Datos lr

¿Quién fue el ‘Monstruo de los Andes’, el asesino que acabó con la vida de más 300 jóvenes en Perú, Ecuador y Colombia?

El asesino en serie fue el personaje más temido de los 80. Sus crímenes horrorizaron a Perú, Colombia y Ecuador, países donde mató a más de 300 jovencitas. Conoce la historia del ‘Monstruo de los Andes’, cuyo paradero actual es desconocido.

El 'Monstruo de los Andes' asesinó a más de 300 niñas y jóvenes en Perú, Chile y Ecuador. Su paradero actual es desconocido. Foto: composición LR/AP/Captura Gamavisión
El 'Monstruo de los Andes' asesinó a más de 300 niñas y jóvenes en Perú, Chile y Ecuador. Su paradero actual es desconocido. Foto: composición LR/AP/Captura Gamavisión
Mary Sue Espiritu

Pedro Alonso López, más conocido con el alias del ‘Monstruo de los Andes’, fue un asesino en serie que secuestró, abusó y mató a más de 300 menores y jóvenes en Perú, Ecuador y Colombia. Muchas de sus víctimas fueron niñas andinas entre 9 y 12 años.

Aunque el asesino colombiano cometió atroces crímenes contra mujeres en la década de los 80, nunca se le impuso cadena perpetua y su paradero actual es desconocido. A continuación, te contamos más acerca de su historia y cómo se convirtió en el personaje más temido de aquella época.

Pedro Alonso López fue el asesino en serie más temido de la década de los 80. Foto: composición LR/Policía de Colombia

Infancia y juventud de Pedro Alonso López

El criminal originario de Colombia nació el 8 de octubre de 1948 en Venadillo, Tolima. Fue el séptimo hijo de 13 hermanos. Según él mismo declaró, tuvo una infancia infeliz, ya que su madre se dedicó a la prostitución. Como la mujer compartía el cuarto con sus hijos, solo una cortina los separaba y ellos podían escuchar todo.

Cuando apenas tenía 9 años, intentó abusar sexualmente de su hermana menor. Su progenitora al enterarse, lo botó de la casa, y fue así como empezó a vagar por las calles de Bogotá, donde fue violado por hombres que presuntamente intentaron ayudarlo. De esta manera, López aprendió a sobrevivir robando, buscando comida en la basura y utilizando armas blancas.

Con 12 años, Pedro fue adoptado por una pareja estadounidense. Una vez que se estaba adaptando a su nueva familia, amigos y hogar, toda su felicidad acabó cuando un profesor abusó de él. Es así como volvió a las calles y con sus fechorías.

A sus 21 años, fue condenado a siete años de cárcel por robo. En la prisión, fue ultrajado por los presos, pero, al estar harto de esta situación, empezó a degollarlos y descubrió el “placer” que le causaba asesinar.

Pedro Alonso López solo le confesó todos sus crímenes a un sacerdote. Foto: AP

El ‘Monstruo de los Andes’ en Perú

Una vez que cumplió su condena, salió en libertad. Pedro viajó por diversas partes del Perú, y se quedó en Ayacucho. Según el asesino en serie, las niñas andinas fueron sus víctimas porque “tenían los ojos más inocentes”; y para convencerlas de llevarlas al campo más alejado, les ofrecía regalos.

En Perú, mató al menos a 100 niñas de entre 9 y 12 años, por ello se le colocó el alias del ‘Monstruo de los Andes’.

Cuando el homicida quiso raptar a una niña de la zona, un grupo de pobladores ayacuchanos lo capturó porque ya venían sospechando de él y planeaban acabarlo.

“Los indios en el Perú me habían atado y enterrado en la arena hasta el cuello cuando se enteraron de lo que les había estado haciendo a sus hijas. Me habían cubierto de miel y me iban a dejar para ser devorado por las hormigas, pero una señora misionera americana vino en su jeep y les prometió que me entregaría a la Policía”, relató.

