Danilo Carando: el goleador argentino que recibió consejos de Gareca y fue dirigido por Maradona

José Miguel Vértiz

jose.vertiz@glr.pe josemvertiz

18 Sep 2020 | 10:22 h
Danilo Carando, el goleador de Cusco FC que recibió consejos de Ricardo Gareca y fue pedido de Diego Maradona. Gráfica: Gerson Cardoso - La República.

El delantero de Cusco FC Danilo Carando aseguró que ser dirigido por Diego Maradona “es una sensación única, que ningún otro jugador te la da”. Asimismo, confiesa que aún tiene como objetivo volver a Europa.

Danilo Carando, delantero argentino y goleador de Cusco FC, jugó en diez países. Se formó en las divisiones menores de Talleres de Córdoba en Argentina, equipo donde Ricardo Gareca es amado. Debutó como futbolista profesional en Chile y su primer gol oficial lo marcó en Rumania. La mejor experiencia que tuvo fue ser entrenado por Diego Armando Maradona en Dubai, quien lo eligió entre 50.000 delanteros.

Acaba de cumplir 32 años y, aunque es consciente de que le quedan algunas temporadas más en el fútbol, aún sueña con volver a Europa y, además, salir campeón en Primera División. Carando contó algunos pasajes de su historia en un mano a mano con La República.

PUEDES VER Danilo Carando: “Lo más difícil es convencer y Gareca convenció al futbolista peruano”

¿Qué balance tienes con el regreso de la Liga 1?

Arrancamos bien el inicio del campeonato, prácticamente ahora es un torneo nuevo en Lima. Estoy con mucha ilusión y compromiso para las fechas que quedan pendientes. En lo grupal, seguir sumando para escalar en la tabla.

Comenzaste el año con cuatro goles y, luego de la paralización, anotaste tres más pero uno te lo anularon contra Carlos Stein debido a la quita de puntos. ¿Cómo fue la preparación durante la cuarentena?

El que me conoce sabe lo exigente que soy. Durante la cuarentena me cuidé muchísimo en todos los aspectos. Hay que cuidarnos del coronavirus y del físico porque se vienen partidos seguidos y puede venir un desgaste importante. Me siento muy bien y espero seguir colaborando con mis compañeros y el club.

Danilo Carando festejando su gol que decretó el 2-1 ante Carlos Stein. Sin embargo, el partido fue anulado por el incumplimiento de dos jugadores. Foto: Danilo Carando.

¿Crees que existe una desventaja de que los clubes del interior jueguen en Lima o todos están en igualdad de condiciones?

Sabemos de la situación mundial que estamos viviendo por el coronavirus. Nosotros estamos con mucha ilusión porque se arrancó el campeonato y sabíamos que existía la posibilidad de que se juegue en Lima. No lo dudamos porque queríamos que comenzara el fútbol, perdemos mucho con nuestra localía en Cusco pero todos los equipos estamos en igualdad de condiciones. Creo que el equipo que esté mejor preparado va a sacar el mejor rendimiento.

¿Universitario es inalcanzable por la diferencia de puntos? ¿Crees que es el candidato a ganar el Apertura?

Si bien Universitario tiene una diferencia de puntos y sacó una buena ventaja, en el campeonato no está nada dicho, está todo muy parejo. Alianza Universidad había sacado una diferencia antes de la paralización. Sin embargo, todos los equipos se acercaron. Nosotros debemos pensar en nosotros como equipo. Sabemos y somos conscientes de que si ganamos dos, tres partidos seguidos, nos ponemos ahí también. La mentalidad que tenemos, en lo personal y en el club, es ganar partido a partido, después si nos da para llegar arriba, bien, sino hay que seguir creciendo. Lo más importante es ir partido a partido.

Volvió el ‘Chapu’ Ramúa después de una lesión, ¿es tu socio dentro del campo?

El ‘Chapu’ es muy importante dentro del equipo, por lo que genera dentro del campo. Tengo una relación con él desde hace varios años. Este plantel es totalmente nuevo del año pasado, solo quedamos cuatro o cinco del plantel principal y los jóvenes. Debido a la cuarentena, recién ahora nos estamos acoplando con los nuevos compañeros, a medida que van pasando los partidos y los entrenamientos te vas entendiendo mejor con ellos.

¿Quién es Danilo Carando?

