Alianza Lima: tocando fondo

Julio Estrada

julio.estrada@glr.pe JulioEstradaTVK

27 Oct 2020 | 4:36 h
Frustración. Ni el golazo de Joazhino Arroé, quien se fue expulsado, pudo hacer que Alianza le de vuelta al marcador. Foto: difusión
Frustración. Ni el golazo de Joazhino Arroé, quien se fue expulsado, pudo hacer que Alianza le de vuelta al marcador. Foto: difusión

Peligro. Íntimos cayeron 2-1 ante Ayacucho, sumaron su quinta derrota consecutiva y se quedaron a 3 puntos del descenso. La crisis se agudiza y no se avizoran posibilidades concretas de reacción.

Un nuevo comienzo siempre llega con una esperanza de cambio. Empezar de cero puede darle a un grupo un empuje para dejar lo malo atrás y afrontar lo que viene con un sentimiento de renovación. Así fue para equipos como Carlos Stein, Deportivo Llacuabamba y Cusco FC, urgidos en demasía de lograr triunfos. Sin embargo, para Alianza Lima la historia es totalmente diferente.

Y es que un dicho muy conocido reza: “No esperes resultados diferentes utilizando los mismos medios”, aunque en el caso del cuadro blanquiazul la oración podría terminar tranquilamente con la frase: “Cometiendo los mismos errores”.

Alianza Lima hizo su debut en la fase 2 con un resultado que solo sorprende por tratarse de uno de los clubes más grandes del Perú, pero que está en armonía con lo mostrado en los últimos meses. La derrota por 2-1 ante Ayacucho FC no hace más que agudizar la crisis en tienda íntima, comprometer al club con el descenso y evidenciar el fracaso de un proceso que a principios de año prometía auspicioso.

¿Qué sucedió? Lo mismo que ante Cantolao, San Martín o Cienciano. Un equipo que defiende mal en las pelotas paradas, evidenciado en el gol de Diego Minaya (9′), vulnerable en los ataques contrarios, como en el tanto de Leandro Sosa (34′), e incapaz de general peligro constante, haciéndolos depender de una inspiración individual como el golazo de Joazinho Arroé (67′).

Quinta derrota consecutiva y parece no haber reacción a la vista. Las “convicciones intransables” de Mario Salas le pueden hacer pensar que el 68% de posesión ante Ayacucho FC y los 25 remates al arco los mantienen en un camino de mejora. No obstante, a 8 fechas del final y a 3 puntos de la zona de descenso, el análisis del entrenador chileno fue distinto de los anteriores, esta vez estuvo acompañado por un ajuste de realidad.

“Es un momento difícil en Alianza Lima, hacemos todo lo posible, estamos preparados, necesitamos gente fuerte para sacar este momento adelante. No hay tiempo para llorar sobre lo que pasó”, declaró en la conferencia pospartido.

¿Le alcanzará el tiempo a Alianza Lima para revertir el mal momento? Salas dice que “hay fuerza y paciencia”, atributos que parecen estarse agotando conforme pasan las fechas, en la cancha, en la hinchada y probablemente en la dirigencia.

De diversas tribunas, el Fondo Blanquiazul le renovó la confianza a Salas para liderar el proyecto 2021, cuando el 2020 no ha terminado. El próximo obstáculo es Deportivo Municipal, otro rival directo, una final más que Alianza Lima no se puede permitir perder, ya que una derrota podría dejarlos en una posición que ningún anhelo de proceso puede sostener.

Rivales directos repuntan

Mientras Alianza no despierta, sus rivales directos se vienen recuperando. Carlos Stein derrotó a Cantolao por 2-1, poniéndose a 2 puntos de los íntimos, y la U. San Martín venció por 1-0 a Alianza Universidad, alcanzando 23 unidades y superando por 2 al cuadro blanquiazul. Por otro lado, UTC se impuso 3-0 sobre Binacional.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.

Video Recomendado