Datos lr

La historia de Lina Medina, la niña que dio a luz a los 5 años y cuyo abusador nunca fue identificado

Además,el agresor no pudo ser castigado y las autoridades archivaron el caso. Este hecho alarmó al país y hasta ahora provoca indignación, pues la justicia que merecía no llegó.

El bebé que alumbró Lina alcanzó los 40 años de edad. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
El bebé que alumbró Lina alcanzó los 40 años de edad. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
 Emely  Matos

El nombre de Lina Medina salió a la palestra pública tras conocerse que estaba embarazada con solo cinco años. Muchos quisieron considerar este hecho como un “milagro” médico, idea que ocultaba una preocupante realidad: la menor había sido víctima de abuso sexual y la identidad del agresor hasta el día de hoy se desconoce.

La familia de Lina era procedente de la región Huancavelica. Fue su padre, Tiburcio Medina, quien acudió al hospital San Juan de Dios en Pisco junto con la niña por un caso extraño: una deformidad en el vientre la aquejaba con fuertes cólicos.

Lina Medina: la historia detrás de su embarazo

Corría el año 1939 cuando Lina Medina, de apenas 5 años, empezó a sentir diversos síntomas, que incluían dolores estomacales, así como también un vientre abultado. Contrariamente a lo que se podría imaginar, los padres de la menor jamás pensaron que se trataba de un embarazo, por lo que optaron por acudir al hospital para tratar algún posible tumor.

Una vez que fue revisada por el doctor Gerardo Lozada, especialista que asumió el caso, se pudo conocer que Lina se encontraba en gestación de siete meses. A raíz de ello, su padre, Tiburcio Medina, fue encarcelado por ser sospechoso de haber abusado sexualmente de su hija. No obstante, lo liberaron por falta de pruebas.

Asimismo, tras no encontrar algún indicio que incrimine a su progenitor, las sospechas recayeron en uno de sus hermanos, que tenía discapacidad intelectual. Sin embargo, no hallaron evidencias y el caso fue archivado. Así, la justicia que merecía Lina Medina se hizo más que lejana.

La menor fue diagnosticada con pubertad precoz a un nivel extremo. En tanto, antes de cumplir un año de edad, ella habría tenido su primera menstruación, así como otros cambios propios de esa etapa.

Lina Medina: oportunidades que nunca llegaron

Lina Medina acaparó portadas a nivel nacional e internacional, lo cual generó que todos quieran saber más acerca del tema. En esa línea, sus padres fueron contactados por unos investigadores de Estados Unidos, que les propusieron llevar a la familia a tierras norteamericanas para poder conocer a profundidad su caso.

No obstante, el Gobierno asumió la custodia de los menores por estar bajo “peligro moral” y, con ello, todo trato anteriormente realizado se desvaneció.

Lina tampoco tuvo la opción de acceder a una aborto terapeútico, pese a que en ese tiempo dicha práctica ya existía pues su estado se descubrió a los siete meses. En ese tiempo no se reconocía que a su edad un embarazo era por violación sexual y que llevarlo al término califica como tortura.

Lina Medina y el día del alumbramiento

El 14 de mayo de 1939, Lina Medina alumbró a un bebé cuyo nombre fue Gerardo, en honor al galeno Gerardo Lozada, quien atendió a la niña. El parto fue posible mediante una cesárea.

Por su parte, el bebé nació con cerca de tres kilos de peso, se crió como un hijo más y consideraba a Lina su hermana. Años más tarde se enteró de la verdad. En 1979, Gerardo falleció a los 40 años a causa de una enfermedad que afectaba su médula ósea.

La justicia que nunca llegó

Lina Medina contrajo nupcias a los 33 años y tuvo un hijo en 1972. Ella se mudó a Lima y rechazó todo contacto con la prensa a pesar de ser sumamente requerida para contar su historia. Asimismo, decidió no aceptar una pensión de gracia del Estado. Actualmente, el caso está archivado.

El MIMP Formula, planifica, dirige, ejecuta, supervisa, y evalúa las políticas de Estado. Foto Andina

Lazy loaded component

Perú registró 5.805 denuncias durante el primer semestre de 2022

Los Centros de Emergencia Mujer (CEM) recibieron un total de 5.805 denuncias de violación sexual solo en la primera mitad del año. Esto equivale a un promedio de 32 denuncias por este delito de manera diaria.

Según datos del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), del total de casos de violación sexual registrados, el 95,5% tienen como agraviadas a mujeres. En esa línea, la mayor cantidad de denuncias fueron realizadas en las siguiente regiones:

  • Lima Metropolitana (1.337)
  • Arequipa (487)
  • Junín (330)
  • Cusco (321)
  • La Libertad (302).

Canales de ayuda

Si eres o conoces a alguien que ha sido afectada o involucrada en hechos de violencia familiar o sexual, comunícate de manera gratuita a la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, que cuenta con un equipo especializado en “brindar información, orientación y soporte emocional”.

Además, la Línea 100 tiene la facultad de derivar los casos de violencia familiar o sexual más graves a los Centros de Emergencia Mujer o al Servicio de Atención Urgente. Este servicio atiende las 24 horas, todos los días del año (incluye feriados).

Línea 100

Piura: cifras de embarazo adolescente aumentaron en los primeros meses del 2022

De acuerdo con el último reporte realizado por la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza de Piura, en la región se han reportado 612 partos de adolescentes de 15 a 19 años. Asimismo, la entidad informó que, hasta el 7 de marzo, siete niñas y adolescentes con edades entre los 11 y 14 años fueron forzadas a ser madres.

Atienden 32 casos de violación sexual al día: mayoría de víctimas son niñas y adolescentes

Más de 5.800 denuncias de violación sexual se han registrado durante el primer semestre del 2022. La mitad de estos crímenes fueron cometidos por personas del entorno cercano de las víctimas.

Los Centros de Emergencia Mujer (CEM) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) han atendido 5.805 casos de violación sexual a nivel nacional, entre enero y junio de este año. Esto significa que, en promedio, se registran 32 denuncias al día.

El 95,5% de casos son de sexo femenino, pero lo que más preocupa es que el 68,3% tiene como víctimas a menores de edad. Siete de cada 10 denuncias corresponden a niñas y adolescentes. El 31,1%, a jóvenes y adultos de 18 a 59 años; y en 0,6%, a adultos mayores.

Más de 20 mujeres uruguayas llevan años denunciando a los militares porque abusaron de ellas y las torturaron. Foto: AFP