Datos lr

¿Cómo usar el amoniaco para limpiar? 8 increíbles trucos caseros para el aseo del hogar

Descubre 8 excelentes hacks para limpiar con amoniaco todas las superficies de tu casa. Además, te compartimos algunos consejos para que uses el NH3 sin hacerte daño.

Te compartimos una lista de excelentes trucos caseros y una variedad de usos del amoniaco para limpiar tu casa. Foto: composición/ El Español/ Brilla
Te compartimos una lista de excelentes trucos caseros y una variedad de usos del amoniaco para limpiar tu casa. Foto: composición/ El Español/ Brilla
La República

¿Cómo usar el amoniaco para limpiar la casa? La fórmula del NH3 es un potente desengrasante capaz de quitar la cal, los malos olores y distintas manchas difíciles de eliminar. Si buscas un muy buen truco casero para el aseo de tu hogar, el amoniaco será tu agente de limpieza aliado. En esta nota, te compartimos ocho trucos caseros para limpiar con amoniaco los interiores de tu vivienda; así como te enseñamos a quitar el moho de las paredes sin dañar la pintura.

El hidróxido de amonio, conocido popularmente como amoniaco líquido o líquido amoniacal, es uno de los mejores desengrasantes del mercado. ¿Aún no conoces todos sus usos y aplicaciones? Su precio accesible lo hace también muy recomendable para la limpieza del hogar.

¿Qué es el amoniaco?

El amoniaco (NH3) es un compuesto químico de nitrógeno e hidrógeno y posee un olor es muy característico. Los principales usos del amoniaco son:

  • Como fertilizante agrícola: es usado para los fertilizantes de nitrato de amonio que libera nitrógeno, un producto esencial para el cuidado de cultivos.
  • En la industria: el amoniaco puede emplearse para purificar los suministros de agua así como para la fabricación de fármacos, productos de plástico, explosivos, telas y tintes. También es usado para el tratamiento de desperdicios y aguas residuales.
  • Como limpiador: si bien no es tan conocido su uso para el hogar, el hidróxido de amonio, que es para la limpieza doméstica, está contenido en varios productos de limpieza.

Usar guantes es indispensable para limpiar con amoniaco los interiores de tus habitaciones. Foto: captura/ Cleanipedia

¿Cómo limpiar con amoniaco?

Te brindamos cuatro consejos para que puedas asear con amoniaco. Anótalos.

  • El ambiente donde uses el amoniaco debe tener buena ventilación, debido a su olor muy fuerte.
  • Usa guantes de látex para protegerte de las propiedades corrosivas del NH3 sobre tu piel, sobre todo si tienes la piel sensible o atópica.
  • Emplea las cantidades recomendadas. Echar más cantidad de amoniaco no implica una mejor limpieza.
  • No mezcles amoniaco con lejía: la combinación de ambos produce cloramina, una sustancia que genera vapores altamente corrosivos para los pulmones y ojos.

¿Dónde no debo usar amoniaco?

Evita usarlo en superficies enceradas o barnizadas, como los suelos de parqué, muebles lacados o encerados, ya que podría ocasionar grietas u otro tipo similar de daños. El amoniaco es un producto altamente tóxico. Por ello, procura almacenarlo lejos del alcance de niños y animales y haz un uso razonable del producto, tomando todas las precauciones y siguiendo las instrucciones del fabricante.

Trucos caseros para usar amoniaco en la limpieza del hogar

El amoniaco es un químico potente para desengrasar, desinfectar y quitar los malos olores de la ropa, los suelos, el baño y muchas otras superficies. A continuación, te compartimos ocho usos y aplicaciones más habituales del amoniaco para el aseo de tu hogar.

1. Como desengrasante

Las propiedades del amoniaco permite que sea un fabuloso desengrasante. Con un chorrito de amoniaco y un paño será más fácil eliminar las grasas más duras y manchas de la encimera de la cocina, campanas y hornos. Los productos que contienen amoniaco puedes encontrarlos en los supermercados o la tienda más cercana de tu casa.

Por ejemplo, si tienes una fregona grasosa con aceite tras haber limpiado el aceite del suelo, lo mejor para desengrasar la fregona o los trapos de tu cocina es dejarlos a remojar en un recipiente con agua tibia y amoniaco durante una hora. Posteriormente, escurre los trapos o la fregona y límpiala con agua y jabón.

