La princesa Mako abandona la realeza tras casarse con su novio ‘plebeyo’

Cuatro años después del anuncio de su compromiso, Mako contrajo nupcias con Kei Komuro.

Con la renuncia al título de Mako, el número de miembros de la familia imperial se reduce a 17. Foto: AFP
Con la renuncia al título de Mako, el número de miembros de la familia imperial se reduce a 17. Foto: AFP
La República

Comienza una nueva etapa en la vida de la exprincesa de Japón Mako. La sobrina del emperador Naruhito e hija del príncipe heredero Akishino ha dado el “sí” a Kei Komuro, tras cuatro años de su polémico compromiso.

Con esta boda, Mako renuncia a su estatus real, pues según la ley japonesa, los miembros femeninos de la familia imperial pierden su posición si se casan con un ‘plebeyo’, aunque esa regla no aplica a los miembros masculinos.

Ahora se espera que los recién casados se muden a la ciudad de Nueva York, en donde Komuro trabaja en un bufete de abogados.

PUEDES VER: ¿Qué se sabe de la princesa de Japón que renunció a la realeza para casarse con un plebeyo?

El polémico compromiso

Mako y Kei Komuro anunciaron su compromiso en el 2017 y desde ese momento su unión estuvo en el ojo de la tormenta debido, principalmente, al problema económico de la madre de Kei.

Su expareja la acusa de no devolver más de 4 millones de yenes (unos 35.000 dólares), suma que supuestamente le pidió prestada para financiar parte de la educación de su hijo. La polémica generó un gran revuelo y causó una grave crisis en Palacio. En 2020, Akishino, padre de Mako y príncipe heredero de Japón, dio su aprobación a la boda, aunque poniendo como condición que el conflicto financiero se resolviera, lo que también fue muy cuestionado.

Mako en el día de su boda. Foto: AFP

Según lo informó la Agencia Imperial, el intenso escrutinio mediático y las críticas de determinados sectores sociales contra Mako y Kei Komuro ocasionaron que la princesa padezca un síndrome de estrés postraumático.

PUEDES VER: La princesa Mako de Japón contrajo matrimonio y abandonó realeza

Para no generar más controversias, Mako ha transmitido al Gobierno su intención de renunciar a la suma de 150 millones de yenes (1,16 millones de euros) que suele concederse a las mujeres de la Familia Imperial que contraen matrimonio y abandonan la institución, señalaron fuentes gubernamentales a la agencia local Kyodo.

La boda

Durante la boda celebrada este 26 de octubre, Mako no siguió ninguna de las tradiciones reales. No utilizó el kimono de seda tradicional de doce capas, tampoco participó en el ritual de purificación, ni en el recorrido por las calles de Tokio tras la ceremonia. En su lugar, llevó un sencillo traje en un tono verde pálido y un pequeño bouquet de rosas.

La unión se redujo a la inscripción de la pareja en el registro civil. Luego los recién casados asistieron a una rueda de prensa en donde confirmaron a todo el mundo el mutuo amor que se profesan.

Lazy loaded component
PUEDES VER: Princesa Mako: ¿quién es su esposo Kei Komuro?

“Siento los inconvenientes que he causado y estoy agradecida por el apoyo que he recibido. Para mí, Kei es irremplazable, el matrimonio era una opción necesaria para nosotros”, señaló Mako.

Kei Komuro, por su parte, menciono que quiere pasar toda la vida junto con Mako.

La despedida real

Debido a la decisión de casarse con Komuro, Mako ha tenido que renunciar a muchas cosas: a sus privilegios, a su título y al Palacio.

Mako se despide de su hermana. Foto: AFP

PUEDES VER: Japón: princesa abandonará la realeza y renunciará a más de un millón de dólares para casarse

Por eso ha sido especialmente significativa la despedida con su familia que ha tenido lugar a las puertas de su residencia. Este adiós estuvo marcado por el ceremonial japonés, pero también por la emotividad: antes de meterse en el coche, Mako dirigió una respetuosa reverencia hacia sus padres, Akishino y Kiko, pero con su hermana Kako no pudo contener un cariñoso abrazo.

Mako, que ya no será conocida como princesa, no es la primera mujer en su familia en dejar la realeza japonesa. En el 2005, su tía y única hija del emperador Akihito, Sayako, renunció a su status real cuando se casó con el urbanista Yoshiki Kuroda.

Con la renuncia al título de Mako, el número de miembros de la familia imperial se reduce a 17 y solo tres de ellos son varones y forman parte de la línea de sucesión.