La servilleta con la que inició la leyenda de Lionel Messi en el FC Barcelona

En el año 2000, Lionel Messi llegó al conjunto azulgrana para probarse y pertenecer a sus divisiones menores. Hoy, 21 años después, jugador y club se separan por primera vez.

La famosa servilleta que aseguró el fichaje de Lionel Messi para el FC Barcelona. Foto: composición/EFE/difusión
La famosa servilleta que aseguró el fichaje de Lionel Messi para el FC Barcelona. Foto: composición/EFE/difusión
Deportes LR

Este miércoles, por primera vez en su carrera profesional, Lionel Messi se ha separado del Barza. Su contrato venció y el jugador argentino se encuentra en una circunstancia inédita: es oficialmente un jugador libre. Aunque es probable que no sea el final de este idilio entre futbolista y club, impresiona que se haya llegado hasta estas circunstancias. Se ve muy lejano aquel día en que todo inició: cuando un ‘pibe’ con problemas de crecimiento acudió al club para alcanzar su sueño de ser futbolista.

Un muy joven Lionel Messi viajó con su familia a Cataluña para que lo vean los seleccionadores españoles. Según contaron, solo bastó que lo vea un día para que Carles Rexach pidiera, por no decir exigiera, que se concrete el fichaje del pequeño. “Estuvo 15 días, pero sobraron 14 (...). Si hubiera pasado un marciano por ahí, también se habría dado cuenta de que era muy especial”, contó el exdeportista tiempo después, según registró Infobae.

El argentino llegó a Barcelona en compañía de sus padres el 18 de setiembre del 2000. Iba desde un país lejano a probar suerte en un gran equipo con apenas 13 años, algo poco común en esos años.

Luego de deslumbrar a los preparadores, se mantuvo en la ciudad mientras esperaba una respuesta que no llegaba porque quien debía tomar la difícil decisión era Rexach y él se encontraba en Australia. Jorge Messi, padre de la ‘Pulga’, veía cómo el tiempo pasaba y él no podía tomar más tiempo de sus vidas.

Por suerte, cerca al final del plazo de espera que había establecido el progenitor, llegó Rexach. Él había dado la indicación de que observaran al chico y decidieran, pero por lo compleja de la situación habían decidido esperarlo. Entonces programó la prueba: Messi jugaría con la categoría juvenil, que era dos años mayor que él.

Como era lógico, el rosarino la rompió. El mismo portal refirió que el entrenador pudo ver su momento cumbre en el partido cuando Lionel cogió el balón, eludió rivales y anotó el único gol de su equipo.

Con eso bastó. A los dos minutos de haber llegado, el dirigente se retiró de la cancha. “¿Para eso me esperaron dos semanas? Este chico se ficha solo, no me necesitaban”, señaló.

Mandaron a la familia de regreso a su país y les prometieron novedades muy pronto. Sin embargo, en Barcelona aún quedaban dudas por lo que implicaba realizar el fichaje de Messi: viaje, casa, un trabajo para el padre, el tratamiento. No era tan sencillo.

Sin embargo, Carles Rexach la tenía clara. No había manera de que los culés se perdieran su talento. Por ello, el 14 de diciembre de ese mismo año se comprometió con los agentes a firmar a Lionel Messi. Como se encontraban en un club y no tenían papel a la mano usaron una servilleta. En ella se escribieron las palabras que cambiaron el rumbo de la vida de un futbolista, de un club y del mundo del deporte.

“En Barcelona, a 14 de diciembre de 2000 y en presencia de los señores Minguella y Horacio, Carles Rexach, secretario técnico del FCB, se compromete, bajo su responsabilidad y a pesar de algunas opiniones en contra, a fichar a Lionel Messi siempre y cuando se mantengan las condiciones acordadas”, refirió el texto.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.