MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
QATAR 2022 - ¿Qué equipos se enfrentan este miércoles y por dónde ver los partidos?
Cultural

Primicia de hija de Gabo se conoció primero en México

Revelaciones. Hace siete años, en una revista del país del norte, se ventiló este secreto, pero no trascendió. Aquí la historia editada de un artículo de El País.

En agosto no nos vemos, la última novela de García Márquez (que no alcanzó a publicar), es sobre una mujer casada que viaja todos los años a una isla donde conoce a su amante. Foto: difusión
En agosto no nos vemos, la última novela de García Márquez (que no alcanzó a publicar), es sobre una mujer casada que viaja todos los años a una isla donde conoce a su amante. Foto: difusión
Cultural LR

Camila Osorio. El País

Siete años antes de que el diario cartagenero El Universal hiciera viral su noticia sobre la historia secreta de Indira Cato, la hija desconocida de Gabriel García Márquez, un pequeñísimo medio local en la ciudad mexicana de San Luis Potosí ya se había atrevido a lanzar la primicia. Lo hizo primero en julio de 2015 y la republicó en 2019. Pero ahí se quedó, solo para lectores locales, muy lejos de la viralidad internacional y de la polémica sobre contar o no la vida secreta del escritor y su hija.

“Indira Cato: la hija no reconocida de Gabriel García Márquez” se titulaba el artículo en Expresión San Luis, una revista local fundada en 2006 por Lucero Aguilar Fuentes, una mujer de 50 años, oriunda de Ciudad Juárez, quien se define a sí misma como activista feminista. En el año 2000, cuenta en su medio, Aguilar trabajó como directora de comunicación de la delegación de Coyoacán, una alcaldía en Ciudad de México, y allí conoció a Susana Cato, guionista y periodista, madre de Indira y quien en ese momento era directora de cultura. Las dos habían llegado a trabajar allí con la actriz María Rojo, delegada entonces de Coyoacán. El artículo viene acompañado de fotos de las tres en la Ciudad de México hace casi 20 años.

“Me contó del amorío de Susana con el premio Nobel de literatura y aseguró que ambos tenían una niña de nombre Indira”, dice en el texto Aguilar sobre lo que le cuenta Rojo. Luego ella misma habla del tema con Susana Cato, confirmando una historia muy similar a la que contó en enero el periodista Gustavo Tatis en El Universal. “Me contó que se habían conocido en La Habana, a principio de la década de los ochenta, cuando él impartía el taller ‘Cómo contar un cuento’”, dice el artículo.

Pero, a diferencia del artículo de El Universal que dice que a Gabo “no le alcanzó la vida para reconocerla” y “no pudo escapar a los hados del destino”, Aguilar describe a García Márquez como un hombre “muy machista” que no quería reconocer con su apellido a la niña. “Susana quedó embarazada, situación que a él le molestó, por lo que se dejaron de hablar mucho tiempo”, dice sobre Cato y el escritor. “Se reencontraron cuando la nena tenía unos tres años”. (...).

“Sí me desanimó un poco que no llamara la atención”, cuenta Aguilar a El País sobre su primicia ignorada. “Quienes sabían de esta noticia son todos los de la revista Proceso, pero protegían a García Márquez porque Don Julio Scherer [fundador de Proceso y fallecido en 2015] era íntimo amigo de García Márquez. A partir de ahí, nadie de la revista iba a publicar esto, que ellos lo conocen mejor que yo, porque vieron el embarazo de Susana, vieron a Gabriel García Márquez ahí, vieron a Indira. Y de hecho la tutela de Indira la asume un amigo de Susana, Armando Ponce, editor de cultura de Proceso”.

Aguilar aclara que no habla de una tutela legal, sino más bien que Ponce fue una figura paterna para Indira Cato. Armando Ponce es aún editor cultural de Proceso, medio en el que han escrito las dos Cato. Al ser consultado por El País, Ponce también prefirió no ser entrevistado. “Es un tema personal”, respondió. (...).

Silencio. Indira Cato, la hija oculta de Gabo, no quiso hablar para El País, tampoco su madre. Asimismo, amigos y familiares del Nobel, que sabían de su existencia, optaron por el silencio. Foto: difusión

Tatis dice en su reportaje que no publicó nada antes “por respeto a Mercedes Barcha y lealtad a Gabo”. Pero no deja claro allí por qué considera que es de interés público revelarlo después de que los dos hayan fallecido. Aguilar, por su lado, no duda de que sí es de interés público. “Porque siempre llama la atención la vida de una figura del nivel de Gabriel García Márquez, contar que es un hombre tan común como todos los demás machistas”, dice ella a El País. “El hecho de que fuera un premio Nobel, el hecho de que fuera el mejor escritor contemporáneo, no le quitaba ser un vulgar macho”.

La figura de Gabo ha quedado entre la del “vulgar macho” que refiere Lucero Aguilar y la del “padre amoroso y dulce” que asegura Gustavo Tatis que fue. El biógrafo de Márquez, Gerald Martin, que tuvo recientemente que defenderse por no haber publicado el secreto de la hija en su libro en 2008 (“yo no sabía nada de una posible hija del escritor en aquel entonces”), cuenta que cuando escribió de otra infidelidad del escritor a Mercedes Barcha lo hizo después de haber podido contar con el testimonio de esa amante, Tachia Quintana. Ella sí accedió a contar su historia. Pero además, dice Martin, él decidió incluir esta historia personal a pesar de que Gabo y su esposa no querían porque ella “había inspirado varios personajes importantes y sendos temas centrales en la obra narrativa de García Márquez”. (...)

Sin el escritor colombiano, es difícil saber si las Cato también inspiraron algunas de sus reflexiones, pero el amor y la infidelidad fueron sin duda temas que le interesaron hasta el último día. (...).

En agosto no nos vemos, la última novela de García Márquez (que no alcanzó a publicar), es sobre una mujer casada que viaja todos los años a una isla donde conoce a su amante. En El amor en los tiempos del cólera (1985), el protagonista Florentino Ariza dice mantenerse fiel a la mujer que ama profundamente, pero esto no le impide acostarse con quien desee. Diatriba de amor contra un hombre sentado (1987) es un monólogo escrito para teatro en el que una mujer le reclama una larga infidelidad a su marido. “Solo Dios sabe las que he pasado para no prestar oídos a los chismes de sus aventuras”, le reclama en un momento la protagonista.

La noticia de la hija de Gabriel García Márquez siempre fue solo eso entre periodistas: chismes. Los protagonistas prefieren no hablar con la prensa, así que la noticia está filtrada por lo que alcanzan a reportear o recordar dos viejos amigos. El día en que la escritora Susana Cato y la cineasta Indira Cato quieran afilar su pluma o enfocar su cámara no necesitarán de periodistas desleales o leales para contar su historia. Las dos, se alcanza a percibir por lo que han publicado estos años, sabrán si realmente vale la pena o no dar la verdadera primicia.