MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
QATAR 2022 - ¿Cuáles son los partidos de octavos de final?
COVID-19 - Quinta ola en Perú: nuevas medidas, casos y últimas noticias del Minsa
Datos lr

Descubre los lugares más increíbles del planeta a los que el hombre no debe ingresar

Conoce los sitios más riesgosos del mundo que se hicieron virales en YouTube, como la isla de las cobras en Sudamérica, donde las personas no pueden acceder por precaución.

Revisa cuáles son los lugares prohibidos del planeta que las personas no pueden visitar. Foto: composición de LR/ Nat Geo Wild/ Wikipedia/ Expansión
Revisa cuáles son los lugares prohibidos del planeta que las personas no pueden visitar. Foto: composición de LR/ Nat Geo Wild/ Wikipedia/ Expansión
La República

Existen lugares muy peligrosos en el mundo, ya sea por el riesgo que comprenden o porque la afluencia de turistas dañaría el lugar. Quizá vislumbras la posibilidad de viajar por avión porque has visto virales en YouTube que te explican un recorrido muy emocionante, incluso te animarías a usar barco u otro medio de transporte; sin embargo, está prohibido que las personas ingresen a los siguientes cuatro lugares.

Cuando hablamos de viajar, puede que te sientas atraído/a por aquellos espacios que se encuentran lejos del alcance del turista común: la adrenalina impulsa a conquistar el mundo. Pero recuerda que estos sitios peculiares son inseguros para las personas. A continuación, te contamos el porqué y todos los detalles.

1. El depósito de semillas más grande del mundo

En la isla remota de Spitsbergen, en el archipiélago ártico de Svalbard de Noruega, se encuentra el Banco Mundial de Semillas, una montana arenisca que alberga a 120 metros de su interior el depósito de semillas más grande del mundo.

El almacén tiene por objetivo resguardar todas las semillas posibles para que, en caso de un gran desastre mundial, haya una reserva de cultivos “que garantice la restauración de especies” y que permita a la humanidad volver a cultivar, informa la BBC.

La gran capa de hielo que bordea y cubre a la “bóveda del fin del mundo” permite la conservación de las semillas, ya que la isla está a tan solo 1.300 kilómetros del polo norte. No obstante, los científicos temen que el estado del lugar se agrave a consecuencia del cambio climático y el deshielo del permafrost.

A la fecha, el banco cuenta con 1 125 419 semillas, 5.481 especies y 89 bancos de genes, según la web del depósito. El lugar también es idóneo para esa tarea por su falta de actividad sísmica. Aunque las semillas estén almacenadas de la manera más segura posible desde la inauguración del búnker en 2008, no hay forma humana de comprobarlo.

Banco Mundial de Semilla en la isla Spitsbergen, en Noruega. Foto: captura/ Ecoinventos

2. Ilha da Queimada Grande: una isla venenosa

Ilha da Queimada Grande está a 35 kilómetros de las costas de de São Paulo y está habitada en su mayoría por serpientes, por lo que es conocida como Ilha das Cobra (la isla de las cobras). Según BBC, se calcula que hay una serpiente por cada metro cuadrado y se trata de la segunda mayor concentración de estos animales en una isla, superada solo por la isla Shedao (China).

La isla de cobras es un pequeño espacio rocoso, agreste, sin playas y de difícil acceso. Es famosa porque habita a una especie de serpiente altamente venenosa, la bothrops insularis, una víbora endémica de la isla con la cabeza en forma de lanza dorada, razón por la que el Gobierno de Brasil prohibió el ingreso a la Ilha das Cobra. Tan solo algunos investigadores la han visitado, siempre acompañados de un médico y ciertos protocolos.

La isla fue “descubierta” en 1532 por la expedición colonizadora de Martim Afonso de Souza. No obstante, su historia data desde su formación a finales de la última glaciación hace unos 11.000 años, cuando subió el nivel del mar, separando el cerro (que formaba parte de la Serra do Mar) del continente y convirtiéndolo en una isla.

Ilha das Cobras (isla de las cobras) o Ilha da Quemaida Grande de Brasil, peligroso lugar para viajar. Foto: captura/ La Vanguardia/ YouTube

3. Lascaux: la cueva francesa que encierra un arte valioso

En 1940, la cueva francesa de Lascaux fue descubierta por cuatro adolescentes que buscaban un perro que había desaparecido por un agujero en la tierra. Allí encontraron pinturas murales que retrataban animales, como caballos y ciervos.

La cueva de Lascaux tiene una antigüedad de unos 17.000 años aproximadamente y es uno de los recintos de arte prehistórico mejor conservados, con alrededor de 600 pinturas y 1.000 grabados en total. Pero en 1963, las visitas al público fueron suspendidas porque brotaba moho en las paredes de la cueva.

Réplica francesa de la célebre cueva de Lascaux, hogar de extraordinarias pinturas prehistóricas de 18.000 años. Foto: captura/ AFP/ YouTube

4. Uluru, la roca sagrada

Conocida como “el ombligo del mundo”, el Uluru es un monolito de 348 metros ubicado en el Parque Nacional Uluru-Katja (Australia). Si bien fue una atracción turística durante algunos años, los aborígenes indígenas anangu vieron cómo los turistas escalaban lo que para ellos es una roca sagrada y pidieron al Parque Nacional que los visitantes dejasen de subir al Uluru.

Este grupo de indígenas son los guardianes de la roca, por lo que el Parque Nacional respetó sus deseos y decretó que los turistas no subiera más al monolito a partir del 25 de octubre de 2019. Se puede visitar el Parque Nacional Uluru-Katja, pero en ningún caso se puede pisar o escalar la roca.

Uluru es conocida como Ayers Rock y el "ombligo del mundo". Era una atracción turística durante muchos años, pero se convirtió en un lugar que no se puede visitar. Foto: captura/ LocuraViajes

Sitios más peligrosos del planeta prohibidos para las personas

Lazy loaded component