Tokio 2020: los Juegos Olímpicos de la ecología

Revolución. Japón implementó todo un sistema para proteger el medio ambiente. Medallas están hechas con metales de celulares malogrados. Hoy es la gran inauguración.

Los municipios locales jugaron un partido aparte en las labores de recolección de material reciclable. Foto: difusión
Los municipios locales jugaron un partido aparte en las labores de recolección de material reciclable. Foto: difusión
Milagros Crisanto

La pandemia no ha sido excusa para que Japón lleve a cabo un evento deportivo sin descuidar el medio ambiente. Y es que, sin duda alguna, Tokio 2020 será los Juegos Olímpicos más ecológicos de la historia al haber implementado una filosofía basada en reducir, reusar y reciclar.

Es por ello que tendrá medallas olímpicas fabricadas a base de metales preciosos extraídos de teléfonos celulares malogrados; camas para los atletas de la Villa Olímpica cuya estructura ha sido fabricada a base de madera y cartón reutilizado; podios de premiación construidos con plástico reciclado de botellas de refrescos; una antorcha olímpica que se paseó por las 47 prefecturas del país, y que fue fundida con el aluminio sobrante relacionado con el desastre nuclear ocurrido en la prefectura de Fukushima en el 2011; el consumo eléctrico de las principales instalaciones olímpicas extraído de fuentes de energía renovable; y una flota de vehículos que funcionarán con motores de pila de hidrógeno, con la finalidad de reducir las emisiones de CO2, y que se encargarán de transportar a los atletas y personal de los Juegos durante toda la competencia.

Medallas históricas

El “Proyecto Medalla Tokio 2020” se inició en abril del 2017, cuyo objetivo buscaba recolectar metales preciosos (oro, plata y cobre) de basura electrónica, principalmente de teléfonos celulares cuyos componentes utilizan estos metales en cantidades mínimas.

Gracias a la participación de 1.621 municipios de todo el país, los organizadores lograron recolectar 78.985 toneladas de basura electrónica, incluidos 6,21 millones de celulares usados, de todo lo cual se extrajeron 32 kilos de oro, 3.500 kilos de plata y 2.200 de bronce.

Los metales sirvieron para fabricar 5.000 medallas. La presea dorada está hecha en plata con un baño de seis gramos del metal precioso y con un peso total de 556 gramos; la de plata es un círculo macizo de este metal que pesa 550 gramos; y la de bronce pesa 450 gramos y en su fabricación se utilizó un 95% de cobre y un 5% de zinc. Todas las medallas tienen un diámetro de 85 mm y un espesor que va desde los 7,7 mm en la parte más fina hasta los 12,1 mm en la más gruesa.

La antorcha representa los cinco pétalos de la flor símbolo del país anfitrión, y la cinta de la que cuelgan las medallas fue fabricada en poliéster reciclado y tiene estampados con motivos culturales japoneses.

El podio y la antorcha

Los podios de la premiación fueron construidos con 24,5 toneladas de desechos plásticos que comenzaron a ser recolectados desde junio del 2019, a través del “Proyecto Podio de la Ceremonia de la Victoria”, en el que participaron empresas locales, organizaciones cívicas y 113 escuelas de todo el país. Todos ellos donaron objetos en desuso, del acopio de envases de todo tipo (shampoo, ambientadores, detergentes de cocina, etc.), así como de la recolección de desechos plásticos del océano.

En cuanto a la antorcha, símbolo de una paz y una esperanza representadas en el fuego olímpico, la misma fue fabricada del aluminio utilizado en las viviendas temporales que en el 2011 el Gobierno construyó para los damnificados del terremoto, el tsunami y el accidente nuclear ocurridos en la región de Tohoku, al nordeste del país, en marzo del 2011.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.