Dallas Oberholzer, segundo skater más longevo de los JJ. OO. que no piensa en medallas

El sudafricano de 46 años solo tiene una consigna: hacer sonreír a su madre, quien es su motivación en Tokio 2020. En 2014, el deportista ayudó a construir una pista de patinaje para niños.

El deportista empezó a practicar el skate en Johannesburgo desde muy joven. El contexto político en aquel entonces era favorable. Foto: Instagram/Dallas Oberholzer
El deportista empezó a practicar el skate en Johannesburgo desde muy joven. El contexto político en aquel entonces era favorable. Foto: Instagram/Dallas Oberholzer
Deportes LR

Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 siguen sorprendiendo a los televidentes debido a la puesta en escena de los atletas en las diversas disciplinas en las que compiten. Ante este panorama, un deportista ha capturado la atención no solo por su destreza en la pista, sino que también por su edad.

Se trata de Dallas Oberholzer, el segundo skater más longevo de la competencia. A sus 46 años, debutó este jueves en la prueba park masculino y obtuvo en la primera ronda 21.68; en la segunda, 24.08; y en la tercera, 18.21.

Pese a los resultados desfavorables en la jornada deportiva, el natural de Durban, Sudáfrica, está muy feliz dado que su madre se siente orgullosa de él.

En diálogo con la agencia AP, Dallas reveló que su progenitora respalda sus decisiones. “Finalmente mi mamá está contenta con las decisiones que tomé en la vida. ¿Saben lo bien que se siente? Le tomó todo este tiempo a mi mamá aceptar que esto es lo que hago con la vida. Probablemente eso es lo mejor de todo esto, que mi mamá finalmente diga: ‘Wow’”, contó.

El deportista empezó a practicar el skate en Johannesburgo desde muy joven. El contexto político en aquel entonces era favorable, puesto que el apartheid dejó de separar a la población por motivos raciales o étnicos.

Con el transcurrir del tiempo, el sudafricano se convirtió en tutor de niños skaters y en 2014 ayudó a construir una pista para sus alumnos, quienes todavía no han sido testigos del sistema político y social basado en la segregación.

Antes de competir, Dallas sostuvo al medio internacional que no planea arrebatarles las medallas a los jóvenes, ya que solo está en Tokio 2020 para divertirse.

Respecto a los trabajos que desempeñó, indicó que finalizó la carrera de Publicidad y laboró como chofer para subsistir. “Toda mi vida ha sido patinar. Soy un adicto”, expresó.

Por su parte, Rune Glifberg, también de 46 años, es el primer competidor más veterano de esta disciplina, ya que es mayor que el ya mencionado participante por ocho meses.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.