31 DE OCTUBRE - ¿Cuáles son las restricciones para Halloween y Día de la Canción Criolla?

Tokio 2020: la grandeza de Alexandra Grande

Lista. La bicampeona panamericana no sucumbe ante la presión, su meta es ser una de las mejores del mundo y la medalla en Tokio 2020 sería solo una consecuencia de ello.

La medallista de oro en Lima 2019, espera realizar una gran actuación en los Juegos Olímpicos. Foto: difusión
La medallista de oro en Lima 2019, espera realizar una gran actuación en los Juegos Olímpicos. Foto: difusión
Julio Estrada

Alexandra Grande partirá en los próximos días a Tokio para el reto más grande de su carrera. El karate solo será olímpico en estos Juegos, por lo que nuestra medallista panamericana solo tendrá una oportunidad, no solo para lograr una presea, sino para demostrar que es una de las mejores del planeta.

¿Cómo tomaste la noticia de tu clasificación?

La noticia fue una alegría inmensa, pero lo llevé muy en calma porque sé que este es el primer peldaño, el más importante es en Tokio. Si hoy me emociono, corro peligro de quedarme ahí y lo que yo quiero es lograr algo más grande.

¿Cómo te sientes a pocos días de los JJ. OO.?

Estoy enfocada 100%. Mi plan de entrenamiento es super arduo, este objetivo no viene de meses atrás, sino de años, desde que me enteré que el karate iba a ser deporte olímpico. Es un proceso muy fuerte, pero estoy contenta con lo logrado, era uno de mis grandes sueños.

¿Qué tan duro ha sido el proceso de clasificación?

La clasificación no es solo por el oro en Lima 2019. Ya desde el 2018 he venido obteniendo medallas, puestos, puntajes hasta que se cerró el ranking olímpico. No es que después de Lima 2019 me relajé, nada que ver, yo estuve peleando mi puesto con otras 5 deportistas, por eso era importante sumar puntos en cuanto torneo participaba. Ha sido un proceso muy largo, he ido a todos los eventos, viví cosas positivas y negativas, el estrés a veces te abruma. Han sido 5 años muy fuertes.

¿Te afectó no hacer un buen papel en el Preolímpico?

En el Preolímpico perdí en la primera, lo acepto, no hice mi mejor presentación. Sabía que ya estaba clasificada por ranking, aunque aún no lo podía decir, y la mayor atención era en mantenerme bien físicamente, no lesionarme. Si no hubiera estado clasificada, créeme que hasta en una pierna hubiera dado todo. Esta vez me dije: “Este no es el evento importante, Ale, el evento está allá en Tokio”. A mí no me afecta lo que dicen algunos y sé que no le debo explicaciones a nadie, pero aun así lo comento, la estrategia era estar bien para Tokio

¿Cuánto te han afectado las lesiones?

El tema de la rodilla lo tengo desde el 2015, tengo un cartílago muy desgastado y problemas en los ligamentos y en los meniscos. Se me han presentado dolores intensos que afectaban mi normal preparación y eso me frustraba. Afortunadamente, mi entrenador me hacía trabajos inteligentes y es psicólogo deportivo. Aparte, tengo otra psicóloga clínica que ve mi tema más personal. Tengo todo un equipo que ayuda a que esté lista de manera integral.

¿Es fundamental el tema mental en el karate?

Sí porque, aparte de las lesiones, a veces no te va bien en un torneo y eso afecta. He tratado de ver todo de manera positiva para cuidar la confianza en mí misma, pero a veces la perdía y ahí es donde el trabajo psicológico era fundamental. Si ahora soy lo que soy es por el equipo que tengo, felizmente también tengo a mis auspiciadores que me ayudan a solventar ello, marcas como Toyota, Interbank y Adidas.

¿La pandemia también golpeó?

La pandemia ha afectado mucho, yo perdí como 3 Kg. de masa muscular. En casa de mis padres tengo una academia, así que podía entrenar, pero no tenía el equipo para hacer el trabajo físico. Traté de ver el lado positivo, me dio un año más de preparación, armé una especie de mini-CAR (Centro de Alto Rendimiento) en mi casa. Sin embargo, tuve dos quiebres emocionales, ataques de ansiedad, pero con la psicóloga y mi entrenador los pude sobrellevar.

¿Qué otros sacrificios has hecho para llegar adonde estás?

Yo he sido una deportista que ha venido de abajo, vendí caramelos en mi colegio, no tengo vergüenza en decirlo, sé lo que es sentir cólera de no poder hacer algunas cosas por no tener recursos. Creo que eso me enseñó a esforzarme por conseguir mis sueños, antes que lleguen los auspiciadores o el apoyo tuve que solventarme mis gastos sola o con mi entrenador y no me arrepiento de ningún centavo de todo lo que invertí. Creo que todo lo que tengo, lo merezco.

¿Tienes una meta clara para Tokio 2020?

Muchas personas me dicen: “Alexandra, vamos por la de oro ¿no?”. Yo no me preparo para una medalla, me preparo para ser una de las mejores del mundo y creo que eso es lo que va a quedar en la memoria de la gente.

¿Te pone algo de presión ser considerada referente del karate en el Perú?

Yo me río cuando a veces me quieren poner la medalla antes de competir y les digo que: “bajo presión, no funciono”. Por ejemplo, en Lima 2019 se reflejó lo presionada que estaba, yo misma me pongo mucha presión, a veces. Es por eso de la importancia del trabajo con la psicóloga.

¿Qué recuerdos de Lima 2019?

Yo empecé un 2019 muy mal, perdí varios eventos seguidos y mi confianza no estaba bien. Hice un trabajo psicológico que me permitió salir a divertirme al tatami. Ya cuando todo pasó y vino el alivio, se disfrutó más el apoyo de la gente, que fue fundamental, y espero que para Tokio continúe ese apoyo que se sintió en Lima 2019.

¿Por qué el karate solo es considerado olímpico para estos Juegos?

Lo mismo me pregunto yo (risas). Es lógico que el karate esté en Tokio 2020, pero no entiendo por qué no estará en Paris 2024, sabiendo que hay muchos campeones mundiales franceses. Ya son temas que no conozco pero es una pena, hay mucha gente joven que aspira a llegar a unos JJ.OO. y solo habrá esta oportunidad.

¿Qué le ha dado el karate a tu vida?

El karate ha sido como mis padres, siento que este deporte me ha formado en autoestima y valores, y ha sacado cosas que no sabía que llevaba dentro de mí. A veces me ha hecho sufrir (risas) pero es lo mejor que he tenido en mi vida, me ha dado todo.

¿Disfrutar darles clases a niños?

Sí, tengo que agradecerle a los padres de familia que me confían a sus hijos para formarlos en el deporte, son lo máximo. Trato de transmitirles que sean buenas personas, no solo buenos deportistas y que luchen por sus sueños pese a los obstáculos que nos da la vida. Nada es fácil pero tampoco nada es imposible.

¿Qué último mensaje le dejas a la hinchada?

Que confíen en mí, yo voy a entrenar al 400% para dejar en alto el nombre del Perú.

Lazy loaded component

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.