El amoniaco vertido en adecuadas proporciones es útil para el aseo de tus cocinas, ya que permita eliminar las manchas de grasa. Foto: captura/ Blogicasa

2. Como desinfectante

Es cierto que la lejía es superior cuando se trata de desinfectar superficies u objetos. Sin embargo, el amoniaco también tiene suficiente capacidad para eliminar bacterias, moho y otros organismos que se generan por la suciedad o humedad. Un caso muy notable es cuando hay cal en las mamparas. Para sacarla, el amoniaco te ayudará.

3. Elimina los malos olores

El amoniaco líquido es una muy buena opción para eliminar los malos olores que se generan en la ropa y en las toallas. Para ello, debes añadir un chorrito de amoniaco en el ciclo de lavado y verás cómo desaparece el mal olor de la ropa e incluso las manchas difíciles de tratar. Recuerda seguir las indicaciones del fabricante y de la etiqueta de la prenda para no dañar tu vestuario.

El amoniaco también ayuda a la limpieza de los electrodomésticos. Puedes usarlo en el aseo mensual de tu lavadora: añade un tapón de amoniaco durante el ciclo de lavado. En el caso de las lavavajillas, podría ser mejor el uso de bicarbonato de sodio y vinagre.

4. Para quitar las manchas de las alfombras

Si quieres quitar las manchas de líquidos en la moqueta o alfombra de tu casa, puedes usar amoniaco. Para ello, tienes que preparar una disolución de detergente amoniacal y agua y pulverizar la mezcla sobre la mancha.

Luego, con un paño frota sobre la mancha hasta que salga y deja que la alfombra seque bajo el sol o en un espacio con buena ventilación. Este truco casero también sirve para limpiar la tapicería del coche. Es eficaz y ahorrarás dinero.

Frotar las alfombras con un poco de amoniaco y agua tibia para mantenerlas limpias es una opción eficiente y económica. Foto: captura/ Hogarmanía

5. Amoniaco para limpiar la tapicería

Aquellos que tienen un auto saben la importancia de tener una tapicería y salpicadero en buen estado. Una muy buena opción para mantener estas de zonas de difícil limpieza con mucha pulcritud es usar amoniaco.

Incluso puedes utilizarlo para limpiar la tapicería de los muebles de tu casa. No olvides revisar detenidamente las instrucciones del fabricante antes de aplicar el producto sobre cualquier superficie.

6. Amoniaco para limpiar bronce, cobre y plata

Para limpiar los adornos de bronce y cobre puedes usar amoniaco. Para ello, prepara una disolución de amoniaco con agua (un tapón + 1 litro de agua tibia o fría) y humedece una bayeta de fibra y limpia los objetos hasta recuperar su brillo.

Recuerda que con el tiempo la plata pierde su brillo característico. Al limpiarlo con amoniaco, ten cuidado para no dañarlo. Debes preparar la fórmula en un barreño o cuenco con abundante agua tibia y un tapón de amoniaco. Luego, humedece un paño en la mezcla y limpia el objeto. Cuanto más rápido limpies el objeto de plata, mejor será, incluso si es muy grande.

El amoniaco ayuda a limpiar objetos de bronce, cobre y plata. Foto: captura/ @47iHuerta/ Pinterest

7. Amoniaco para limpiar cristales

¿Te parece algo novedoso? Este truco casero para limpiar los cristales de las ventanas o vidrios con amoniaco líquido es una muy buena opción. Para ello, echa amoniaco en un paño que no suelte pelusas, de preferencia que sea de microfibra, y luego frota sobre las manchas más duras. Verás los resultados inmediatamente y obtendrás una cristalería más limpia y brillante.

Si deseas una limpieza más frecuente, diluye el amoniaco siempre con agua. La cantidad usualmente usada es preparar una parte de amoniaco por dos de agua, y mejor si es tibia.

8. Amoniaco para limpiar los baños

¿Tienes moho en las cortinas de la bañera o azulejos? Descuida, el amoniaco será tu gran aliado. En un pulverizador, vierte un tapón de amoniaco y llénalo de agua. Luego, pulveriza la mezcla en los lugares donde esté pegado el moho. Deja que la mezcla haga efecto por un par de minutos, para que después puedas pasar una esponja o trapo.

Aclara con abundante agua fría y listo. Antes de iniciar a aplicar este truco casero con el amoniaco, lo recomendable siempre es mantener abiertas la puerta y la ventana del baño. También puedes limpiar la cal de las mamparas de la ducha, gracias que el NH3 funciona como un descalcificador muy eficaz. Solo diluye lo necesario de amoniaco en agua tibia y ponte guantes de látex.

Trucos caseros para limpiar el baño con amoniaco. Foto: captura/ Inmobiliaria Mirador