Sifuentes 7 de julio

Si gana Perú

Marco Sifuentes
07 Jul 2019 | 5:53 h

Faltan pocas horas para La Final Odebrecht, en la que el triunfador debería ganar el derecho de meter preso a otro expresidente. Luego de este segundo Maracanazo, la alegría no será solo brasileña. Pero no perdamos de vista el balón. Hay otros juegos, en otras canchas, que pretenden convertir lo que serían unas Fiestas Patrias adelantadas en el telón de fondo para la revancha de la impunidad.

Hace meses se permitió la recomposición de la defensa fujimorista ante la pasividad de la hinchada anticorrupción. Los blindajes de Chávarry y de Hinostroza se han perpetrado a vista y paciencia de toda la tribuna. En las últimas semanas, han pasado al ataque, como ha quedado constancia en los chats de La Botika y en el viaje a Tarapoto del jefe de Asesoría Jurídica del Parlamento, Wilfredo Ponce de León, con el único objetivo de obstruir el proceso contra Fuerza Popular.

Analistas políticos con camiseta insisten en que todo esto es normal y que Keiko ya ha pasado mucho tiempo en prisión preventiva y debe volver al titularato de la política peruana, como si nada hubiera pasado. Lo cierto es que la prisión preventiva, guste o no, se está aplicando a todos por igual. Vayamos al VAR: vale la pena recordar los tres requisitos que deben concurrir para que se aplique: 1. Elementos de convicción suficientes de que la acusada ha incurrido en delito. 2. Pronóstico de pena mayor a 4 años, y 3. Peligro de obstrucción de la justicia.

De todos los políticos presos, si hay alguna que sin lugar a dudas cumple los tres a la vez –especialmente el tercero– es Keiko Fujimori. Las jugadas para obstruir el avance de los fiscales han llegado hasta el extremo de conseguir a Rodríguez Monteza. Para la fiscal que investiga a “Los Cuellos Blancos del Puerto”, el fiscal Rodríguez Monteza es parte de esta organización. Muy vinculado a Chávarry. Por si fuera poco, es el mismo que amenazó a IDL-Reporteros con entregar todos los audios del CNM y revelar sus fuentes. A ese señor –qué casualidad– le tocó ser el que pida que Keiko se quede en prisión. Obviamente, no lo ha pedido. Es casi como si el partido de hoy lo arbitrase un chileno.

Si hoy gana Perú, saldremos a las calles a celebrar. Y también si quedamos subcampeones. Pero mañana lunes, el balón de nuestra atención deberá volver a las líneas de Saturno, cosmológica forma de decir que todo vuelve a empezar. El partido no acaba hasta que se acaba.

Video Recomendado

Lazy loaded component
Lazy loaded component