Seis razones por las que Spotlight mereció el Óscar a 'Mejor película'

Plataforma_glr
29 Feb 2016 | 10:18 h

La película del director Thomas McCarthy fue una de las sorpresas de la ceremonia que se llevó a cabo el domingo. 

 
Spotlight es la historia de un grupo de periodistas que descubre uno de los secretos mejores guardados del Vaticano: los abusos sexuales cometidos por sacerdotes durante años en Boston, Estados Unidos. No fue sorpresa sus seis nominaciones, pero lo que nadie esperó fue cuando Morgan Freeman la anunciara como ganadora a ‘Mejor película’. Minutos de asombro entre los presentes.
 
 
Estas son las claves de por qué se llevó con justa razón el galardón de la noche. Empecemos: 
 
1) Filmada de manera sutil y con suma sencillez, el trabajo del director,Thomas McCarthy, fue increíble. Hasta en el detalle de recrear exactamente las oficinas y pasadizos del Boston Globe. Dicen que en lo simple está el detalle.
 
2) El guión escrito por McCarthy y Josh Singer es excelente, no aborda la pederastia con los típicos clichés de montruos y seres sociópatas; toda la película se basa en las emociones, confusiones e impotencias de los protagonistas, buscando la verdad, la justa verdad. 
 
3) La película es una oda al periodismo de investigación. Mientras que trascurre los minutos, los reporteros escarban donde nadie se había atrevido y se vuelve una crónica de cómo se debe informar e investigar pese a la desfachatada censura.
 
4) Spotlight es una película que nunca aburre, y todo ello es también crédito de las actuaciones. No es en vano que haya ganado como ‘Mejor reparto’ en premios como el de ‘Sindicato de actores’. Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Brian d'Arcy James y Liev Schreiber son piezas claves en el engranaje de la cinta. 
 
5) Es una constante denuncia y un grito para los que callan. McCarthy acusa sin alegorías sino directamente a los padres que callan, a los abogados que cubren y a la prensa que no va más allá y se queda en el mundo de Facebook y Twitter.
 
6) Y lo más importante, está basada en hechos reales que son crueles como para que, quién vea este film se sienta interesado y afectado emocionalmente.
 
Gran película que es indispensable de ver y que es muy probable que se vuelva un clásico del cine actual . Por cierto, estas fueron las palabras de Michael Sugar, productor del film al recoger el Óscar: “Papa Francisco, es hora de proteger a los niños y restablecer la fe", la frase controversial de la noche.