El 'Monstruo de los Andes' desapareció en 1998. Foto: Youtube

Al final, Pedro jamás terminó en prisión después de este incidente. Según una versión, es porque la misionera al final lo dejó escapar. Mientras que en la otra se afirma que sí lo llevó a las autoridades, pero como no le prestaron atención a los hechos que ocurrían en la zona, al final lo deportaron a Ecuador, donde finalmente él escapó y se terminó estableciendo en Ambato.

Sus crímenes en Ecuador

Entre 1978 y 1980, el número de niñas desaparecidas en Colombia y Ecuador se incrementaron. Los policías creían que se trataba de una red de trata de personas y esclavitud sexual, por lo que nunca imaginaron que solo una persona se las habría llevado a todas, hasta 1980.

En ese año, cuando una riada inundó la ciudad ecuatoriana, cuatro cuerpos salieron a flote. Las investigaciones arrojaron que habían sido asesinadas. Inmediatamente, se comenzó una búsqueda para dar con el culpable. Aunque no había ninguna pista, el ‘Monstruo de los Andes’ finalmente fue atrapado cuando intentó raptar a una niña en el supermercado.

López no confesó sus crímenes hasta que lo llevaron a un confesionario en la iglesia, donde el sacerdote Córdoba Gudino se encargó de escucharlo.

“Me ha confesado actos tan horribles, bestiales y violentos que no podía seguir escuchándole”, indicó el cura.

La justificación del asesino en serie para cometer todos estos homicidios fue su dura infancia. “Perdí mi inocencia a la edad de 8 años, así que decidí hacer lo mismo a tantas muchachas jóvenes como pudiera”, indicó.

Las autoridades no creyeron de todo el testimonio del criminal colombiano. Por ello, el mismo Pedro los llevó a todos los lugares donde había enterrado a sus víctimas, encontrando un total de 74 cadáveres, entre niñas de 8 y 12 años, con signos de haber sido violentadas. Durante su paso en Perú, Colombia y Ecuador, acabó con la vida de más de 300 menores.

Sentencia en la cárcel

Tras darse a conocer sus crímenes, fue sentenciado a 16 años de cárcel, puesto que en 1980 era la máxima condena en Ecuador por estos delitos.

En 1994, salió en libertad y lo extraditaron a Colombia para que sea juzgado. No obstante, como sus exámenes psicológicos arrojaron que era un “sociópata” con un “trastorno de personalidad antisocial” y sin “conciencia” ni “empatía”, el magistrado lo halló “demente” y, en consecuencia, “inimputable”.

El paradero de Pedro Alonso López se desconoce hasta el día de hoy. Foto: AP

López fue enviado a un hospital psiquiátrico donde estuvo cuatro años. Tras acabar su internado, su única obligación era llevar un tratamiento psiquiátrico y un seguimiento mensual de su caso ante una autoridad judicial. Pero, al final, nada se cumplió. Una vez que salió libre, el ‘Monstruo de los Andes’ desapareció y no se sabe nada de él desde 1998.

El ‘Monstruo de los Andes’ en la actualidad

En 2002, su nombre volvió a los medios de comunicación debido a que la Interpol emitió una orden de búsqueda y captura contra él por el asesinato de una menor en el municipio colombiano El Espinal. Ese mismo año, se halló a otra menor degollada y habría sido el mismo modus operandi que realizaba el asesino en serie.

Según la madre del ‘Monstruo de los Andes’, él seguiría vivo, pese a que han pasado 23 años desde que desapareció.

“Sé que no ha muerto. Otros familiares míos se me han aparecido en forma de ‘presencia’ después de que falleciesen, pero él no. Sé que sigue ahí, en alguna parte”, indicó la mujer.

Lazy loaded component

Años anteriores a su última desaparición, Pedro Alonso López visitó a su madre y para sorpresa de esta, él no se mostró violento. “Madrecita, arrodíllese que voy a echarle una bendición”, le dijo el ‘Monstruo de los Andes’ a su madre y le exigió dinero. Tras ello, esta nunca lo volvió a ver.

¿Qué dijo el FBI sobre el caso de Pedro Alonso López?

