Gracias por tanto Rafa Nadal

“Nadal tiene de guerrero espartano tanto como de budista zen. Es un espectáculo observarlo luchar”.

René Gastelumendi
12 M09 2019 | 01:35h

A sus 33 años, el tenista español Rafael Nadal Parera acaba de ganar su Grand Slam número 19 y está a solo uno de alcanzar a su majestad, Roger Federer, el considerado mejor tenista de todos los tiempos, por lo que se abre el debate respecto a quien merecerá ser considerado como tal. Estamos viviendo la época dorada del tenis, porque si a las dos estrellas anteriores se les suma el serbio Novak Djokovic, con 16 GS, el llamado “Big 3” no tiene parangón ni siquiera en otro deporte. Estos tres tenistas, mayores de 30 años, hasta ahora son imbatibles y la nueva generación, sencillamente, no puede con ellos. Entre los 3 han ganado 55 de los últimos 66 GS. Rafael Nadal, sin embargo, de quien me confieso un verdadero fan, es quien se eleva sobre los otros dos, puesto que su garra es extraterrestre, el poder de su mente para superar lesiones y situaciones adversas que volverían loco a cualquiera, incluyendo deportistas de alto nivel, es admirable mucho más allá del deporte, es una lección existencial. Nadal tiene de guerrero espartano tanto como de budista zen. Es un espectáculo observarlo luchar punto por punto como si fuera el último de su vida, dejar la piel en la cancha, escuchar la humildad de sus declaraciones y, al mismo tiempo, notar su mirada de fiera indomable cuando está concentrado en el partido. Nada es imposible para Rafa.

Video recomendado