Datos lr

Guerra en Ucrania: ¿cómo nació este país y cuáles han sido sus vínculos históricos con Rusia?

Durante varios siglos, Rusia y Ucrania han mantenido vínculos económicos, culturales e, incluso, territoriales.

Rusia y Ucrania formaron parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Foto: EFE
Rusia y Ucrania formaron parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Foto: EFE
La República

En la madrugada del 24 de febrero del 2022, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó a sus tropas atacar a Ucrania, país con el que comparte muchos vínculos históricos, pero también grandes conflictos. Conoce, a continuación, cómo nació dicha nación y cuáles han sido sus conexiones con Rusia.

Es importante resaltar que para entender mejor este conflicto es necesario comprender la relación histórica que existe entre Rusia y Ucrania, naciones ubicadas en el este de Europa y que durante el siglo pasado pertenecieron a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), aunque actualmente son adversarias.

¿Cómo nació Ucrania?

El origen de este país se remonta al siglo IX, cuando Kiev, la actual capital ucraniana, era el centro del primer Estado eslavo, creado por un grupo de escandinavos que se hacían llamar Rus. Ese gran estado medieval fue el origen tanto de Ucrania como de Rusia.

Rusia y Ucrania son países vecinos. Foto: Ámbito Financiero

Dicho territorito prosperó controlando las rutas comerciales hacia Constantinopla, la actual Estambul y entonces capital del poderoso Imperio bizantino. Sin embargo, el cambio en estos recorridos y las divisiones internas hicieron que el Rus se desintegrara hacia el siglo XIII. En los siguientes siglos, el territorio actual de Ucrania sería escenario de continuas batallas entre mongoles, húngaros y polacos, que finalmente pasarían a dominar casi toda la zona bajo la Mancomunidad de Polonia-Lituania.

En 1648, una alianza entre cosacos, tártaros y campesinos ucranianos logró expulsar a la Mancomunidad y establecer un estado independiente. Este tuvo una vida efímera y el territorio acabó dividido entre los dos grandes imperios en auge en la región por aquel entonces: el Imperio ruso y el Imperio austrohúngaro. Las condiciones de la región no cambiaron hasta la Revolución rusa y el final de la I Guerra Mundial, que supusieron el fin de ambos imperios.

Ucrania y su relación con la URSS

En octubre de 1917 empezó el periodo revolucionario en todos los territorios del Imperio ruso. Durante ese año se creó un bando nacionalista que trató de desarrollar un Estado ucraniano independiente, para lograrlo se enfrentó al Ejército Rojo soviético y al Ejército Negro anarquista, dirigido por Néstor Majno.

En 1922, Vladimir Lenin ganó la Revolución rusa. Foto: Revista Santiago

En 1922, el triunfo de la revolución fue un hecho y se formó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, también conocida como la URSS. Ucrania, Rusia, Transcaucasia y Bielorrusia fueron los miembros fundadores de este macroestado. Durante los casi 30 años que duró el régimen estalinistas, las políticas agrícolas generaron una terrible hambruna en Ucrania, conocida como Holodomor, que provocó millones de muertos.

Tras la II Guerra Mundial, Ucrania contó con un cierto grado de autonomía, por lo que fue miembro fundador de las Naciones Unidas en 1945. En 1954, la península de Crimea se incorporó a la República Socialista de Ucrania. En un futuro, esta adhesión causaría grandes conflictos con Rusia.

Ucrania y sus vínculos históricos con Rusia

Cuando en 1991, tras muchas tensiones, la URSS se disolvió, los países que la componían se hicieron independientes. Ucrania también votó en un referéndum masivo a favor de su consolidación como Estado propio. Así obtuvo su soberanía ese mismo año.

Sin embargo, durante las tres últimas décadas, la historia del país ha estado marcada por la inestabilidad económica y la pugna política. Esto debido a que existe mucha indecisión acerca del camino que tenía que tomar Ucrania: ir hacia la Unión Europea y occidentalizarse o mantenerse bajo la influencia de Rusia.

Los puntos álgidos de esta confrontación se dieron en el año 2014, cuando Rusia aprovechó una crisis política en Ucrania para enviar sus tropas militares a la península de Crimea, que formaba parte de dicho país. También impulsó levantamientos en dos provincias fronterizas con Rusia (Donetsk y Lugansk), convirtiendo esa parte del país en una zona de guerra durante muchos años. Los intentos de acuerdo en la ciudad bielorrusa de Minsk no sirvieron de mucho.

Protestas y barricadas en las calles de Ucrania en febrero del 2014. AFP

Con el tiempo, Rusia incrementó la presión y llevó a sus ejércitos a la frontera con Ucrania. Hasta este 24 de febrero, cuando se ha decidido a lanzar sus tropas desde diversos puntos de la frontera, bombardeando ciudades, aeropuertos y vías de comunicación.