¿Por qué se hacen bromas en el Día de los Inocentes?

La República

larepublica_pe

28 Dic 2020 | 11:51 h
La diversión del Día de los Inocentes está relacionada a una antigua fiesta pagana. Foto: EFE
La diversión del Día de los Inocentes está relacionada a una antigua fiesta pagana. Foto: EFE

El 28 de diciembre es un día de bromas y chistes vinculados a un rito pagano conocido como “fiesta de locos”.

Después de Navidad y antes de que llegue Año Nuevo, se celebra el Día de los Santos Inocentes, o simplemente Día de los Inocentes, una fecha de origen cristiano que es celebrada en diferentes partes del mundo, pero que es más conocida por la tradición de hacer bromas de toda clase.

El origen de esta fecha se relaciona a la conmemoración a los cientos de niños que fueron asesinados en Belén por órdenes del rey Herodes, según la Iglesia Católica .

De acuerdo a lo relatado en el Evangelio de San Mateo, la historia comienza cuando unos magos llegan a Jerusalén en busca del futuro Rey de Israel que, según ellos, acababa de nacer. Estos sabios explicaron que habían visto aparecer su estrella en el oriente y recordaron la profecía del Antiguo Testamento que decía: “Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones”.

El rey Herodes, temeroso por perder el trono, y al verse engañado por los sabios del oriente que habían prometido proporcionarle el lugar exacto del nacimiento de Jesús, mandó a matar a todos los niños menores de 2 años.

En ese momento, un ángel le avisó a José que huyera a Egipto, para salvar la vida del hijo de Dios de la masacre de los Santos Inocentes. La Iglesia católica recuerda cada 28 de diciembre el día de la matanza de niños.

¿A qué se debe la costumbre de hacer bromas por el Día de los Inocentes?

Durante la Edad Media, cuando el cristianismo pasó a ser la religión oficial del Imperio romano, se reemplazaron progresivamente las fiestas paganas por celebraciones cristianas. La conmemoración de la matanza de los Santos Inocentes se fusionó con un rito pagano conocido como la “fiesta de los locos” y que se celebraba entre Navidad y Año Nuevo.

Durante dicho festejo pagano, en Francia, Alemania, Inglaterra y otros países europeos, los clérigos, diáconos y sacerdotes entraban enmascarados a los templos, vestidos de bufones o con trajes de mujeres y cantaban y danzaban.

De esta manera, la conmemoración por la matanza de los niños en Belén se relacionó con las celebraciones de la “fiesta de los locos”.