Joaquín Sabina dejó legado al Instituto Cervantes

Arte visual. Cantautor español dejó en la Caja de Letras del Cervantes su colección de la revista Sur, manuscrito de una canción, su libro Cientos volando y su sombrero bombín.

Sabina ha dicho que no volverá a los escenarios “mientras que la gente esté con mascarilla y no pueda levantarse a fumar o tomar una copa”. Foto:
Sabina ha dicho que no volverá a los escenarios “mientras que la gente esté con mascarilla y no pueda levantarse a fumar o tomar una copa”. Foto:
Agencia EFE

Madrid.

Con la convicción de que a sus 72 años no se ha convertido en un “hijo de puta”, el cantante español Joaquín Sabina dio a conocer su gran faceta de bibliófilo al dejar en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes no solo su icónico bombín, sino su colección completa de la revista literaria argentina Sur (1931-1992).

He escrito un libro, he tenido dos hijas y en Rota trasplanté un olivo, no me falta nada y estoy moderadamente en paz conmigo mismo, teniendo en cuenta que la gente de mi generación pensábamos que no íbamos a ser nunca adultos porque los adultos eran siempre unos hijos de puta”, dijo.

“Así que he llegado a los 72 años y aún no me considero un hijo de puta, y con eso me basta”, expresó Sabina tras guardar su legado en la cámara acorazada del Instituto Cervantes, que acoge los de numerosos artistas.

PUEDES VER: Joaquín Sabina sobre su regreso a los escenarios: “Será para decir hola y adiós”

Una institución que considera “su casa”, ya que para él “ahora que se dicen tantas tonterías sobre la muerte de España, nuestra mayor riqueza es el idioma”, destacó momentos antes de llenar al completo su caja.

En concreto, ha querido acompañar a esta colección de la revista argentina Sur con el manuscrito de su canción “Se llama Soledad”, así como con cuatro dibujos de gallos de pelea y otros dos de “una pareja asturiana”, y la primera edición de su libro Ciento volando.

Pero el cantante y coleccionista de libros ha querido también legar fotos “personales” de sus amigos: Vargas Llosa, García Márquez, así como otra donde aparece junto a sus Luis García Montero, Almudena Grandes, Benjamín Prado, entre otros.

PUEDES VER: Mincul premia a organización de Festival de Cine de Trujillo

Según contó, cuando el director del Cervantes, Luis García Montero –su “hermano”–, le pidió que dejara su legado en el Instituto, le dijo que eligiera si la colección de la revista Sur la quería para él o para la institución que dirige: “Y él, con una generosidad no frecuente, entre los bibliófilos, eligió que se la diéramos al Cervantes”.

“Luis y yo hemos competido siempre en ver quién tenía más primeras ediciones y libros valiosos”, añadió.

En palabras de García Montero, cuando se planteó el legado de Sabina, le surgió “una precaución”: “todo el mundo sabe que somos amigos desde hace mucho tiempo, hermanos, y va a parecer que le estoy haciendo un homenaje a un hermano, pero era una precaución innecesaria porque es uno de los grandes referentes y porque cuando se lo ofrecí, su generosidad ha servido no para hacerle un homenaje a él sino para que él le haga un homenaje al Instituto Cervantes”.

Escenario en espera

Sabina ha dicho también que no volverá a los escenarios “mientras que la gente esté con mascarilla y no pueda levantarse a fumar o tomar una copa”.

PUEDES VER: Unesco inaugura Centro de Interpretación del Patrimonio Cultural en Ayacucho

“No pienso volver a los escenarios mientras la gente esté con mascarilla o no pueda levantarse o fumar o tomar una copa y me temo, sobre todo en Latinoamérica, que no será hasta dentro de un año y medio. Pero sí volveré a decir hola y adiós”, expresó.

“No he tenido COVID, me he portado como un ciudadano ejemplar, he seguido fumando y bebiendo y me siento bien”, manifestó el trovador.