Conoce las penurias que pasó un juvenil africano para llegar al Barcelona [VIDEO]

Jonathan Ruiz
19 Apr. 2019 | 13:29h

Japhet Sakala ,de tan solo 12 años, ha conmovido al mundo del fútbol al narrar la crucial historia que le tocó vivir para llegar al FC Barcelona.

Son varias las historias de futbolistas que pasaron de no tener nada a tenerlo todo. El fútbol profesional ha servido para que varios jugadores abandonen la extrema pobreza con la que convivieron en su niñez. Ejemplos sobran, y un nuevo caso se oye desde el FC Barcelona, el juvenil africano Japhet Sakala narró su conmovedora historia que ha impactado al mundo del fútbol.

Sakala entrena en el Barça Academy en su natal Lusaka, un pueblo de Zambia. El trayecto de su hogar a la academia de fútbol ‘azulgrana’ es de dos horas a pie, usar el transporte público era imposible para él ya que provenía de una familia extremadamente pobre. Incluso esto lo ausentó de los entrenamientos por dos semanas y su entrenador se preocupó.

PUEDES VER ¿Cómo parar a Lionel Messi en el campo? Mourinho reveló la fórmula

“Me encanta el fútbol y juego en el Barça Academy de Lusaka. Pero jugar al fútbol en África no es siempre fácil”, contó el juvenil.

“Cuando volví (después de dos semanas) mi entrenador, Jordi Rovira, me preguntó qué me había pasado y le expliqué que mi madre me prohibía volver andando solo de noche hasta la casa”, contó Japhet Sakala.

Su formador al saber esta noticia visitó la casa de Sakala y descubriría que su situación era aún más penosa luego de enterarse que su padre murió a causa de la malaria y su madre se había quedado a cargo de los seis hijos.

PUEDES VER Lionel Messi: Un día como hoy anotó el mejor gol en la historia del Barcelona [VIDEO]

Conocida esa situación, el entrenador se comprometió a pagarle los pasajes del transporte público al futbolista de Zambia y a veces lo llevaba hasta su vivienda en su automóvil personal. Sin embargo, ese no fue el único problema que el jugador africano siga creciendo en el fútbol. Los horarios de los entrenamientos y las clases escolares se cruzaban, y una vez más entró a tallar Jordi Rovira para llegar a un buen acuerdo con el director de la escuela.

“Los entrenamientos comenzaban a las cinco de la tarde. Yo acababa las clases a esa hora y la escuela no me dejaba salir antes a pesar de las peticiones de mi madre. A través de Jordi fuimos con el director que finalmente cedió y el problema quedó resulto”, comentó Sakala.

Japhet le tiene mucha estima a su entrenador, ya que gracias a él no perdieron su hogar luego de que él asumiera el pago del alquiler de la casa (50 euros mensuales). “También nos ayuda con la ropa y la comida”, confesó.

“Estar en Barcelona para mi es fantástico, estoy muy contento de estar aquí porque el Barça es un gran equipo. Aquí hacemos muchas cosas que son nuevas para mi, viajar... ir con el barco por el mar. Hago muchas cosas diferentes por aquí. Mi sueño es jugar en el Barça”, finalizó.