MELGAR VS INTER - cuadro arequipeño busca su clasificación
Datos lr

El ‘vengador quechua’, el autor de un asesinato en Lima del siglo XX que inspiró varias canciones

En el año 1916, un homicidio cometido por un empleado, quien mató a sus jefes, puso en la palestra la lucha de clases sociales. El hecho tuvo tal repercusión que se compusieron temas en torno al caso.

Alejandrino Montes fue bautizado como el 'vengador quechua'. Composición: Jazmín Ceras / Captura TV Perú
Alejandrino Montes fue bautizado como el 'vengador quechua'. Composición: Jazmín Ceras / Captura TV Perú
La República

Alejandrino Montes tenía solo 17 años cuando se convirtió en asesino. El sábado 11 de marzo de 1916, en la Calle de la Condesa —hoy segunda cuadra del jirón Virú, en el Rímac—, el adolescente fue autor de uno de los homicidios más sonados de la época.

Montes, quien trabajaba para la familia Ibarra, asesinó brutalmente a sus jefes: Manuel Germán Ibarra y Eloísa Pérez de Ibarra. Al hombre lo ultimó con una comba, mientras que a la esposa la asesinó con un espadín.

Luego del asesinato, el joven escapó al Callao junto a su hermana Fabiola Montes, quien también trabajaba en la casa de los Ibarra. Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados por Ismael Torres, chofer de la familia, y Abelardo Ibarra, hermano y cuñado de los fallecidos.

La captura de Montes y confesión del homicidio

Tras ser alertadas, las autoridades iniciaron la búsqueda de los hermanos Montes. En un principio se creyó que habían actuado en complicidad con otros delincuentes; sin embargo, esto quedó descartado con su posterior confesión.

Abelardo Montes fue capturado en una esquina de la calle Castilla del Callao tras ser visto en actitud sospechosa. Luego de ser trasladado a la comisaría más cercana, Montes confesó el homicidio y reveló los motivos.

Según explicó, asesinó a su patrón por venganza y porque estaba cansado de los constantes maltratos a los que era sometido. Antes de asesinar a la esposa de Manuel, le ordenó a su hermana que vaya a dormir. Posteriormente, fue a donde estaba Eloísa Montes y la asesinó cuando iba a ingresar al baño.

Jirón Virú en el Rímac, lugar en el que sucedieron los hechos. Foto: Captura TV Perú

Los hermanos Montes fueron condenados a 15 años de prisión pese a que Fabiola era inocente de los asesinatos. Alejandrino fue internado en la cárcel de Guadalupe y su hermana en el reclusorio de Santo Tomás, en Barrios Altos.

Las canciones que inspiró este homicidio

Las causas que señaló Alejandrino Montes para asesinar a sus jefes evidenciaron un choque entre las clases sociales limeñas de la época. Algunos lo veían como un monstruo; en tanto que otros lo bautizaron como el ‘vengador quechua’, ya que dicho lenguaje era el idioma nativo del homicida.

Lazy loaded component

En 1917, tan solo un año después del asesinato, el dúo Rodríguez-Vargas grabó el vals “Alejandrino Montes”, bajo la autoría de Pedro Arzola. Otras de las canciones que surgieron con base en el fatídico hecho fueron “Declaración de Montes a Onofroff”, “Entrevista de Alejandrino y su padre” y “La muerte de Alejandrino Montes”.