¿Es recomendable sustituir los aceites vegetales por productos alternativos?

Patricia Chávez, especialista en nutrición, da alcances al respecto y consejos para un mejor uso de estos productos y si deben o no ser sustituidos.

El aceite es uno de los productos de primera necesidad que se incrementaron en cuanto al costo en los últimos días. Conoce qué dicen los especialistas al respecto. Foto: Jesus Robles / URPI-LR
El aceite es uno de los productos de primera necesidad que se incrementaron en cuanto al costo en los últimos días. Conoce qué dicen los especialistas al respecto. Foto: Jesus Robles / URPI-LR
Janier  Golac

El aceite vegetal es importante para la cocción o fritura de los alimentos, ya que su composición de ácidos grasos son mucho más saludables. Aunque no todos funcionan para cada receta, algunos son mejores para hornear, mientras que otros para freír o ensaladas. La República conversó con la Lic. Patricia Chávez Agurto, especialista de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Privada del Norte, sobre el uso de estos productos en la cocina.

“Los aceites vegetales tienen un perfil mucho más adecuado en cuanto a composición de ácidos grasos, es decir son mucho más saludables. Por ejemplo, si comparamos un aceite de canola, de sacha inchi, girasol, incluso el aceite de oliva van a tener más omega-3, 6 y 9″ sostuvo Chávez.

Al ser consultada sobre qué productos recomienda como alternativa para reemplazar los aceites vegetales, la especialista dijo: “Cuando hablamos de aceites alternativos el perfil cambia, por ejemplo el aceite de coco o almendras no tiene los ácidos esenciales, sino otro tipo. Estos al ser consumidos en trasformaciones o porciones mayores cambian. Como toda grasa en exceso puede ser perjudicial para la salud”.

¿Con qué productos se puede reemplazar el aceite vegetal?

Chávez Agurto manifestó que no hay reemplazo adecuado para el aceite vegetal, ya que son los más saludables dentro de todos. “Lo que sí podemos hacer es buscar los aceites económicos, pero que se mantengan en el rubro de vegetales”, agregó.

Con respecto al uso de algunos productos como el aceite de oliva extra virgen, la experta dijo que es una buena alternativa por su alto contenido en omega, pero el precio no está al alcance de la mayoría. “No considero en este momento optar por ese producto. Es más, este no se recomienda para frituras, sino para ensaladas”, aclaró.

Aceites como el de coco, sédano o palta no son recomendables en todas las preparaciones, ya que se sigue estudiando sus perfiles. Estos pueden ser utilizados con mucha cautela en ciertas ocasiones y de acuerdo al estado de salud de cada persona. Para optar por ellos se tiene que consultar primero a un especialista y tras una evaluación el médico dirá si puede o no consumirlas”, añadió.

Recomendaciones para un mejor uso de los aceites vegetales

El aceite es uno de los productos de primera necesidad que se incrementaron en cuanto al costo en los últimos días debido a la coyuntura internacional y la subida del dólar. En ese sentido, la especialista recomienda lo siguiente: “Si lo que nos preocupa son los precios de estos alimentos, empecemos a dosificarlos mejor. Estamos acostumbrados consumir mucho aceite en las comidas y eso hay que cambiar”.

También aconsejó balancear la alimentación, dejando las frituras por preparaciones que no requieran de aceite como al vapor, pollo a la plancha con poco aceite, incluso, con las papas fritas.

También indicó que los compones de grasa las puedes encontrar en el pescado, ya que contienen el nutriente que tu cuerpo necesita. En productos como la palta apoyó consumirlas en su estado natural y no transformado en aceite.

¿Es recomendable reutilizar el aceite?

En cuanto al uso del aceite varias veces, muy común en algunos cocinas, Chávez dijo que “no es para nada recomendable hacer la reutilización de los aceites, porque cuando se caliente cambia su perfil y sus componentes y se forman compuestos que no son saludables”.

Asimismo, agregó que es dañino para el cuerpo y su consumo puede acarrear a padecer alguna enfermedad cardíaca o problemas con el aumento del triglicérido y el colesterol.

Lo ideal es usarlo una vez y poco, de esa manera se evita desperdiciar. Ya para desechar es colocarlo en una bolsita o frascos para el proceso final a través de las entidades correspondientes, pero no tirar a los caños, ya que son una fuente de contaminación.