Soy un tipo honesto, frontal, me gusta decir las cosas que pienso y siento. Dentro de la cancha soy muy exigente conmigo mismo. Amo a mi familia, a mi esposa, a mi hija. Soy una persona común y corriente, sencilla. Me gusta compartir, que es lo más importante.

Naciste en Dalmacio Vélez Sarsfield, provincia de Córdoba. ¿Qué es lo que más extrañas de tu pueblo?

Es un pueblo que está ubicado en el interior de Córdoba con 2.500 habitantes. Es muy chico. Lo que más extrañas es la gente, caminar por el barrio, charlar con los vecinos y amigos, saber de que si alguno le sucede algo, estamos los 2.500 pendientes. La comida, el asado, juntarse con los amigos, jugar las cartas, un montón de cosas más.

¿Tu familia vive allí?

No, mi mamá falleció hace doce años, mi papá está con vida pero nos mudamos a Villa María donde tengo mi casa. Allí nos trasladamos. Tengo una hermana que vive con él, estamos todos juntos para cuando volvamos a Argentina.

¿Danilo, Ezequiel, Carando, Toro, Gringo?

Cuando estaba en Talleres de Córdoba, me decían Tanque o Toro. En el fútbol peruano algunos me dicen el Gringo, otros el Toro o la Bestia. Todos (esos apodos) quedan en el camino, no me molesta para nada.

¿Cómo nace tu conexión con el fútbol?

Siempre me gustó la pelota. No tengo una familia futbolera, mi mamá no era futbolera, mi papá tampoco lo es. En el barrio siempre se jugó al fútbol, recuerdo que me levantaba temprano, agarraba las ojotas (sandalias) en el verano y todo el día pateaba el balón en la tierra. Recuerdo que habían dos plantas y formábamos un arquito y estábamos todo el día pateando la pelota. Terminábamos con los pies y el cuerpo llenos de tierra. Siempre me gustó el fútbol, me apasiona. Soy consciente de que vivimos de esto y es una carrera corta, así que hay que tratar de disfrutar al máximo y de cuidarse que es lo más importante.

¿Quién era tu ídolo de pequeño?

Siempre admiré a Batistuta y a Ronaldo, pero como argentino a Batistuta. Me gustó como jugador y lo que significaba para la selección. Lo seguí en la Roma como en la Fiorentina.

¿Hincha de que equipo eres?

Era de Boca pero luego cuando me inicié en Talleres, me hice hincha del club por todo lo que viví. Estuve cinco años en el club, fue algo muy lindo, la pensión, los amigos. Tengo muy lindos recuerdos.

¿Eras de ir a la cancha?

Era imposible ir a la cancha, vivía alejado de la capital, se me hacía difícil. A mi papá se le hacía muy difícil llevarme a ver un partido de fútbol.

¿Cómo llegas a Talleres de Córdoba?

Tuve la suerte de que a mi pueblo fueron a probar jugadores, le gustaron cómo jugaba y llegué a Talleres. Jugué en las inferiores de AFA y fue muy positivo. Era muy lindo ver al primer equipo en el estadio.

Ricardo Gareca dirigió a Talleres en 2007, ¿compartiste con él?

Sí, con Ricardo tengo una buena relación. Además, soy amigo de su hijo Milton que también estaba en las menores cuando el ‘Tigre’ dirigía al club. Por todo lo que hizo y genera Gareca, siempre deseándole lo mejor. Recuerdo cuando nos subía a hacer partido de práctica con el primer equipo, él estaba allí y siempre me daba consejos de nueve. Era un gran nueve y uno siempre tiene que aprender de los mejores.

Gareca es querido en Talleres por los títulos que consiguió en la Primera B Nacional en 1998 y la Copa Conmebol en el 99.

A Gareca en Talleres lo aman muchísimo por todo lo que dio en el club y por la persona que es él. Gareca es una persona muy noble, sana y eso marca mucho en el jugador. Tengo varios compañeros que lo tuvieron a él y no hay uno que me hable mal, al contrario, todas son palabras hermosas hacia Ricardo.

¿Consideras que Gareca cambió la mentalidad del futbolista peruano, en el convencimiento?

