VACUNAFEST - Todo sobre la sexta jornada de vacunación de mayores de 18 años y rezagados

Básquet chiclayano tiene dos ligas “divorciadas” y un problema de fondo

Clubes renunciaron a una para integrarse a otra mientras las rencillas dirigenciales, la improvisación y el autoritarismo aumenta.

El básquet en Chiclayo se encuentra dividido.
El básquet en Chiclayo se encuentra dividido.
Hugo Daniel Barrios

Hace algunas semanas se anunció la creación de una nueva liga de básquet en Chiclayo, la que tiene como sede el distrito de La Victoria y que reciéntemente desarrolló su campeonato U19. Esto no tendría nada discutible si la intención fuera exclusivamente el fomento del deporte en un distrito en crecimiento, sin embargo, su nacimiento se da por serios problemas en la Liga Mixta de Básquet de Chiclayo.

Los clubes Juventus, Fereryros, UNPRG, Jockey Club y Universidad Señor de Sipán optaron por retirarse de la rectora del básquet chiclayano, debido a una serie de diferencias con los dirigentes de la misma. Ellos responsabilizan al presidente Carlos Barturén de una serie de irregularidades en los campeonatos y favorecimientos al club del cual procede, como es Manco Cápac. A esto se suma la renuncia de quien fuera vicepresidenta de la liga, Blanca Cortez.

PUEDES VER: Club Ferreyros ganó la final juvenil de básquet en Chiclayo.

Incluso el profesor, Carlos Grados, uno de los exintegrantes de la Comisión de Disciplina de la Liga de Básquet señala a Barturén como autoritario, al precisar que removió a los integrantes de dicho organismo solo por considerar injusto un fallo que perjudicaba a un entrenador del club Manco Cápac.

Barturén se defiende

En respuesta a ello, el presidente de la Liga Mixta de Básquet de Chiclayo, Carlos Bartuén, considera que todo lo que viene sucediendo es consecuencia de su firme posición y lucha contra el presidente de la Federación Peruana de Básquet, Javier Quezada, quien es cuestionado por los actos que motivaron a la suspensión del básquet peruano por parte de la Federación Internacional de Básquet (FIBA).

Además, Barturén indica que ha pasado un año desde que asumió el cargo de presidente y la junta directiva anterior de la liga a cargo de Marco Hende (presidente de la recién creada Liga Mixta de La Victoria) no le ha entregado el cargo, por tal razón, no puede inscribirse en Registros Públicos.

Esta situación ha ocasionado que la Liga Mixta de Básquet de Chiclayo se quede sin local, pues el IPD no coordinó con Barturén para el cierre del mismo, sino con Marco Hende.

Con toda esta situación, los perjudicados son los deportistas y la ciudad de Chiclayo, pues el divisionismo no permite conformar una selección que represente con buen nivel a la ciudad.