VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo RETIRO AFP - Todo lo que debes saber sobre la ley firmada ayer por Pedro Castillo

Discerpo, una novela que refleja una sociedad sin sentimientos

Entrevista. Víctor M. Lozada es un escritor arequipeño y su libro Discerpo se asemeja a muchas realidades durante la actual pandemia de la COVID-19.

Trabajo. Víctor M. Lozada en su libro Discerpo, visualiza una sociedad sin sentimientos que es atacada por un virus.
Trabajo. Víctor M. Lozada en su libro Discerpo, visualiza una sociedad sin sentimientos que es atacada por un virus.
Alexis Choque

Discerpo es una novela que contextualiza una pandemia mental. Su autor, el arequipeño Víctor M. Lozada, la escribió en 2017, visionando como sería el mundo si un virus afectara los sentimientos y emociones de los humanos. Su relato se asemeja a muchas realidades o situaciones vividas durante la actual pandemia de la COVID-19.

¿Qué pasaba por tu mente cuando te surgió la idea de esta novela?

El 2017 yo vivía en Kuala Lumpur (capital de Malasia) y estaba en un momento en mi vida en que tenía que tomar varias decisiones muy importantes, pensaba si era buena idea regresar al Perú, situaciones sentimentales, eran decisiones muy cargadas de sentimientos. Así que comencé a preguntarme que pasaría si es que yo no tuviera sentimientos, ¿podré tomar mejores o peores decisiones?

¿Y cómo contextualizaste ese momento con una pandemia?

Me puse a pensar qué pasaría si tuviera una conversación conmigo mismo, pero que ese otro yo no tenga sentimientos, visualice esa escena y me pareció interesante así que surgió la idea de ¿qué pasaría si todos en el mundo comiencen a perder sus sentimientos y emociones? Y como no quería que pareciera algo sobrenatural, pensé que un virus podría generar esos efectos en las personas.

¿Qué situaciones parecidas has encontrado entre la actual pandemia que vivimos y aquello que imaginaste?

Visualice cuarentenas, huelgas en contra de esta medida, máscaras, un montón de recetas caseras que salían en internet que te aseguraban que iban a curar el virus, desinformación en los medios de comunicación. Todo esto comencé a imaginar sin saber que tres años después íbamos a estar viviendo exactamente varias escenas que están escritas en mi novela.

Y el virus que tú contextualizas ¿escapa de la realidad o es posible según la ciencia?

La parte fisiológica de las emociones es sumamente complicada dentro del cerebro y científicamente es imposible que un virus ataque la capacidad de los sentimientos y emociones. Pero para contrarrestar esto, lo puse un poco ambiguo a la ciencia. En mi relato se sabía que había un virus que afectaba a las personas, pero no se sabe cómo surgió.

¿Y qué efectos generó entonces este virus en tu novela?

Imagínate una sociedad donde las personas no puedan tener felicidad, tristeza, enojo, aburrimiento, ni ningún otro sentimiento. Y algo que me pareció interesante escribir es cómo líderes de naciones comienzan a ser afectados por este virus ¿qué clase de decisiones gubernamentales pueden ser tomadas por personas que no tienen sentimientos? Imagínate que la mayoría de países estén gobernados por psicópatas.

Las pandemias sacan la peor y lo mejor de las personas ¿concuerdas?

Si tú haces esa relación, automáticamente ya pones sentimientos ahí. Lo peor de nosotros son acciones que causan sufrimiento a otras personas y lo mejor es aquello que genera felicidad en otras. Pero imagínate un mundo donde no puedas causar sufrimiento ni felicidad.

¿Tú historia gira en torno a un personaje principal?

La novela está escrita en primera persona, es un reportero que decide relatar todo lo que está viviendo en pandemia incluso estando infectado. Fue todo un reto para mí, cómo hacer que una persona relate un pasado suyo cuando tenía sentimientos, pero ahora no los tiene.

Está es una novela distópica ¿cómo se entiende eso?

Algo distópico es algo que visualizas que va a suceder donde todo es un caos, hay mucho sufrimiento, todo va mal.

¿Cuál es el mensaje a fondo que quieres transmitir?

Hay un dicho que dice que siempre debes seguir a tu corazón, pero esta novela me hizo dar cuenta que eso es una pésima recomendación. El mensaje de la novela es: imagínate que tipo de vida quieres tener, qué clase de persona quiere ser, antes de que sentimientos se involucren. Define, por ejemplo, qué clase de pareja quieres ser, qué clase de pareja quieres tener, antes de estar enamorado.