Retos para una basquetbolista campeona sobre ruedas

Jorge Jiménez

Karina Torres.  Mendoza es la capitana de la selección peruana de Básquet sobre silla de ruedas. En esta nota cuenta cómo sobrevive a la pandemia.
Karina Torres. Mendoza es la capitana de la selección peruana de Básquet sobre silla de ruedas. En esta nota cuenta cómo sobrevive a la pandemia.

Karina Torres. Mendoza es la capitana de la selección peruana de Básquet sobre silla de ruedas. En esta nota cuenta cómo sobrevive a la pandemia.

El 2019, Karina Torres vivió los momentos más felices como deportista siendo capitana de la selección nacional de Básquet sobre silla de ruedas y portadora de la antorcha en los Juegos Parapanamericanos efectuados en Lima. Para ella fue una experiencia inolvidable y satisfactoria.

Nadie pensó que en este 2020 habría una pandemia que encerraría a los deportistas. Karina perdió su trabajo que consistía en cuidar niños. Afronta la difícil situación económica ofreciendo productos naturales y, aunque la venta es baja le alcanza para sobrevivir junto a su esposo e hijo.

Su discapacidad física no ha sido motivo para sentirse menos. Al contrario, a sus 33 años practica el básquet en silla de ruedas y el paraatletismo. Se dedica a la crianza de Josue, su pequeño de 5 años, estudia administración de empresas e inglés. Además, como miles de deportistas, se da tiempo para entrenar de forma virtual. No es lo mismo que estar en el campo pero le sirve para mantenerse en forma.

“Debemos seguir entrenando con todos los cuidados. Siendo seleccionada nacional tengo la responsabilidad de representar muy bien al Perú cuando vuelvan las competencias. Además hacer ejercicio nos mantiene bien en salud física y mental, es un mensaje para todos”, comentó.

Este año, en básquet sobre silla de ruedas, debía competir en la Copa Andina en Bolivia y en un Sudamericano en Colombia, clasificatorio al mundial en Dubai. En paraatletismo tenía un Gran Prix en Brasil buscando clasificar al mundial en Tokio. Todo se canceló.

El deporte en el país no tiene mucho apoyo, son los propios deportistas los que impulsan la actividad en distintas disciplinas. Es una incógnita lo que pasará tras la pandemia y la difícil situación económica en el país. El Instituto Peruano del Deporte (IPD), a través del Consejo Nacional para la Integración de la Persona con Discapacidad (CONADIS), conmemoró el pasado 16 de octubre el Día Nacional de la Persona con Discapacidad.

“Se creo la FEDENADIF (Federación Deportiva Nacional Para Personas con Discapacidad Física), para apoyarnos como deportistas, pero el presupuesto es insuficiente. Por ejemplo, para los parapanamericanos de Lima, nuestra selección de básquet debía competir con sillas de aluminio de alta competencia y sin embargo participamos con silla de fierro, obviamente tuvimos desventaja, es solo un ejemplo de lo que pasamos”, refirió Karina quien tuvo que hacer el llamado para recibir apoyo y lo obtuvo mediante la empresa Yura y el Instituto Cultural Peruano Norteamericano.

LA PANDEMIA AFECTÓ A TODOS

Franz Rivera Mansilla- psicólogo deportivo

¿Cómo afectó al deportista el encierro obligatorio?

La pandemia afectó a todos, sin excepciones, incluido a deportistas. Al deportista lo afectó a nivel psicológico en lo emocional, capacidades perceptivas, motivación y a nivel de rendimiento corporal. Se marcó dos momentos: cuarentena fue la “crisis” y post-cuarentena fue el proceso de adaptación a una nueva realidad

¿Qué debe hacer el deportista para superar el confinamiento?

En Europa y Asia se está echando mano al enfoque de la neurociencia aplicada al deporte, además la adaptación del deportista a la pandemia ha sido respaldado. En nuestra realidad la huella que marca la pauta en el deporte son los temores, exceso de confianza y estrés; los cuales se pueden manejar a través de programas de intervención que sean acompañamiento a la preparación deportiva.