La última canasta: Baloncesto nacional en crisis

La República
2019 M04 2 | 07:45 h

Tiempo técnico. La selección de Básquet no disputaría, salvo un milagro, los Juegos Panamericanos al estar su Federación suspendida por la FIBA por problemas dirigenciales que arrastra desde hace varios años. Por ahora no tienen presupuesto ni pueden jugar ningún torneo. El nuevo grupo de trabajo viene siendo cuestionado por vínculos con anterior directiva, acusada de malos manejos.

El basketball en el Perú es un deporte que prácticamente ha estado olvidado por el Estado y que, en los últimos años, se ha visto dañado por intereses personales y envuelto en graves problemas dirigenciales. Actualmente la Federación se encuentra suspendida por la FIBA, no tiene presupuesto ni selecciones para disputar torneos. La gestión de Víctor Lainez (2013-2016), muy cuestionada, dejó a la Federación Peruana Deportiva de Basketball (FDPB) en un verdadero caos y sin fondos que le fueron entregados por el IPD.

Es más, la ex autoridad de la FDPB fue inhabilitada por cinco años por la Segunda Sala del Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte y actualmente se encuentra siendo investigada por el presunto delito de lavado de activos, puesto que personas ligadas al Básquet lo sindicaran de haber desviado fondos del Estado hacia la Asociación de Básquet que él mismo creó para supuestamente descentralizar y mejorar el deporte. En total se habla de que desaparecieron alrededor de cuatro millones de soles.

PUEDES VER Deportistas con habilidades diferentes ganaron 23 medallas

“(Víctor) Lainez le quitó la institucionalidad a la Federación. No se sabe quién es quién. No se tiene información de nada”, dijo contrariado Felipe Bravo, cabeza del penúltimo Grupo de Trabajo de la FDPB.

En el 2016 se realizaron nuevas elecciones en la Federación donde Javier Quesada, de la Liga de Trujillo, fue elegido nuevo presidente. Sin embargo, debido a que dicho proceso electoral no se había realizado con total transparencia y, por ende, no se había cumplido con la Ley del Deporte (artículo 46), Quesada y sus pares no fueron reconocidos por el Instituto Peruano del Deporte (IPD).

Pero antes de hacerle llegar la negativa, el dirigente –también inhabilitado– ya había presentado ante los Registros Públicos su inscripción mediante títulos que se encuentran en proceso y hasta la fecha no tienen respuesta.

PUEDES VER IPD: Ya piensan en Lima 2019

“Hay un problema en Registros Públicos por unos títulos (todos ilegales) y toman su tiempo en ser resueltos. Ese problema que viene de años hace que no se pueda inscribir una nueva mesa de trabajo. Lo que sucede ahí no tiene solución. Va a demorar muchos años. Hay una deuda tributaria de un millón setecientos mil soles”, agrega Bravo.

Por ello, y de acuerdo a ley, el IPD nombra grupos de trabajo donde estuvieron Ricardo Duarte y precisamente Felipe Bravo, el más reciente. Las funciones de estos grupos de trabajo fueron muy limitadas debido a que tenían que inscribirse en Registros Públicos para tener todas las facultades que les corresponde, y por lo hecho por Quesada estuvieron en el limbo.

“La lista que encabeza Quesada ha solicitado su inscripción a pesar de no contar con el reconocimiento del IPD. Y no solo él, los otros miembros de su directiva también han solicitado su inscripción. En total han sido 10 solicitudes. Cuando yo presento la resolución del Grupo de Trabajo el encargado tiene que poner mi solicitud al último, de acuerdo a las normas. El registrador actúa de manera adecuada y tiene que evaluar cada solicitud, la cual demanda tiempo. Ya han pasado y esto aún está pendiente por culpa de una jugada sucia de la directiva de Quesada. La medida que han tomado está perjudicando al básquetbol”, reconoció para elpoli.pe hace dos años Ricardo Duarte.

PUEDES VER Aspíllaga:“Me rijo de normas”

Posteriormente el IPD anuncia a Felipe Bravo en mayo del 2017, y con el mismo obstáculo en los Registros Públicos decide tratar de realizar una suerte de re-empadronamiento de la FDPB con el apoyo de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) para que esta institución no solo le levantara la suspensión que le puso a finales del 2018 a la federación nacional por la mencionada crisis, sino que también permita competir a nivel internacional a las selecciones luego de que se realizaran unas elecciones limpias y como la ley manda.

Sin embargo, esta idea no se llegó a concretar porque en noviembre del año pasado culminó la gestión de Bravo (la ley estipula que los grupos de trabajo solo pueden trabajar por 90 días hábiles) y el IPD se queda acéfalo tras la renuncia del también cuestionado Óscar Fernández.

En el 2019, Felipe Bravo hace llegar al IPD una nueva terna conformada por Charles Cano y Percy Acosta y Carlos Menacho para seguir con esa línea y que el baloncesto vuelva a resurgir, algo que según menciona se podría haber logrado en más o menos un año. Pero se vieron con la sorpresa de que diferentes ligas de provincia –aparentemente monitoreadas por Javier Quesada y Víctor Lainez– también presentan una lista con los nombres de Omar Chirinos Berrocal, Fred Zeballos Vilca, Julio Quispe Pacheco y Augusto Rosas Caraza.

