos días. 
Claro, estar en el equipo juvenil del Real Madrid le daba otro estatus a Benavente . Se esperaba mucho de él. Hace dos años, en la Sub 17, donde destacó Junior Ponce, Andy Polo, Edison Flores y Wilder Cartagena , también estuvo Cristian. Fue convocado por Juan José Oré, pero no tuvo muchos minutos en el Sudamericano que se jugó en Ecuador. No jugó y pocos repararon en su nombre y su figura desgarbada.
 Esta vez la historia fue distinta. Llegó en diciembre del año pasado llamado por el técnico argentino Daniel Ahmed sin un lugar en el equipo titular . Con buenas actuaciones en los amistosos y mucho esfuerzo en los entrenamientos, parecía fijo en la oncena pero en el debut contra Uruguay estuvo al inicio en la banca. En el complemento, cuando el partido se complicó, Cristian ingresó y marcó el 3-3 de penal, falta que a él le hicieron en el área . Después ya no salió más del equipo, salvo por cansancio . Ante Venezuela, de nuevo desde los doce pasos, le dio la victoria a Perú. Con Ecuador tuvo que sufrir la derrota y ante Brasil disfrutó de la clasificación al hexagonal final sacando a uno de los favoritos.
 Benavente es español de nacimiento pero peruano de corazón. En sus genes está la picardía de nuestro fútbol potenciado con la exigencia de la formación europea que ha recibido en el Madrid. 
Su segundo apellido, Bristol, es el vínculo más estrecho con nuestro país porque Magali Bristol, ex voleybolista nacional, es su madre . Su padre, Agustín, jugó fútbol sala en España pero no llegó a ligas mayores. Cristian tiene más de diez años en las divisiones inferiores del Real Madrid y ha pasado por todas las categorías, aunque vino solo dos veces de visita antes de ser convocado por la Sub 17 en el 2011, el recuerdo se le quedó fijado en la memoria.
Mi mamá siempre me habló de Perú , de la familia, siempre. Me cocinó allá platos peruanos, que son de una sazón increíble, ‘buenazos’ como dicen en Lima. Yo tuve claro que siempre quise jugar por Perú, no por España. Espero llegar a la selección adulta, esa sería la meta a cumplir ahora y espero tener la revancha y poder jugar un Mundial”, sostiene Cristian, que se apura en posar para las fotos porque ya vienen, por enésima vez, varias señoritas en busca de autógrafos o para pedirle tomarse una placa también con ellas. 
CHAVAL MAZAMORRERO
Lima es extraña, tiene el cielo gris pero igual enamora. Su gente, su comida, su cultura. Su plato preferido es el arroz con pollo y su debilidad la chicha morada y la mazamorra.
  Cristian llegó por la tarde a la capital junto con un grupo de jugadores que fueron sorprendidos por el multitudinario recibimiento en el aeropuerto Jorge Chávez , donde los hinchas reconocieron el esfuerzo hecho en Argentina. 
No lograron el objetivo pero se mostró una mejoría que debería sostenerse en el tiempo. “ Significó mucho para nosotros que la gente vaya a recibirnos. Nos sentimos orgullosos por las ganas que pusimos ”, dice con la mirada un poco perdida. Cómo olvidar tan rápido que Uruguay les ganó por errores en defensa, que ante Paraguay se pudo conseguir los tres puntos, igual que contra Colombia donde el arquero rival parecía un superhéroe de Marvel y los palos jugaron en contra nuestra. O revivir la victoria agónica contra Ecuador y el golpe de quedar fuera de un Mundial contra Chile con un empate que pudo ser victoria, sufriendo la anulación de un gol a favor a dos minutos del final en un fuera de juego muy fino, que algunos no vieron. Para redondear esta historia extrema, el juez asistente que levantó el banderín era ecuatoriano, país que pidió eliminarnos en mesa por el caso Max Barrios.
Dentro de este sube y baja de emociones, metido en esta ruleta del destino, Benavente sintió el impacto y terminó llorando en la cancha del estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. 
“Me quedé con mucha bronca contenida. Luchamos mucho y merecimos más. Pero hay equipo para el futuro”, dice el jugador que fue bautizado como ‘CB14’ por la prensa española que estuvo pendiente de su desempeño en el sudamericano de Argentina. 
Pertenece al Castilla, que juega en la segunda división como filial del Real Madrid , pero aún no ha sumado minutos y se mantiene en el equipo juvenil merengue con el que ya lleva anotados 11 goles en esta temporada. 
Ya está listo para un reto mayor. Con 18 años insiste en su meta por cumplir. “Me gustaría que Sergio Markarián me convoque . Es el sueño de cualquier futbolista. Sería bonito debutar y tener una opción. Hay grandes jugadores como Paolo Guerrero que para mí es un referente. Sé que es demasiado pronto pero me gustaría jugar ante Chile por las eliminatorias. Sería una forma de cobrarme la revancha”. En ese llamado cambio generacional, Benavente tendría opción de ser el enganche que no tenemos desde hace buen tiempo .
Es derecho pero también le pega bien con la izquierda. No tiene un perfil definido, puede sorprender en cualquier momento con un regate o un disparo de larga distancia . Cobra con clase las faltas. Tiene garbo al caminar, trata al balón con ternura, casi como si fuera su novia. Juega de volante o como segundo delantero. Se pierde por las bandas porque la velocidad no es una de sus virtudes y la delgadez de su metro setenta y dos centímetros de estatura no lo ayuda a imponer su físico pero sorprende con su habilidad. Mira el partido en otra dimensión, ve espacios donde para otros no los hay.
Sin embargo, sabe que el fútbol es una profesión pasajera, que no dura toda la vida. Por eso también estudia Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Camilo José Cela en Madrid
El jugador que t iene una hermana gemela que es modelo y bailarina, Soni, se prepara para el futuro . ‘Bena’ no pierde la perspectiva y aunque su acento español es inconfundible, ya aprendió un poco de nuestra jerga. “ ¿Qué hay causa? ” y “más pallares nomás” ("más allá") son frases que ya son parte de su vocabulario. 
Por estas horas, ya está de regreso en España pero no importa: Benavente es peruano de corazón, quiere llevar la franja en el pecho por muchos años más y se fue llevándose en su Ipod el tema de Pedro Suárez Vértiz “Cuando pienses en volver”.

EN CIFRAS
18 años tiene el volante que nació en Alcalá, España.
11 goles lleva anotados en el equipo juvenil del Real Madrid.
2 goles convirtió con la Selección Sub 20 en el sudamericano de Argentina.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO