Lima 2019: La revancha de oro de Pilar Jáuregui

La República
13 Aug. 2019 | 10:06h

Por: Mireya Fabián

En la última fecha de los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015, Pilar Jáuregui se despidió con un trago amargo. Había arribado a Canadá con la esperanza de obtener junto al equipo peruano de parabásquet alguna medalla con la cual regresar a casa; sin embargo, no lo logró. Aquella clausura, recuerda Pilar, se prometió a sí misma lograr su revancha en la próxima edición de este evento deportivo: “Ese día dije ‘en el siguiente Panamericano voy a sacar una medalla. No sé qué voy a hacer pero lo voy a alcanzar’”.

La derrota fue para la paradeportista peruana solo un impulso para seguir y alcanzar, en el transcurso de los cuatros años siguientes, importantes logros junto a una entonces desconocida disciplina que la llevaría de vuelta a un Panamericano: el parabádminton.

PUEDES VER Gladys Tejeda: La campeona de la gente

Posicionada este año como la quinta mejor parabadmintonista en la categoría WH2 –limitación funcional– a nivel mundial, Pilar Jáuregui asegura, desde sus entrenamientos en el polideportivo 2 de la Videna, estar ya lista para los partidos que disputará bajo la modalidad de singles en Lima 2019. “Es más, a veces ya quiero que sea”, refiere la deportista federada, quien desde hace varios meses vive en el complejo deportivo para dedicarse de lleno a sus entrenamientos.

La rutina de Pilar, quien se moviliza en una silla de ruedas a causa de una luxación de cadera congénito bilateral, se divide entre sus entrenamientos diarios, fisioterapias y actividades que realiza para relajarse, como el sudoku. Su meta, cuenta, es una: la medalla de oro. De cara a esta nueva edición de los Parapanamericanos, practica tres veces por día. Para Jáuregui, esta disciplina demanda ‘cálculo’ pues el deportista, asegura, tiene que saber “cómo llegar exactamente a la pluma”.

PUEDES VER El legado que nos deja Lima 2019

Como en todo paradeporte que involucra una discapacidad física, una de las complicaciones más grandes es la coordinación para poder movilizarse en la cancha. “Tienes que aprender a jugar con la raqueta en la mano y mover la silla. Manejar ambas cosas, el cuerpo igual te ayuda un poco”, comenta Pilar de 30 años, que también tiene como claro objetivo llegar a Tokio 2020.

Para Lima 2019, Jáuregui ve a las delegaciones de Canadá y Brasil como unos fuertes rivales. En especial al país vecino, el cual lleva bastantes años practicando la disciplina. A pesar de su innato talento para los deportes, Pilar es una chica exigente. Si un saque no funciona o hay un punto en contra, se frustra. Sin embargo, confiesa que con la preparación psicológica que ha recibido en estos últimos meses como deportista ha aprendido a controlar sus emociones en cancha cuando no todo parece estar a su favor.

PUEDES VER Atletas norteamericanos que protestaron contra el maltrato a los inmigrantes podrían ser sancionados

Retó al alcalde de Lima

Pilar, que tiene el apoyo clave de sus padres, contó que es un desafío trasladarse en silla de ruedas por la capital, por lo que retó al alcalde de Lima, Jorge Muñoz, a que lo haga. “Quiero decirles que día a día tengo retos muy difíciles, pero el reto más grande que tengo, y el de todos los usuarios de sillas de ruedas, es transitar por la ciudad. Por ello, he creado un reto que es ‘Ponte en mi silla’. Para eso invito al alcalde de Lima, Jorge Muñoz, para que lo viva”, indicó en un video.

El alcalde respondió rápido. “Es un honor aceptar el reto que me planteas, me uno a tu positivismo y tus ganas por hacer algo, aprovecho en comentarte mi admiración por todos tus logros. Te contacto para coordinar los siguientes pasos”, indicó. Por su parte, Pilar, que espera más apoyo, tiene entre sus planes después de Lima 2019 crear una academia de paradeportes, la cual tendrá que ser gratuita y por ello buscará fondos para hacerla sostenible.