Gareca hizo crecer muchísimo el fútbol peruano, lo ha demostrado en la Copa América y en un Mundial. Lo más difícil es convencer a un jugador y Gareca convenció al jugador peruano y tuvo sus frutos. Fue algo extraordinario y es por el convencimiento que él tiene. Eso fue el plus. El jugador peruano es muy técnico.

Volviendo a tu paso por Talleres, ¿qué pasó, por qué no debutaste en Primera?

A veces no depende de uno, sino del manejo de otros. En ese momento, Talleres estaba muy desprolijo, había mucha interna de quien se quedaba con el club porque estaba en una situación económica muy difícil. En ese momento, había un par de jugadores que veían futuro, decidimos salir del club. Julio Buffarini, Javier Pastore, Lucas Godoy, entre otros.

¿Qué recuerdas de tu debut con Ñublense de Chile?

Fue algo muy lindo, después de remarla y sentirse parte de eso. No sé qué sentirán ahora los más chicos, nunca lo pregunté, pero en ese momento (hace doce años atrás), las sensaciones eran diferentes. Es algo muy lindo.

Tu primer gol lo marcas en Rumania, lejos de Sudamérica, al otro lado del continente.

Sí, cuando nos fuimos a Rumania, fuimos solo cinco sudamericanos. A mí me lleva una persona chilena, no estaba teniendo la continuidad en el club y surgió la posibilidad de ir a Rumania. Decidí irme y fue una gran experiencia. Era chico y tengo los mejores recuerdos.

Antes de llegar al Perú en 2015, a nivel de clubes de Sudamérica, ¿es en Oriente Petrolero y Liga de Loja, los dos equipos donde tuviste mayor continuidad?

Sí, para el delantero siempre es importante anotar goles. En Oriente Petrolero fui uno de los goleadores del campeonato y clasificamos a Copa Libertadores. La verdad que en cada club es diferente porque no sabes con qué te vas a encontrar. Si tú tienes un equipo que propone y es intenso, lo más probable es que te vaya bien o mal, pero si tienes un equipo que está abajo y no pelea nada, es más difícil. Nada es fácil.

¿Cómo surge la posibilidad de jugar en Perú? ¿Qué sabías del fútbol peruano?

Había hecho una buena temporada en Ecuador, quería cambiar de aires y surgió la posibilidad de venir al fútbol peruano. A mi representante le comentaron que Mariano Soso estaba buscando un nueve, le hablaron sobre mí, vieron mis estadísticas, la campaña que había hecho en Ecuador. (Mariano) Apostó para traerme a Real Garcilaso. Sabía que era un equipo nuevo, Mariano ya tenía una idea de juego, sabía lo que pretendía y ya es un poco más fácil, se hizo un poco más factible.

Danilo Carando dedicándole un gol a su hija en el Garcilaso de la Vega. Foto: Danilo Carando.

Luego de tu primera temporada con Cusco FC, ¿Por qué elegiste ir a Qatar y no quedarte? ¿Fue la mejor decisión?

No sé si fue la mejor decisión porque tenía la propuesta del Valladolid de España para ir a jugar y era bastante interesante. También tenía la posibilidad de irme a Chipre pero me incliné por lo de Qatar. Sabía el equipo que era, el dinero que iba a ganar que era una suma importante y por la cual el club había apostado por mí. Fue un desafío, sabía que me iba a encontrar con un país exótico y diferente a Sudamérica, la verdad que estoy agradecido. A veces uno de las decisiones que toma hay que estudiarlas bien, y creo que en ese momento fue la acertada de irme a Qatar.

En 2017 vuelves a Cusco FC y anotas 19 goles. A inicios 2018 te vas al Fujairah SC de Emiratos Árabes por pedido de Maradona. Cuándo tu representante te dijo que Diego te quería, ¿lo creíste, qué sentiste en ese momento?

La verdad que no lo podía creer. Cuando mi representante me habla sobre Diego, no lo creía. Estaba de vacaciones, nunca me imaginé que podía surgir la posibilidad de que me dirija Diego. Si bien lo tuve que analizar con mi familia, lo hablamos, nos gustó el desafío y decidimos irnos a Dubai. Fue una de las experiencias, sino te digo, la mejor que tuve en lo personal de que me dirija el mejor jugador de la historia del fútbol que es Diego Maradona. Y ni hablar con el logro importante que obtuve de ascender al equipo, de meterle a Primera División.

¿Qué te quedó grabado de la primera conversación con Maradona?

