Tokio 2020: ¿Cuánto cuesta aplazar los Juegos Olímpicos al 2021?

El Comité Olímpico Internacional deberá afrontar una cuenta millonaria por retrasar los Juegos hasta 2021 tras la expansión del coronavirus.

Conoce el monto que debería afrontar el COI tras la suspensión de Tokio 2020. Foto: Agencia
Conoce el monto que debería afrontar el COI tras la suspensión de Tokio 2020. Foto: Agencia
Deportes LR

El Comité Olímpico Internacional (COI) aceptó suspender los Juegos Olímpicos de Tokio luego de reunirse con el Gobierno de Japón y analizar los consejos dados por la Organización Mundial de Salud, tras el brote del mundial del coronavirus. Sin embargo, ahora le toca al COI afrontar lo más difícil tras dicha decisión, el tema económico.

El Presidente del COI, Thomas Bach, aseguró que necesita un acuerdo con las partes para afrontar un coste económico que será millonario para el país organizador y, sobre todo, para el ente que lidera. Aquí algunos puntos a considerar tras el aplazamiento de Tokio 2020 hasta el 2021.

Lazy loaded component
PUEDES VER Tokio 2020: el futuro incierto de la Villa Olímpica tras la suspensión de los Juegos

1.- TV y Patrocinios

Si bien existe precedente de suspensiones y cancelaciones de Juegos Olímpicos en sus primeras ediciones por Guerras Mundiales, hace muchos años que no sucede eso. El COI realmente se enfrenta a lo desconocido con decenas de contratos en el aire.

Un 73% de los 5 700 millones de dólares de ingresos del COI en el último ciclo olímpico (2012-2016) llegaron a través de los derechos televisivos y todas las cadenas del mundo, especialmente la estadounidense NBC -que pagó 4 380 millones por las cuatro ediciones entre 2014 y 2020- ya habían vendido sus espacios publicitarios para los Juegos. Ahora tendrán que renegociarlos y quizá reclamarán una compensación el COI por no cumplir con la fecha acordada.

Lo mismo pasa con los patrocinadores directos, así como las empresas asociadas de merchandising, viajes, hoteles, etc. El COI negó desde el principio la posibilidad de una cancelación que arruinaría sus cuentas, pero el aplazamiento ya le coloca en una situación complicada y habrá que ver hasta qué punto le cubren los seguros contratados.

PUEDES VER ¿En qué afecta la suspensión de Tokio 2020 a los deportistas peruanos?

2.- La Villa Olímpica

Como pasó en ediciones anteriores de los Juegos, los apartamentos destinados a los miles de deportistas fueron vendidos hace meses a particulares y según lo establecido en octubre de este año, al acabar la competición, debería empezar su adecuación para poder ser entregados antes de 2023.

Serán 5 600 pisos ubicados en 23 edificios de la bahía de Tokio, que también acogerán tiendas, una escuela o una estación de bomberos. Suspender los Juegos hasta 2021 significa retrasar la entrega de los mismos un año, es decir, renegociar miles de contratos de compra.

El Comité Organizador podría optar por reservar miles de plazas de hotel para alojar allí a los deportistas de todo el mundo que lleguen a Tokio para los Juegos en el 2021, un costo más y mucho alto de lo establecido en un inicio.

Lazy loaded component
PUEDES VER Tokio 2020 es postergado para el 2021: Japón tomó la decisión por el avance del coronavirus

3.- La Organización

Quien no sufrirá un impacto mayor por el retraso es Japón, pues con el 98% de las instalaciones ya construidas, oficialmente el país se ha gastado 12600 millones de dólares en la organización (6700 en sedes y 5800 en infraestructuras) y, aunque se estima que el desembolso real puede haber superado los 25 000 millones, este no ha mermado los presupuestos nacionales.

Según un estudio de la consultora Capital Economics, el coste de las construcciones para los Juegos, divididos en los últimos cinco años, no ha superado en ningún ejercicio el 0,1% del PIB del país y la pérdida por venta de entradas será de unos 1 000 millones, que se ingresarán igualmente el año que viene.

Como en el resto del mundo, hoteles, restaurantes y comercios sí sufrirían más para cuadrar sus balances de este año, pero teniendo en cuenta que los ingresos por el turismo no representan más del 5% del PIB japonés, tampoco deberían provocar un terremoto macroeconómico.