Reaparece un Van Gogh después de cien años

Rescate. Se trata de la pintura “Escena de calle en Montmartre (Callejón de los dos hermanos y del Molino Pimienta)”, la misma que será subastada el 25 de marzo por la casa Sotheby’s.

Bucólico. Según los historiadores, la hermosa obra fue pintada en la primavera de París de 1887. Foto: difusión
Bucólico. Según los historiadores, la hermosa obra fue pintada en la primavera de París de 1887. Foto: difusión
Agencia EFE

París

Un cuadro de Vincent Van Gogh que lleva un siglo sin verse en público será subastado en marzo con un precio de venta estimado de entre 5 y 8 millones de euros (entre algo más de 6 y 9,7 millones de dólares), anunciaron este miércoles las casas Sotheby’s y Mirabaud Mercier.

La obra “Escena de calle en Montmartre (Callejón de los dos hermanos y del Molino de Pimienta)” fue pintada en la primavera de 1887 durante el período que Van Gogh pasó en París (1886-1888) y muestra a una pareja paseando por la colina de Montmartre.

Esta pintura, que ha estado en una colección privada francesa durante un siglo y que no ha sido vista en público desde entonces, será la estrella de la subasta de arte impresionista que ambas casas celebrarán en París el 25 de marzo.

Historia de la pintura

Sobre el recorrido del cuadro desde que Van Gogh lo pintó en 1887, el comisario de la venta, Fabien Mirabaud, dijo en rueda de prensa que creen que “se lo quedó Théo, su hermano, que pasó por algunos intermediarios desconocidos y que antes de 1920 ya estaba en manos de la familia que lo ha poseído desde entonces”.

Las dos casas de subastas eludieron dar detalles sobre la identidad de la familia, pero explicaron que una de las condiciones que se puso para la subasta fue que se celebrara en París, donde les gustaría que se quedara, “aunque han asumido que es posible que termine en el extranjero”, matizó Fabien Mirabaud, de la firma que lleva su nombre.

Sobre la escena del cuadro, la directora de Arte Impresionista de Sotheby’s, Aurélie Vandevoorde, indicó que en aquella época la parisina colina de Montmartre tenía dos partes: “una más urbanizada, con los conocidos cabarets, y una más rural, con huertos, molinos, cobertizos... Esa es la parte que retrató Van Gogh”.

Vincent Van Gogh. Foto: difusión

El pintor holandés “prefirió mostrar una escena bucólica antes que un retrato de las salas de baile o los cabarets del barrio”, añadió Mirabaud.

La obra será expuesta en sedes de Sotheby’s en Ámsterdam, Hong Kong y París antes de ser subastada en la capital francesa el 25 de marzo.

Los expertos que gestionan esta puja confían en que se alcance el precio de salida estimado, que es de entrada inferior, por ejemplo, al que logró en 2020 un paisaje campestre del mismo pintor vendido en Holanda por 15 millones de euros (más de 18 millones de dólares).

“Se trata de un cuadro revolucionario porque incorpora a la obra de Van Gogh los colores claros y los pigmentos vivos. Aquello sentó las bases de su estilo inimitable”, manifestó Etienne Hellman, especialista del departamento de Arte Moderno e Impresionismo en Sotheby’s.

Tradición del paisaje

La experta Aurélie Vandevoorde señaló también que “en este cuadro el artista recupera la tradición del paisaje holandés” que usa para pintar Montmartre, barrio de artistas.

El comunicado destaca que este cuadro forma parte de una “serie muy rara” de pinturas de Van Gogh con el famoso Molino de la Galette de Montmartre.

El holandés Van Gogh (1853-1890) vivió en París entre 1886 y 1888, un período en el que coincidió con algunos de los principales artistas de la época, como Gauguin, Pissarro o Toulouse-Lautrec, contactos que marcaron una fuerte evolución en su pintura, con la que destacó en el postimpresionismo y el expresionismo.