ENCUESTA IEP - Dos de cada tres peruanos insisten con nuevas elecciones generales CIENCIANO VS. UNIVERSITARIO - Sigue el minuto a minuto del partido por la Liga 1

¿Qué fue de Clímaco Basombrío, el ‘Loco Martillo’ que asesinó a una menor de edad?

Juan Clímaco Basombrío Pendavis se hizo conocido con aquel apelativo debido a la herramienta que usó para acabar brutalmente con una menor de edad, en 2001. Conoce qué sucedió con él tras el terrible crimen.

El caso de Clímaco Basombrío, el 'Loco Martillo', fue uno de los más mediáticos de la época en Perú. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República
El caso de Clímaco Basombrío, el 'Loco Martillo', fue uno de los más mediáticos de la época en Perú. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República
Síguenos en Google News
La República

A pesar de que —muy lamentablemente— no es poco común ver noticias de crímenes y asesinatos en los medios, solo algunos de estos casos quedan marcados en el colectivo mental de la sociedad. Una de estos es el triste relato de Clímaco Basombrío, alias ‘Loco Martillo’, el cual trata de cómo un joven arruinó su propia vida y la de una inocente chica, con todo un futuro por delante.

El testimonio del propio Basombrío Pendavis, de 19 años en aquel entonces, es casi igual de escalofriante que la escena del crimen que dejó la tarde del sábado 7 de julio de 2001, en una casa en el barrio limeño de Chacarilla. El ‘Loco Martillo’ recibió una condena de 20 años de prisión por múltiples delitos contra la vida, el cuerpo y salud. Sin embargo, ¿qué se sabe de él en la actualidad?

Clímaco Basombrío y Alexandra Brenes. Foto: Captura Caretas

PUEDES VER: Mantequilla o margarina: ¿cuál es tu mejor opción?

Una auténtica locura

Clímaco Basombrío era un chico aparentemente normal. Como estudiante del Colegio Santa María, era alguien muy apegado a la religión; particularmente, muy metido en la actividad pastoral de su alma mater. A pesar de que su vida cambió drásticamente con el fallecimiento de su padre -su máximo ídolo- cuando tenía 11, nada hacía pensar que él podría convertirse años después en el ‘Loco Martillo’.

De hecho, el día de la desgracia —hasta antes que esta — transcurrió con la cotidianeidad de una junta casual entre amigos de colegio en la casa de la familia Brenes Hagues. Clímaco Basombrío visitó a Sebastián, hermano mayor de Alexandra y excompañero de clases, para celebrar su ingreso a la USIL. Este tenía una banda de rock junto a su amigo Carlos Lescano, quien llegó para unirse a la celebración.

Luego de estar junto a sus amigos en la azotea del departamento (lugar donde iban a tocar), Clímaco Basombrío bajó por un vaso de agua y volvió a subir. Descendió una segunda vez para agarrar una corbata de Sebastián, y luego una tercera para hacer una llamada telefónica desde el cuarto de Alexandra. Al finalizar dicha acción, la chica de 16 años le pidió que le avise a la trabajadora del hogar, Ida Merino.

Él salió de la habitación y ahí se encontró con Merino, y también, desafortunadamente, con un martillo en uno de los peldaños de la escalera. El resto es historia: dejó en coma a Merino por algunos días, golpeó a Alexandra Brenes más de 40 veces hasta asesinarla, lastimó a Carlos Lescano en la cara con un adorno, y fue detenido luego entre Sebastián y el vigilante de la cuadra. Fue el inicio y fin del ‘Loco Martillo’.

PUEDES VER: “Kaede to Suzu”: se confirma el lanzamiento del capítulo 2 del popular anime ecchi

¿Qué pasó con el ‘Loco Martillo’?

Clímaco Basombrío no negó el asesinato cuando la Policía lo capturó aquel día, en el distrito de Surco. De acuerdo al abogado que vio su caso, el ‘Loco Martillo’ declaró no saber qué sucedió, pero que mostró disposición de asumir las consecuencias. “Si es necesario, métanme a la cárcel o mátenme. No sé por qué lo he hecho, pero yo lo he hecho”, dijo en ese entonces.

Basombrío fue condenado el 12 de febrero de 2003 a 20 años de pena privativa de la libertad, con descuento de la carcelería que venía afrontando desde el 9 de julio de 2001. El décimo tercer punto considerado en su sentencia indicó que “el acusado es un sujeto imputable, con pleno conocimiento del carácter delictivo de su conducta, el mismo que se encontraba en condiciones de exigibilidad”.

