Festival de Cine de Lima: rebeldes y valientes

Mujeres en el cine peruano. Exposición visibiliza el trabajo de 390 de ellas detrás de cámaras desde 1913 a 1992.

Rodajes. Mocha Graña en 1966. Foto: difusión
Rodajes. Mocha Graña en 1966. Foto: difusión
Estefany Barrientos

El cine ha sido “jerárquico y desigual”, pero en ese escenario las mujeres han tenido las mayores dificultades. Gabriela Yepes es la curadora de la muestra ‘Rebeldes y valientes’ del Festival de Cine de Lima, un viaje para recuperar la historia de las mujeres en el sector, de 1913 a 1992. “Como el cine es un arte, también es un espacio de libertad”.

Mujeres en el cine peruano.

Con la trayectoria de Mocha Graña, Nora de Izcue, Marcela Robles, la muestra (festivaldelima.com) está dividida en cine mudo, cine sonoro, el cine a partir de la Ley 19327 (para fomentar la industria cinematográfica nacional) y 390 Rebeldes. Son alrededor de 110 que ocuparon jefaturas de áreas entre 1972 y 1992. “Las mujeres que hacían cine en los 70 y 80 empezaban a viajar mucho, había mucho cine documental. Empezaron a conocer otros países, otras cinematografías. Hacían también trabajo político, gremial. De pronto se les abrió el mundo, un mundo de artistas comprometidos con la política. (El cine) replicaba cierta forma de subordinación, pero permitió un crecimiento personal, una construcción de una identidad diferente a lo que sus mamás habían vivido”.

Mujeres en el cine peruano.

El primer desafío era visibilizar a aquellas mujeres de las que su trabajo no se encuentra en archivos. “Algunas hicieron cine y lo dejaron, otras se dedicaron a la publicidad. Cuando me acerqué a las familias, guardaron, por lo general, un grato recuerdo. Quedaba en los hijos y los nietos una memoria de la experiencia. En realidad, era lo único que había, la memoria, porque no queda ni la película ni el guion, nada. Parte del trabajo era recuperar los nombres y decir: estas fueron”.

Yepes coincide en que esta exposición llega en un momento importante. “La revolución feminista que estamos viviendo, influenció muchísimo en mí para decir: ‘Ya, vamos a convertir una idea en un mapeo histórico’. Si no hubiera habido toda esta teoría de género y toda la investigación que existe de las mujeres en el Perú, no tendríamos las herramientas teóricas para mirar el pasado y el porqué de hacer algo como esto”.

Aunque no cree que todas hayan sido feministas, agrega que sí pusieron los cimientos. “Estabas en un mundo de hombres. Un día tenías que estar en un rodaje en la selva y tenían que hacerte caso. Luego tenías que pedirle al general que te abra el almacén del Ejército.

Ellas tuvieron que lidiar con sus matrimonios y con la maternidad. Si esas chicas no hubieran hecho eso, ahora sería más difícil hacer cine. Por cada directora que gane un premio, hay años de mujeres que han estado ahí. Pero como eso no nos han enseñado, no lo tenemos en el ADN. Ojalá que en el futuro se incorporen esos temas”.

El año pasado el festival anunció la salida de Alexander Payne del jurado, tan pronto cuando se hizo pública una acusación de abuso. En ese sentido, sostiene que hay cambios. “Estamos en un momento de cambio para bien, cultural y social. Antes pasaba desapercibido, ahora es un escándalo”.

Yepes tiene pendiente una investigación desde 1993 hasta antes de la pandemia. “Vienen otras etapas: cine regional, las mujeres que se fueron y volvieron a filmar acá. Luego se establece el modelo neoliberal, qué pasó con las mujeres en los 90. Todo eso hasta la llegada de la COVID-19 que para mí es otro corte importante”.

Mujeres en el cine peruano.