Diego es extraordinario. Lo que te genera Maradona no te lo genera ninguna otra persona en el mundo y ningún futbolista, esa es la realidad. La primera charla que tuve con Diego recuerdo haber llegado al club, entré al vestuario y estaba con todos mis compañeros. Se acerca Luis Isla y Héctor Henrique y me preguntaron cómo estaba, cómo me sentía y me dicen que Diego quiere hablar conmigo para saludarme en su camerín. Fui y cuando lo vi me emocioné muchísimo, imagínate estar ante la presencia del mejor jugador del mundo, es algo único. Me quebré, conversamos, me preguntó cómo estaba, si estaba fisícamente bien porque venía de vacaciones, si tenía familia, todas las preguntas que hace un amigo a otro. Conmigo se portó excelente.

¿Qué consejo te dio Maradona, qué aprendiste de él?

Siempre nos decía que había que tratar de disfrutar el fútbol porque cuando estamos del otro lado se sufre muchísimo. Me decía que lo vive como si fuera un jugador más y es real, tiene tanta pasión por el fútbol que es único. Es muy lindo verlo bien y feliz, ni hablar cuando ganábamos. Es un niño cuando gana un partido de fútbol, es un compañero más y un amigo. Cuando perdíamos un partido o nos empataban sobre la hora, le generaba una bronca de no poder lograrlo, pero siempre muy tranquilo y respetuoso con el jugador y con todo su entorno. Diego es una persona muy amable y humilde.

En tus redes sociales colgaste unas fotos celebrando con él, vivían el fútbol intensamente. Lograron una conexión fuerte entre jugador y técnico.

Sí, siempre era importante porque cuando jugábamos en los entrenamientos, Diego se metía a jugar con nosotros y si hacíamos un gol o él hacía un gol, todos lo iban a abrazar y él mismo también a nosotros. Esa alegría fue inmensa, sabíamos lo que significaba para él que uno de sus aliados anotara. Cuando marcaba yo o mis compañeros, lo íbamos a festejar con él porque era una felicidad inmensa.

Danilo Carando celebrando un gol con Diego Maradona. Foto: Danilo Carando.

Te eligió entre 50.000 delanteros, como alguna vez lo contaste, y no se equivocó.

Sí, marqué 14 goles en 15 partidos. Tenía una presión porque llevaba dos o tres partidos que no marcaba goles y la presión se hacía mucho más grande para mí. Pero, tuve la suerte de que empecé a marcar dos goles por partido y eso me ayudó muchísimo e hice goles importantes. Uno de esos goles fue en la final a la cual conseguimos el ascenso.

¿Fue Maradona el técnico que más te marcó?

En lo personal y por lo que significa Diego, sí, pero tuve la suerte de tener buenos entrenadores que me marcaron y eso es lo importante.

¿Maradona o Messi?

Maradona es único. Yo tuve el privilegio de tenerlo, lo conozco, lo que genera Diego. Con Leo no he compartido, tengo amigos que son amigos de Leo y todo el mundo me habla maravillas de Leo, pero yo tuve la posibilidad de conocer a Diego, de vivirlo, de compartir con él, yo me quedó con él. Son dos grandes jugadores, extraordinarios.

Cuando terminas tu paso por Emiratos Árabes, ¿existió la posibilidad de llegar a Universitario a mediados del 2018 cuando peleaba la baja? ¿Esa opción fue real?

Sí, lo de la U fue real. La U en su momento se comunicó y me trató muy bien, Alianza Lima lo mismo. Solo tengo palabras de agradecimiento hacia estos clubes.

Has jugado en Chile, Argentina, Paraguay, Bolivia, Ecuador, México, Rumania, Qatar y Emiratos Árabes y ahora en Perú ¿Qué liga te faltó?

Siempre soñé con jugar en España, tuve la posibilidad de ir al Real Valladolid, pero elegí otro camino y no me arrepiento de nada. Soy una persona que le gusta ir para adelante y siempre hay revancha para todos. Estoy agradecido con Dios y con la vida por todo lo que medio.

¿Cuál es el ABC del ‘9’ de área?

Saber manejar las dos piernas y tener un buen cabezazo.

Lazy loaded component

¿Quién es el mejor delantero de la historia y de la actualidad?

El de la actualidad es Robert Lewandowski. Mi ídolo fue Batitusta, luego está Ronaldo y Hernán Crespo.

