MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
Datos lr

¿Por qué no es bueno tener varias tarjetas de crédito a la vez?

Las tarjetas de crédito permiten hacer diversas compras en tiendas físicas o en línea, pero ¿qué tan recomendable es tener varios de estos medios de pago? Conoce si es bueno o no tener más de una.

Conoce si es beneficioso tener más de una tarjeta de crédito a la vez en uso. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República/difusión
Conoce si es beneficioso tener más de una tarjeta de crédito a la vez en uso. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República/difusión
Scheila Tolentino

Las tarjetas de crédito de entidades bancarias o comerciales han puesto a disposición de sus usuarios este medio financiero con las que se puede gestionar pagos sin necesidad de tener en ese momento fondos en la cuenta bancaria. Esta función estará condicionada por el tipo de contrato, entre otros.

Pese a que tener una tarjeta de crédito te ofrece un abanico de posibilidades, ¿qué tan aconsejable es manejar más de una a la vez?. Entérate en la siguiente de la mano del experto en Finanzas de Pacífico Business School, Jorge Carrillo Acosta, la respuesta a esta interrogante.

¿Por qué no es bueno tener varias tarjetas de crédito a la vez?

De acuerdo con Jorge Carrillo Acosta, no es recomendable tener muchas tarjetas de crédito en uso a la misma vez. El experto en Finanzas refiere que un tope de dos de este tipo va bien. “La respuesta (de si es bueno o no), es no. Lo recomendable es siempre tener uno o dos como máximo”, señala.

La razón principal que refiere Carrillo Acosta para ello es que se puede optar principalmente por una tarjeta afiliada a la entidad bancaria en la que sea depositada nuestra remuneración. La segunda a tener podría ser de una casa comercial, y así aprovechar algunas ofertas o descuentos.

Asimismo, brinda algunas razones para evitar hacerlo. La primera que indica es debido a que tener múltiples tarjetas de crédito a la vez puede llegar a desorganizar tu agenda económica. Ello, principalmente debido a que “al tener cinco o seis tarjetas distintas, es muy difícil llevar el control de lo que vas consumiendo en cada una. Entonces puedes salirte de tu presupuesto porque no estás controlando lo que vas gastando al tener tantos plásticos”, enfatiza Carrillo Acosta.

La tarjeta de crédito tiene diversos usos, pero también se debe tener algunas consideraciones al emplearla. Foto: composición LR/Andina/difusión

La segunda figura que referencia es por las comisiones que las entidades financieras puedan estipular y llegar a cobrar. “La mayoría de bancos, financieras o cajas que tienen tarjetas de crédito te cobran una comisión que se llama membresía que se cobra cada que tú cumples un año”, menciona.

Esta membresía que indica Jorge Carrillo Acosta se da principalmente al no hacer uso de las tarjetas en un tiempo determinado al mes, lo que repercute directamente en el recargo adicional.

“La mayoría de los bancos te exoneran de esa membresía si por lo menos realizas un consumo al mes o un consumo cada ciclo de facturación con la tarjeta. Entonces, si tú tienes cinco o seis tarjetas, va a ser muy complicado que consumas algo en cada una de ellas todos los meses. (...) Entonces esas que no estás utilizando mensualmente te van a generar membresía y vas a pagar una comisión innecesariamente”, añade.

Tener múltiples tarjetas de créditos nos pueden hacer riesgosos ante el sistema financiero. Foto: La República/difusión

El tercer acercamiento que da Carrillo Acosta es sobre la mirada que tendrá el sistema financiero sobre nosotros si tenemos varias líneas de crédito al mismo tiempo. Esto puede hacer imposible pedir créditos utilitarios, según las necesidades que tengamos por el potencial riesgo que podamos proyectar.

“Si yo tengo una tarjeta de crédito con una línea de 20.000 soles, por ejemplo, que no uso, es una que no uso, la tengo ahí guardada, por si hay alguna emergencia que sé yo, pero no la estoy usando. Eso para el sistema financiero se llama deuda potencial. Es un riesgo potencial. Puede afectar un pedido de crédito hipotecario, vehicular o crédito para tu negocio. Te va a decir, claro, te presto, pero me cortas la tarjeta. Cuando el banco me evalúe voy a ser más riesgoso. Es decir, puede que no me den créditos porque no voy a convenir.”, finaliza el experto en Finanzas.