Ómicron - Lo que se sabe de esta variante declarada “preocupante” por la OMS AHORA - Tercera dosis para mayores de 18 años desde hoy: todo lo que debes saber

El béisbol en una Nicaragua sin cuarentena: la trágica confesión del jugador que vio morir a su entrenador

Norman Cardoze revela lo caótico que es convivir sin distanciamiento obligatorio durante la pandemia del coronavirus. Muertes, amenazas y una posible omisión en la cifra real.

La Republica
Norman Cardoze: la estrella del béisbol en Nicaragua cuenta la trágica historia que vivió cuando se infectó de coronavirus. (Foto: difusión)
Deportes LR

Lo vive en carne propia. El beisbolista de Nicaragua Norman Cardoze estuvo internado junto a su hijo tras infectarse, en simultáneo, del coronavirus. Ambos cumplieron la fase hospitalaria. Ahora yacen confinados en sus casas. Sin embargo, el mismo jugador confesó los duros momentos que vivió en todo este trayecto.

La historia de Norman Cardoze inicia cuando vuelve a su casa junto a su hijo, conocido como el jonronero, el 16 de mayo después de jugar un partido en Bonanza, un municipio minero al norte. Los dos, tras manifestar síntomas del coronavirus, se sometieron a una prueba de descarte y, aunque esperaban lo contrario, salió lo inevitable: casos positivos. Tuvieron que ser hospitalizados; ambos en la misma sala.

PUEDES VER: [VER AQUÍ] Borussia Dortmund vs. Hertha Berlín EN VIVO HOY: por la jornada 30 de la Bundesliga

"Lo más triste fue el desvanecimiento y la falta de respiración. Ver a mi hijo tendido en una cama, darle de comer para que no muriera'', contó el jugador estrella del béisbol en Nicaragua a The Associated Press. Sin embargo, esto no fue lo más difícil que le tocó vivir: el 17 de mayo, un día después de que se internó, hizo lo mismo su entrenador, coach, y mentor Carlos Aranda, quien lamentablemente murió cuatro días después, el 21 de mayo.

"Él era mi coach y yo lo vi morir. No se lo deseo a nadie'', contó Cardoze, quien aseguró que desde ese día notó que “esta enfermedad no es un juego”. "No es fácil ver a la gente asfixiarse y ahí mismo fallecer. Solo en mi sala murieron como diez. Y desde ahí escuchábamos aquel martilleo. Pam, pam, pam... Eran los ataúdes que estaban clavando en la otra sala'', agregó.

PUEDES VER: Programación de los partidos de Perú en los Mundiales: hora y fecha de las transmisiones de Latina

La situación en Nicaragua es de pronóstico reservado. Y esta es la percepción tras el rechazo del Gobierno de Daniel Ortega respecto a la implementación de la cuarentena como una medida para contrarrestar el número de contagios por la COVID-19. Hasta la fecha se han reportado un total de 46 muertes y 1.118 infectados. A pesar de que es un número muy inferior en comparación con el de sus vecinos en Latinoamérica, no deja de ser un peligro para la población nicaragüense interactuar libremente con posibles casos positivos tanto asintomáticos como sintomáticos.

Norman Cardoze ingresó al Salón de la Fama de Nicaragua del mismo deporte hace un año. Juega actualmente para el San Fernando, equipo que está siendo obligado aún después del fatídico deceso del cerebro de su equipo: el entrenador Carlos Aranda.

"[El gobierno] dicen que no mueren por el virus, pero nosotros a cada rato veíamos pasar a los enfermos en las camillas, ahogándose. Y después pasaban cajones y más cajones. Yo miré los cuerpos tendidos, cuando los envolvían en plástico, los amarraban con nudos en los pies y en la cabeza, y sellaban los cajones con clavos. ¿Qué otra cosa puede ser?'', narró Cardoze.

PUEDES VER: Bundesliga: Tabla de posiciones, partidos, resultados y programación

El mismo padre del estratega fenecido contó que su hijo estaba siendo obligado a seguir con la serie de juegos. Si se negaba, tanto él como los jugadores iban a ser expulsados. "Su hermana [de Carlos Aranda] le aconsejó que no asistiera más a los juegos, pero él le dijo que les habían advertido que si ellos no se presentaban, iban a dejarlos sin salario y los suspenderían dos años'', relató el progenitor.

El béisbol finalmente fue suspendido en Nicaragua. “Yo no veía tan grave la situación y siempre iba al estadio", confiesa Cardoze y agrega que “la suspensión es lo mejor que podían hacer”. Ahora él y su hijo, ambos gradualmente mejorando, pasaron a la fase del confinamiento domiciliario para recibir un tratamiento específico que les permita superar por completo la coronavirus.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.