ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora y todo sobre los comicios municipales de hoy, domingo 2 de octubre
Datos lr

Falabella: ¿quién es el dueño del exitoso negocio que empezó como una pequeña sastrería?

Hace más de 60 años se fundó la primera tienda de Falabella, la cual es considerada como una de las empresas más valiosas de América Latina. Pero ¿a quién le pertenece la compañía que tiene presencia en diversos países?

El grupo Falabella empezó a expandirse luego de inaugurar su primera tienda en Santiago de Chile en 1958. Foto: composición LR/Memoria chilena/Infórmate Perú
El grupo Falabella empezó a expandirse luego de inaugurar su primera tienda en Santiago de Chile en 1958. Foto: composición LR/Memoria chilena/Infórmate Perú
Daniela Odar

La palabra Falabella significa para muchos usuarios una tienda retail con variedad de artículos, donde se encuentra desde prendas hasta artículos de gimnasio, aunque esto no fue así en sus inicios. Hace más de 130 años, el nombre fue parte de un emprendimiento familiar que se dedicó al servicio de sastrería en Chile. Tras mucho tiempo y al estar a manos de un visionario en los negocios, la compañía logró posicionarse en diferentes países de América Latina.

En la actualidad, la marca está presente en los países de Chile, Perú, Colombia y Argentina con infinidad de productos. En esta nota, te contamos quién es el dueño del exitoso negocio que empezó como un pequeño taller.

¿Quién fundó la empresa Falabella?

En 1889, el emigrante italiano Salvatore Falabella inauguró una pequeña sastrería, la cual fue bautizada con su apellido, en la calle Ahumada, en Chile. Poco a poco, Arlando Falabella, hijo del emprendedor, decidió realizar algunas campañas para potenciar el nombre del negocio familiar en el país.

Salvatore Falabella inició en el mundo de los negocios con una sastrería. Foto: Memoria chilena

Luego de 48 años, Alberto Solari Magnasco ingresó a trabajar al taller familiar, donde analizó las posibilidades de ampliar la tienda. Además, contrajo matrimonio con Eliana Falabella, nieta del fundador Salvatore Falabella.

Por otro lado, Solari, quien era un visionario de los negocios, decidió incorporar nuevos productos y locales de venta. Por eso, tuvo que diversificar su producción de sastrería a ofrecer prendas femeninas y artículos para el hogar. Así, es como dieron paso a su primer establecimiento en Santiago de Chile en 1958.

Primeros puntos de venta de Falabella en Chile

Con su primera tienda inaugurada, Solari buscó la manera de seguir extendiendo la marca fuera de la ciudad de Santiago de Chile. Tras ello, abrió un segundo local en Concepción en 1962 y pasó a tener más puntos de venta en casi todo el país.

Antes de su muerte, Alberto Solari conversó con su hermano Reinaldo Solari Magnasco sobre los accionistas mayoritarios de la compañía, quienes consolidaron una de las fortunas más grandes que seguía en Chile.

En 1980, Reinaldo Solari se convirtió en el director del grupo Falabella y recibió el apoyo de su sobrino Juan Cúneo Solari, quienes se dieron cuenta de la alta demanda de los créditos por parte de sus clientes al momento de comprar sus artículos.

La llegada de Falabella a otros países gracias a una tarjeta

Una vez implementada su propia tarjeta de crédito CMR Falabella, la cual tenía que ser administrada y se creó la Sociedad Promotora CMR Falabella S.A., esta fue una empresa independiente, ya que operaba en el área de crédito del grupo retail.

El grupo Falabella incursionó en el mercado de la construcción. Foto: captura YouTube/ JMB channel

Luego de cubrir la demanda de los usuarios sobre su servicio de tarjeta de crédito, la compañía empezó con un proceso de expansión en Perú, Argentina, Chile y Colombia. Alberto y Reinaldo Solari construyeron un holding de empresas, entre las que se encuentran la agencia de viajes, la aseguradora y el banco Falabella.

Falabella alberga diversos supermercados

El grupo Falabella no solo ofrece prendas o artículos del hogar, pues la compañía creó diversos supermercados como Tottus, Precio Uno y Tottus Vecino, el cual solo existe en Chile y Perú. Sin embargo, Tottus es la cadena de supermercados peruanos, que inició sus operaciones en el 2002 y su primer local fue inaugurado en el centro comercial Mega Plaza.

Por otro lado, Falabella decidió ingresar en el mundo de la construcción lo que les llevó a constituir diversas tiendas para el equipamiento y mejoramiento del hogar, como Sodimac Homecenter, Sodimac Constructor, Homecenter Sodimac Corona, Imperial, Dicico, Maestro, Crate & Barrel y Sodimac Dicico, con presencia en Chile, Perú, Canadá, Colombia, México, Argentina, Uruguay, Estados Unidos y Brasil.

Lazy loaded component

Asimismo, implementaron su agencia de viajes que tiene 37 sucursales en Chile; además de estar presentes en Perú, Argentina y Colombia, países en los cuales se encuentran los Corredores de Seguros Falabella. También adquirieron en su totalidad la plataforma Linio, donde la compra es más accesible para los usuarios de Chile, Perú, Argentina, Colombia y México.

Caso Saga Falabella y su venta de electrodomésticos a menos de S/ 1 en 2022

En julio de 2022 Saga Falabella remató sus productos de electrodomésticos a 1 sol en su tienda virtual. Sin embargo, la empresa sostuvo que se trataría de un error en el sistema. Muchas personas compraron sus producto que la empresa se negó a entregar. Pero, ¿qué pasará desde el punto legal?.

Según el fundador de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC), Jaime Delgado, Saga Falabella y La Curacao están obligadas a entregar estos productos pese a que aleguen que todo se trató de un error.

“Indecopi no solo debe multar a las empresas, sino también dictar una medida correctiva. Y esta es ‘cumple con lo que ofreciste’. Eso es lo que manda el artículo 44 del Código de Protección al Consumidor, es claro y expreso. Recuerda que yo he participado de la redacción de esta. Está establecido el efecto vinculante de la publicidad, eso significa que lo que tú ofreces lo cumples. Así de simple y claro. No hay lugar a interpretación”, explicó para La República.

En ese sentido, Delgado pone el siguiente ejemplo: Si vas a una tienda y encuentras que una ropa de baño está a S/ 10 y quieres comprarla pero en la caja te dice que es S/ 120 porque fue un error, este se debe corregir a futuro y para otros clientes, pero al comprador se lo debe vender al precio que indicaba la góndola; es decir, a S/ 10. “Así funciona el efecto vinculante de la publicidad”, agregó el abogado.