Extracto de la sentencia de Clímaco Basombrío, que indica la duración de su condena. Foto: captura de RAE Jurisprudencia

De esta forma, según el documento oficial, la condena del ‘Loco Martillo’ tenía vigencia hasta el 8 de julio de 2021. Lo curioso de esta historia es que, a pesar de lo mediático que fue el caso en su momento, no hay información de conocimiento público sobre la vida de Clímaco Basombrío acerca de su liberación. De acuerdo a la sentencia, se asume que ya salió en libertad en silencio.

El relato de Clímaco Basombrío

El peritaje psicológico por delito de homicidio a Clímaco Basombrío incluye aquello que contó él mismo cuando lo evaluaron en múltiples ocasiones en el Penal San Pedro ente julio y agosto de 2001. El ‘Loco Martillo’ contó acerca de su relación con todos los afectados —en particular con Sebastián y Alexandra Brenes— y lo que sucedió antes, durante y después de la desgracia según su percepción.

Clímaco Basombrío y su relación con Sebastián Brenes

Según el propio ‘Loco Martillo’, él y Sebastián, hermano mayor de la víctima mortal, eran buenos amigos. Eran del mismo colegio, y tenían la suficiente cercanía para quedarse a dormir en su casa. Previo al incidente, Clímaco anduvo los días anteriores en el hogar de los Brenes para acompañar a Sebastián en los trámites para postular a la USIL.

¿Qué fue de Ida Merino?

Ida Merino era la empleada que trabajaba en la casa de los Brenes y una de las víctimas de la insania del ‘Loco del martillo’. Se sabe que, aunque se le impuso un pago de reparación civil a Clímaco Basombrío de S/400 mil, ella nunca recibió tal dinero.

Ida Merino en ATV

Luego de 13 años del caso del ‘Loco Martillo’, Ida Merino, quien asiste a una iglesia cristiana y está casada, apareció en el programa de televisión de ATV y aseguró que no le guarda rencor al ‘Loco Martillo’. ”Yo le diría a Clímaco Basombrío que ya lo perdone”, declaró.

Lazy loaded component

¿Cómo fue el descenso de Clímaco Basombrío a la locura?

En el reporte de lo ocurrido aquella noche, se señala que mientras sus amigos disfrutaban de la reunión, Clímaco Basombrío descendió al segundo piso del lugar, para ingresar al cuarto de la hermana menor de una de sus amistades Alexandra.

Allí hizo una llamada telefónica y luego salió del cuarto. Fue en este momento en el que se cruzó con la empleada del hogar. Fue allí que perdió la razón.

“Vi un martillo en el piso y lo cogí. Sin razón alguna volteé y vi a la empleada de espaldas. Me acerqué a ella, la agarré de sorpresa y ella comenzó a gritar. Le decía que se calle, pero no me hacía caso y le propiné un golpe con el martillo en la nuca”, dijo Basombrío en su confesión.

Cuando Clímaco Basombrío solicitó su libertad condicional

Clímaco Basombrío, quien para 2010 tenía 28 años y había cumplido la tercera parte de su condena de 20 años, solicitó la libertad condicional según reveló el abogado de la familia Brenes, Luis Lamas Puccio, en aquellos años.

Germán Small, la defensa de Basombrío, corroboró el hecho ante medios locales y precisó que su cliente fue sometido a varios exámenes psiquiátricos que determinaron su estado mental.

Sin embargo, los pedidos fueron rechazados justamente por estos exámenes, que señalaban que Basombrío no reunía los requisitos necesarios para ser alejado de la cárcel.

Cuando Clímaco Basombrío aseguró haber sido drogado

Tras la condena que recibió en 2002, y apenas cuatro años después de los hechos, Basombrío dio una entrevista a la periodista Mariela Patriau. En ella, el recluso aseguró que fue inducido a tener esas conductas mediante sustancias.

El ‘Loco del Martillo’ dijo entonces que fue engañado para consumir drogas, las cuales lo llevaron a cometer sus crímenes. Según él, Sebastián y Carlos le habrían dado gaseosa en abundancia, la cual estaba mezclada con cocaína.

Según los exámenes que le fueron realizados, Basombrío no tenía alguna condición psiquiátrica. “No estoy loco”, repetiría el acusado muchas veces. Esta fue una de las razones por las que rechazaron el pedido de imputabilidad y, por lo tanto, fue condenado a 20 años de cárcel.