MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
ELECCIONES REGIONALES - Sigue aquí los resultados e incidencias de la segunda vuelta
Deportes

¡Increíble! Las cláusulas más extrañas incluidas en los contratos de reconocidos futbolistas

Los futbolistas han tenido peticiones muy peculiares. Conoce en esta nota las cláusulas más extrañas incluidas en los contratos de futbolistas reconocidos.

Ronaldinho, Eto'o y Firmino son algunos de los futbolistas que tienen este tipo de cláusulas. Foto: composición/AFP/EFE
Ronaldinho, Eto'o y Firmino son algunos de los futbolistas que tienen este tipo de cláusulas. Foto: composición/AFP/EFE
Deportes LR

En esta época del año se abre el mercado de fichajes en las diferentes ligas internacionales. Futbolistas de diferentes nacionalidades migran a otros clubes por exorbitantes sumas de dinero. Sin embargo, en los contratos de los jugadores también se especifica algunas cláusulas de rescisión que terminan siendo más llamativas que el propio monto del fichaje.

Vetos expresos a clubes, cláusulas penalizadoras y exigencias tan extravagantes por parte de los futbolistas como la de jets privados, construcción de una casa por temporada y permiso especial para salir a bailar se han podido observar a lo largo de los años. A continuación, en esta nota, te contamos cuáles son las condiciones más raras que se han visto en los contratos.

Stefan Schwarz - Prohibido irse al espacio

El exfutbolista sueco Stefan Schwarz tuvo —quizá— una de las cláusulas más extrañas. Durante su permanencia en el Valencia, en la temporada 1998-99, el centrocampista soñaba con viajar al espacio estelar. Por ello, en el año de 1999, cuando fichó por el Sunderland, el conjunto inglés se aseguro de que esos pensamientos no lo perjudicaran y añadió en su contrato que, si el jugador se iba al espacio, finalizaba su contrato.

Ronaldinho – Permiso para ir a bailar

El campeón del mundo con Brasil Ronaldinho era uno de los futbolistas que demostraba su buen manejo del balón en la cancha, pero, fuera de ella, era conocido por acudir a las fiestas. Luego de pasear su fútbol por el Paris Saint-Germain, FC Barcelona, Milan, el crack brasileño llegó a Flamengo, donde puso como condición en su contrato que lo dejaran salir dos noches por semana.

Ronaldinho fue el invitado de lujo de la ceremonia de los Globe Soccer Awards. Foto: Globe Soccer Awards

Samuel Eto’o – Jet privado

Luego de ser figura en el FC Barcelona y el Inter de Milán, el delantero camerunés jugó en la liga rusa, en el Anzhi Makhachkala, club al que le exigió que le pusiera un jet privado para que pueda vivir en Moscú y volar a los entrenamientos todos los días.

Mario Balotelli – Buena conducta

El futbolista italiano se ganó la fama de ser un jugador muy pleitista debido a los actos antideportivos en los que se veía involucrado. Por ello, el Liverpool le colocó una cláusula por la que recibía 1 millón de libras si no era expulsado más de tres veces por conducta antideportiva en una temporada.

Roberto Firmino – Anti-Arsenal

Todo inició con el delantero uruguayo Luis Suárez, quien estuvo a punto de dejar el Liverpool para irse al Arsenal. Los gunners estaban dispuestos a ofrecer más de 40 millones a los rojos para quedarse con el atacante sudamericano; sin embargo, este nunca acepto la propuesta. Tras esto, Liverpool decidió activar la cláusula ‘anti-Arsenal’ con Firmino, con la que cualquier club podía llevarse al jugador por 98 millones de euros siempre y cuando no sea el Arsenal.

Roberto Firmino es uno de los habituales convocados de la selección brasileña. Foto: Twitter @CBF_Futebol

Giuseppe Reina – Casa nueva por temporada

El exfutbolista alemán fichó por el Arminia Bielefeld, club teutón al que exigió que le construyeran una casa nueva cada temporada. El acuerdo no especificaba de qué tipo debía ser la casa, así que el club cumplió y le construyó una casa con LEGO cada año.

Dennis Bergkamp - Prohibido viajar por los aires

El futbolista neerlandés Dennis Bergkamp tenía pánico a subirse a un avión, por lo que aprovechó su acuerdo y se aseguró de que, por contrato, nadie pudiera obligarle a viajar por los aires. A veces se perdía los partidos europeos como visitante, en otras ocasiones salía antes y los hacía en coche o barco.