CASO BYRON CASTILLO - FPF pide al TAS excluir a Ecuador de Qatar 2022 y que Perú juegue el Mundial
ELECCIONES 2022 - ¿A qué hora comienza la ley seca?
Datos lr

El Chavo del 8: ¿conoces todos los secretos detrás de la amistad de Don Ramón y la Bruja del 71?

Ramón Valdés y Angelines Fernández fueron mucho más que solo compañeros de trabajo, pues ambos compartieron una gran amistad. Aquí te contamos todo los secretos de su relación.

Angelina Fernández y Ramón Valdés compartían una estrecha amistad fuera de cámaras. Foto: Televisa/Composición LR
Angelina Fernández y Ramón Valdés compartían una estrecha amistad fuera de cámaras. Foto: Televisa/Composición LR
La República

Angelines Fernández es una de las actrices más reconocidas y queridas de México gracias a sus diversos papeles en películas y series. No obstante, a nivel mundial, muchos la conocen por su interpretación de la ‘Bruja del 71′ en el “El Chavo del 8″.

Si bien en la serie no tenía una buena relación con Don Ramón, interpretado por Ramón Valdés, fuera de las pantallas fueron grandes amigos. Tanta fue su cercanía que, incluso después de que el actor renunciara a la serie, ella continuaba recordándolo y decía “Mi ‘Roro’...”, apodo que le había puesto. Eso no le impedía seguir con las grabaciones del programa, el cual desde 1979 ya no contaba con su querido amigo.

La tristeza de Angelines aumentó desde el 9 de agosto de 1988, fecha en que falleció el padre de la Chilindrina en la ficción.

Su profunda amistad

En “El Chavo del 8″, Doña Clotilde era la eterna enamorada de Don Ramón, por lo que siempre lo cortejaba ayudándole con los mandados, le cocinaba o hasta le hacía regalos. No obstante, su amor nunca fue correspondido.

Ambos actores mexicanos eran amigos antes de que ingresaran a “El Chavo del 8″. En realidad, fue Ramón Valdés quien le recomendó a Chespirito contar con la actriz nacida en Madrid. Poco después le hicieron una entrevista y rápidamente la añadieron al elenco. De esta manera, nació el personaje de Doña Clotilde, más conocida como la Bruja del 71, y justamente ese era el número de su departamento porque coincidía con el año en el que se estrenó la serie: 1971. Ella también fue la última integrante que se unió a la vecindad.

Angelines Fernández, al igual que Ramón Valdés, dejaron una huella en los cines mexicanos, pues participaron en decenas de películas. Pero no fue hasta en 1968, durante su participación en el filme “Corona de lágrimas”, donde se hicieron grandes amigos. Mientras que en “El Chavo del 8″ solo afianzaron su cercanía por 7 años más.

En 1979, debido a la renuncia del actor, ambos se separaron, pero no perdieron el contacto.

Los restos de ambos actores mexicanos se encuentran en los Mausoleos del Ángel. Foto: Televisa

Una amistad que ni la muerte pudo separar

Era conocido que el recordado actor de Don Ramón tenía una adicción al cigarrillo, hábito que le pasó factura tras contraer cáncer. Es así que, tras cuatro años de lucha contra la enfermedad, falleció en 1988. Al entierro, al cual fueron cientos de personas, Angelines fue la única que se quedó dos horas más en su lápida en el panteón Mausoleos del Ángel, en la Ciudad de México, y entre sollozos solo decía: “Te fuiste mi ‘Roro’… mi ‘Roro’…”.

La Bruja del 71 continuó grabando “El Chavo del 8″, hasta que su salud se lo permitió. Ella, así como Ramón Valdés, también tenía el mismo mal hábito que su amigo, por lo que le detectaron cáncer al pulmón. El 25 marzo de 1994, finalmente fallece a la edad de 71 años, el mismo número con el que se hizo tan conocida.

Antes de que Angelines Fernández se despidiera de este mundo, tuvo un último deseo: ser enterrada junto a Ramón.

Hoy en día, cualquiera que visita la Ciudad de México, en dirección a Coayacán, podrá encontrar los Mausoleos del Ángel, donde se encuentran los restos de Ramón Valdés, y a escasos centímetros, también están los de María de los Ángeles Fernández Abad, su eterna amiga.

Frases más recordadas de Don Ramón

  • Si serás, ¡si serás!
  • ¡Tenía que ser el Chavo del Ocho!
  • Con permisito, dijo Monchito, y se fue a tomar un cafecito
  • Y no te doy otra no más porque mi abuelita fue...
  • ¡Mira nada más, mira nada más!
  • ¡Ningún trabajo es malo, lo malo es tener que trabajar!