Robert Ressler, conocido criminólogo y escritor estadounidense que trabajó que trabajó como investigador criminalista del FBI, se refirió sobre el ‘monstruo de los Andes’:

“Los asesinos múltiples muy a menudo se deben a obsesiones de algún género relacionadas con sus madres. Una relación de odio, en idioma popular. Estas madres habitualmente no serán candidatas a madre del año. El hilo común parece ser el elemento sexual, madres que tienen muchos compañeros sexuales y el hijo es sabedor de esto”, indicó.

¿Quién fue Daniel Camargo Barbosa?

Daniel Camargo Barbosa fue otro de los asesinos y violadores de los que se hizo eco en los medios de países como Ecuador. Barbosa, quien también nació en Colombia.

Según revela el portal El Tiempo, el colombiano Daniel Camargo Barbosa fue asesinado en prisión en 1994. El escritor Juan Antonio Cebrián reveló en su libro, ‘Pasajes del terror’ que Camargo y su acompañante, una mujer llamada Esperanza, fueron enviados a prisión por separado en 1964 por violación de jovencitas.

La polícia de Colombia apenas le impuso una condena de cinco años. Tras ellos, el asesino siguió cometiendo sus actos criminales. Cuando fue capturado de nuevo, le fueron impuestos 25 años. En 1984 logra escapar y llegó a Ecuador. Fueron quince meses en los que la población ecuatoriana vivió horrorizada. Se cree que mató a más de 150 víctimas, todas ellas mujeres y niñas, según el libro ‘Los monstruos en Colombia sí existen’ de Esteban Cruz Niño.

Pedro Alonso López fue sentenciado a 16 años de prisión en Ecuador. Foto: captura La Vanguardia

Tras su captura en 1986, Camargo fue condenado nuevamente a tan solo 16 años de cárcel. En su condena, compartió patio con Pedro Alonso Lopez, el ya mencionado ‘Monstruo de los Andes’.

¿El ‘Monstruo de los Andes’ no se arrepintió de sus crímenes?

En 1980, cuando fue condenado a 16 años de prisión en Ecuador, Pedro Alonso López no mostró arrepentimiento por los crueles asesinatos que cometió en los diferentes países. Pues, el colombiano aseguraba que era su misión. “El momento de la muerte es apasionante, y excitante. Algún día, cuando esté en libertad, sentiré ese momento de nuevo. Estaré encantado de volver a matar. Es mi misión”, dijo mientras cumplía condena.

Actualizado por Daniela Odar

Las rutas del ‘Monstruo de los Andes’ en Ecuador y Colombia

En un documental realizado hace un tiempo por Biography Channel, se revela que, tras su deportación por las autoridades peruanos, Lopez y deambuló por el Ecuador.

Entre los años de 1978 y 1980, el número de desapariciones de niñas en ese país aumentó preocupantemente, y lo mismo pasó en Colombia.

Los reportes policiales de la época indican que dichas tasas se debían al “incremento de la trata de personas y la esclavitud sexual”, pero luego de que un colectivo se pronunciara enérgicamente en la municipalidad de Ambato (Ecuador), se llevó a cabo una investigación donde se descubrieron los cadáveres de cuatro niñas que habrían sido violadas y estranguladas.

¿Quiénes fueron los ‘monstruos de Ecatepec’ en México?

Tal como lo revelan medios de comunicación mexicanos, los ‘monstruos de Ecatepec’ fue el nombre mediático de una pareja de asesinos seriales de dicho país, conformados por Juan Carlos Hernández Bejar y Patricia Martínez Bernal.

En 2018, ambos fueron procesados por el asesinato de una mujer de 28 años, cuyo bebe (de solo 2 meses de edad) había sido también secuestrado por la pareja. Además, fueron vinculados a la muerte de entre 10 y 20 mujeres, a quienes habrían asesinado y abusado sexualmente.

La pareja confesó haber cometido canibalismo con el resto de sus víctimas y su caso también fuero denominado como “la casa de los horrores de México”.

Juan Carlos Hernández Bejar y Patricia Martínez Berna son conocidos como 'los monstruos de Ecatepec'. Foto: difusión/La Razón