¡REAL MADRID CAMPEÓN! - Merengues vencieron 1-0 al Liverpool y se quedaron con la 'Orejona'

¿Qué tienen en común Halloween, el Día de Todos los Santos y el Día de los muertos?

Estos 3 días que en conjunto reúnen algunas de las festividades más conocidas en el planeta están marcadas como fechas especiales en el mundo occidental desde hace siglos y tienen más cosas en común de lo que se pensaba.

La unión entre el mundo de los muertos con el de los vivos es la similitud más importante entre las celebraciones. Ya sea espíritus malignos, santos o nuestra familia. Foto: Drew Hays
La unión entre el mundo de los muertos con el de los vivos es la similitud más importante entre las celebraciones. Ya sea espíritus malignos, santos o nuestra familia. Foto: Drew Hays
La República

Cada año los últimos días de octubre y los primeros de noviembre se pone en manifiesto y se mezclan ancestrales y diversas tradiciones cristianas, paganas y modernas sobre todo en los países de cultura occidental. En estos tiempos de pandemia, la globalización tecnológica ha hecho lo suyo y podemos ver calabazas, calaveras, flores de Cempasúchil, cruces, decoraciones tenebrosas, disfraces, el pan de muerto o los caramelos llenando numerosas calles y casas.

Pero nos hemos puesto a pensar ¿cuál fue en realidad el origen de todas estas festividades: Halloween, el Día de Todos los Santos y el Día de los muertos?¿Si son celebraciones contrarias o pueden convivir juntas? ¿Cuáles son sus diferencias y similitudes?

31 de octubre: Halloween

Sus orígenes pertenecen a la cultura celta y a una festividad que se celebraba el 31 de octubre llamada Samhain (fin del verano), que era la época de buenas cosechas y el buen tiempo, que correspondía a los últimos días de octubre, y en la cual se creía que se abría un vínculo entre el mundo de los vivos y de los muertos, por eso se llevaban a cabo ofrendas y otro tipo de actividades que ayudaban a ahuyentar a los malos espíritus.

La costumbre de disfrazarse se cree que surgió de los celtas también que, disfrazados de espíritus, iban de casa en casa pidiendo comida y bebida. Con la conquista del territorio celta por parte del Imperio romano, el Samhain se mezcló con otras fiestas de origen romano como la Fiesta de la Cosecha y con el auge del catolicismo, esta fiesta pagana comenzó a llamarse la víspera de Todos los Santos, en inglés “All Hallow´s Eve”, que terminó por derivarse en “Halloween” tal y como hoy lo conocemos.

A Estados Unidos esta festividad llegó de manos de los emigrantes irlandeses en el año 1840, pero no fue hasta 1970 cuando tomó un carácter internacional debido a las películas y la televisión, y de ahí se propagó a todo el mundo y a conocerse como el día de las brujas.

A Estados Unidos, Halloween llegó de manos de los emigrantes irlandeses en el año 1840, pero no fue hasta 1970 cuando tomó un carácter internacional debido a las películas y la televisión. Foto: El Cronista

1 de noviembre: Día de todos los santos

Su origen más remoto se encuentra en Antioquía (Turquía), en el domingo antes de las fiestas de Pentecostés. En tiempo de la persecución a los cristianos, la Iglesia primitiva solía rendirle honores a los mártires que morían por profesar la fe. En la gran persecución del Imperio Romano, dirigida por Diocleciano y Maximiano en el 303, se abolieron todos los derechos legales de los cristianos y todas las prácticas relacionadas a la religión, por lo que todos los que profesaban la fe cristiana fueron perseguidos.

Por esta razón, el número de mártires que fueron atacados y asesinados creció de una manera exponencial, obligando a la iglesia a seleccionar un día que recordase estas muertes y su significado para la institución católica. El papa Gregorio III, durante su mandato en la iglesia, entre los años 731 y 741, escogió el 1 de noviembre para la conmemoración de la vida de los santos. Pero fue hasta el siglo IX, en que el papa Gregorio IV extendió esta festividad a toda la iglesia, y se popularizó como una celebración a la memoria de todos aquellos que habían consagrado su vida a Dios.

Fue en el siglo IX, en que el papa Gregorio IV extendió el Día de todos los Santos como una celebración a la memoria de todos aquellos que habían consagrado su vida a Dios. Foto: Aciprensa

2 de noviembre: Día de los muertos

Esta festividad se celebra desde la época prehispánica en México en la cual se rendía culto a la Dama de la Muerte, llamada “Mictlantecuhtli”, que habitaba el inframundo, el “Mictlán”. La fiesta se conmemoraba en el noveno mes del calendario solar y duraba hasta un mes entero.

Con la llegada de los españoles, la celebración se movió al 2 de noviembre para que iniciara con las festividades católicas del Día de todos los Santos (1 de noviembre), se extendió a otros países colonizados y se mezcló también con las costumbres católicas; así, aparecieron nuevos símbolos y significados, como la cruz de flores (de Cempasúchil) que hoy en día conmemora el recuerdo a los antepasados.

Con la llegada de los españoles, la celebración del Dia de los Muertos de México se extendió a otros países colonizados y se mezcló también con las costumbres católicas. Foto: El Economista

¿Cuáles son las similitudes entre estas 3 fechas?

  • La unión entre el mundo de los muertos con el de los vivos es la similitud más importante entre las celebraciones. Ya sea espíritus malignos, santos o nuestra familia.
  • A pesar de ser fechas asociadas a la oscuridad, la luz tiene un papel importante, pues desde los orígenes de las celebraciones se acostumbraba a encender velas para iluminar el paso de los muertos en el de los vivos y orar por sus almas.
  • La calavera, la parca, la muerte, la catrina (no importa cómo le llamen), la figura que representa al esqueleto humano es una figura simbólica en estas fechas al igual que en la cruz por la tradición cristiana.
  • Y aunque en cada lugar se le pueda dar un significado diferente a cada una de estas celebraciones se suele compartir historias, comer, beber, bailar y orar en honor a nuestros antepasados ya sea en nuestras casas o llenando las calles.

La calavera, la parca, la muerte, la catrina (no importa cómo le llamen), la figura que representa al esqueleto humano es una figura simbólica en estas fechas. Foto: Garza Blanca