¿Qué opinión tienes sobre Paolo Guerrero?

Significa lo mismo que dice su apellido, es un Guerrero. Es un jugadorazo, físicamente es una bestia. No tengo dudas que se va a recuperar enseguida (de su lesión), es un gran profesional, todo el mundo me habla bien de él.

¿Cuál fue tu mejor gol?

El mejor fue el que marqué para el ascenso directo en Emiratos Árabes, íbamos perdiendo 2-0, lo damos vuelta sobre la hora y anoto el 3-2, ese fue el gol más importante por todo lo que significó. Fue una locura que se vivió con Maradona y los árabes.

Los defensas que mejor te marcaron

Alberto Rodríguez y el venezolano José Manuel Rey. Los dos son muy buenos y tiempistas.

¿Tienes alguna cábala?

Para mí no existen. Confío en mi trabajo y en Dios.

¿Lloraste por el fútbol?

Un montón de veces. Me encierro en mi cuarto y me castigo yo mismo. A veces por algún gol que erró o por alguna jugada que no tomé una buena decisión o por alguna derrota. Soy muy exigente conmigo mismo, cuando las cosas no salen bien o cuando se pierde que es totalmente ganado.

¿Alguna vez pensaste dejar el fútbol?

Sí, a veces tienes altibajos pero siempre tuve un objetivo claro, siempre tienes un objetivo claro en el fútbol en la vida, pero cuando a uno le apasiona, no hay que darse por vencido, al contrario.

¿Cambiarías algo en tu carrera?

No, estoy conforme con mi carrera. Tomé algunas decisiones erróneas como cuando me fui a México, no tomé la dimensión del caso, era joven cuando me fui a Rumania. A veces cuando eres joven te confundes, piensas que te la sabes toda y la verdad que no es así. Y uno tiene que aprender de los errores para darse cuenta de que el fútbol te puede dar un golpe y no subes más. Lo más difícil que tiene el fútbol es mantenerse.

¿Está en tus planes ser entrenador?

No, la verdad que no pretendo ser entrenador, es una tarea muy difícil, nosotros los jugadores de fútbol somos especiales, es muy difícil tener contento a todos los jugadores no me quiero meter a un territorio que no sé si lo podré manejar, no lo pienso, me gustaría estar ligado al fútbol, pero entrenador no lo pienso.

¿Tienes algún pendiente en tu carrera?

Me gustaría jugar en Europa, sé que estoy un poco grande pero quiero lograrlo y decir "bueno, logré casi todos mis sueños', seis meses o un año.

Y también ganar un título en Primera División.

Sí, totalmente. Me ha tocado varias veces quedarme ahí en la puerta, me pasó en Bolivia, en Cusco FC, siempre peleé arriba y mi deuda pendiente es tratar de ganar un título con el club o en otro equipo.

¿Qué te dio el fútbol?

Amigos, me ayudó a solucionar muchas cosas en lo familiar. Es mi vida, mi pasión.

¿Y Perú?

Me dio muchísimo, solo tengo palabras de agradecimiento al Perú porque la gente siempre me trató con muchísimo respeto. El respeto está ante todo y la verdad no solo en Cusco, sino en Lima y todas las canchas donde jugué. Tengo una hija que es peruana, nació en Cusco y mi corazón es mitad argentino y peruano.

¿Has evaluado obtener la nacionalidad peruana?

No me lo puse a pensar, quizá el año que viene pueda iniciar los trámites, pero no es algo que lo he pensado, siempre es lindo estar acá. Si en algún momento existiera la posibilidad de nacionalizarme, no tengo ningún problema de ser peruano.

¿Cuál fue la clave de Carando para convertirse en futbolista?

La constancia y la perseverancia. Siempre tuve un objetivo claro que era ser un jugador profesional. Sabía y era consciente de que en el fútbol argentino es muy difícil. Tuve que tocar puertas o ver las posibilidades de poder probarme en otro club o países y tratar de dar un plus, porque nosotros como extranjeros siempre tenemos la obligación de dar un plus más en el país que nos toque. La verdad eso es lo lindo que tiene el fútbol y me dio la vida y Dios principalmente. Siempre traté de vivir una vida ordenada.

Fútbol peruano, últimas noticias:

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.

Video Recomendado