Deportes

No son tan bávaros: no se vacunaron y fueron duramente sancionados por el Bayern Múnich

Diversos jugadores del club alemán han rechazado colocarse la vacuna contra la COVID-19 por diferentes motivos. Ante la negativa, la directiva bávara decidió incorporar severas medidas.

Joshua Kimmich sufrió una reducción de sueldo por negarse a recibir la vacuna. Luego, el jugador acepto inmunizarse. Foto: Bayern Múnich
Joshua Kimmich sufrió una reducción de sueldo por negarse a recibir la vacuna. Luego, el jugador acepto inmunizarse. Foto: Bayern Múnich
Arantxa Pozo

Alemania vive uno de los momentos más difíciles durante toda la pandemia de la COVID-19. Este sábado 18 de diciembre, el nuevo ministro de Salud, Karl Lauterbach, dio la alerta por el inicio de una masiva quinta ola de coronavirus debido a la nueva variante ómicron, lo que ha provocado que las autoridades de la nación; en conjunto con Francia, se planteen un proyecto de ley para la vacunación en todo su continente debido al alza de contagios en Europa. La complicada situación no solo golpea las diferentes esferas de la organizada sociedad germana, sino que cala hondo en el ámbito deportivo, que se ha visto perjudicado por el rechazo de importantes figuras futbolísticas al plan de inmunización dirigido por el Gobierno.

El plantel más perjudicado por esta ‘rebelión antivacuna’ ha sido el Bayern Múnich. En el mes de noviembre, mientras se disputaban los encuentros por las eliminatorias rumbo a Qatar 2022, el seleccionado Niklas Süle dio positivo a coronavirus, suceso que ocasionó que cuatro de sus compañeros (tres de ellos jugadores del club de Baviera) tuvieran que guardar una estricta cuarentena. Uno de los implicados en el caso fue Joshua Kimmich; en el pasado, el defensa había mencionado que no estaba dispuesto a vacunarse, debido a que aún no había suficiente información sobre la eficacia de las inmunizaciones. Un reclamo válido, pero imprudente en un momento en que millones de alemanes y alemanas se abalanzaban a las calles para protestar por las medidas del Gobierno, lo que ocasionó un repunte en los contagios y una gran controversia en la nación.

Los otros jugadores del Bayern Múnich comprometidos en el suceso fueron Serge Gnabry y Jamal Musiala, quienes tampoco estaban vacunados. Tras el hecho, el club bávaro decidió negar la entrada al hotel de concentración del plantel a los tres futbolistas. La sanción también abarcó a Eric Maxim Choupo-Moting y Mickaël Cuisance, miembros que tampoco habían recibido ninguna inmunización.

Posteriormente, al dar negativo a las pruebas PCR, los deportistas pudieron ingresar, aunque condicionados con nuevas y estrictas medidas: Los directivos del cuadro de Baviera decidieron bajarles el sueldo; bajo el amparo de una nueva ley del Gobierno alemán que establece que la reducción se dará de acuerdo al número de días que tengan que estar aislados por no vacunarse. Asimismo, las autoridades del conjunto no descartaron la posibilidad de hacerlos entrenar por su cuenta y así presionar a su plantilla para recibir las dosis.

Kimmich ha dicho recientemente que ha decidido aceptar la vacuna contra la COVID-19. Se espera que su determinación pueda influir en sus compañeros y en la afición que lo admira.