PUEDES VER Remero peruano Álvaro Torres ganó medalla de oro en Juegos Sudamericanos de Playa

“Hay una presión de las ligas de provincia y también política con la excusa de los Juegos Panamericanos para ratificar al nuevo grupo de trabajo liderado por el señor Chirinos. Son personas allegadas a Lainez y Quesada”, advierte Felipe Bravo, quien además menciona que “El IPD se ha equivocado. Lo que están haciendo es formalizar la ilegalidad. Esta situación tiene ya 10 años”.

La respuesta del IPD

Sobre este punto, Víctor Aspillaga, director de la Dirección Nacional del Deporte Afiliado (DINADAF) del IPD, consultado por La República sobre este caso, indicó que “en el caso del grupo de trabajo presentado por Luis Felipe Bravo, según el numeral 2.5 del informe N°1043-2019-OAJ/IPD, el señor Bravo presentó dicho grupo el 25 de enero del 2019 como presidente del Grupo de Trabajo de la Federación Nacional de Basketball; sin embargo, para esa fecha el señor Bravo ‘(…) no cuenta con legitimidad para remitir documentación alguna en representación de la precitada federación, toda vez que su mandato como presidente del Grupo de Trabajo culminó el 21 de noviembre del 2018”.

PUEDES VER Piloto peruano lidera campeonato automovilístico en Estados Unidos

¿Por qué decidieron seguir con los grupos de trabajo teniendo en cuenta que la situación en los Registros Públicos no avanza? Al parecer, y según le habría dicho Víctor Aspíllaga, del IPD, a Felipe Bravo: “Felipe, me han venido a ofrecer que levantan los tapones (en Registros Públicos) si es que nombramos a alguien de su lado (Lainez y Quesada)”, le habría dicho. Un claro acto de coacción que lamentablemente para el deporte de la canasta ha servido.

Víctor Aspíllaga negó rotundamente dicha versión. “Yo no tengo por función elegir a los grupos de trabajo. Todas las ternas de Grupo de Trabajo que cumplan los requisitos establecidos por la Directiva N°32-2016-DINADAF/IPD, tienen la posibilidad de ser designados por el Consejo Directivo del IPD”, explicó.

Siguen los problemas

“Nosotros le hemos dicho (a Chirinos) para trabajar juntos. Yo llamé a (Javier) Quesada. Le dije para formar un grupo de trabajo de consenso, de ambos lados, pero me dijo que no, que solo si ellos tenían tres representantes sobre la mesa y nosotros dos. O sea, lo mismo que nada. Chirinos nos dijo que no ahora”, revela Bravo.

PUEDES VER Olimpiadas Especiales 2019: Perú ganó su primera medalla de oro

Ahora bien, si realmente se logra salir de la encrucijada en los Registros Públicos, ¿es posible que la FIBA nos levante la suspensión y Perú llegue a los Juegos Panamericanos?

“Es muy difícil que sean nuevamente afiliados por la FIBA y es muy probable que no lleguemos a los Panamericanos. Primero se tiene que solucionar el tema en los Registros Públicos, eso tomará me imagino, siendo optimistas, dos o tres meses, luego convocar a elecciones, elegir a una persona, que se tenga legitimidad y recién ahí que reconozca la FIBA”, indica Bravo. Igualmente “no hay equipo de hombres y mujeres para los Panamericanos. Teníamos que prepararnos mínimo con un año de anticipación”, agrega.

En los últimos días, a las oficinas del IPD llegó un recurso de reconsideración sobre la elección del Grupo de Trabajo liderado por Omar Chirinos –con quien nos intentamos comunicar en varias oportunidades– presentado por Wilmer Céspedes Ocampo, presidente directivo de la Liga Deportiva Mixta de Basketball de Lima.

PUEDES VER Renuncia de Puente-Arnao afecta al Consejo de Justicia Deportiva

En el documento indican que “no encontrando conforme a la ley dicha resolución, dentro del plazo legal interponemos un recurso de reconsideración para que la misma Presidencia de Consejo Directivo del IPD declare la nulidad de la referida resolución”.

Uno de sus principales argumentos para presentar este recurso de reconsideración es que el presidente, secretario, vocal y “suplente” del grupo de trabajo de la FDPB designado, no acreditan experiencia en el plano directivo o de gestión, sea a este nivel público y/o privado; ni mucho menos haber sido deportista calificado o de alto nivel; o agente deportivo; o haber integrado comisiones o directivas o formado parte de alguna actividad conexa a temas de gestión institucional deportiva, que les permita desempeñar satisfactoriamente los cargos asignados, logrando con ello cumplir con la función básica encomendada al grupo de trabajo de la FPDB designado.

Lo cierto es que la FDPB, con más dudas que certezas, marcha contra reloj con el desesperado objetivo de llegar a los Juegos Panamericanos, aunque sea prácticamente imposible. ¿Es eso lo que necesita el basketball o en realidad una reestructuración general?

Documento