Sharon Lerner y José-Carlos Mariátegui aclaran denuncia sobre su participación en concurso de Exposición Bicentenario del Mincul

Pedro  Escribano

Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta afirman que denuncia sobre sus personas no tiene sustento real.
Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta afirman que denuncia sobre sus personas no tiene sustento real.

Ambos curadores participan en la organización de la Exposición Nacional Perú Bicentenario del Ministerio de Cultura y fueron aludidos en una denuncia por el artista Rember Yahuarcani.

Los críticos y curadores de arte Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta, mencionados en la carta –comunicado difundida por el artista Rember Yahuarcani, miembro de la Comisión Consultiva del Proyecto Especial Bicentenario (PEB), que denuncia al Ministerio de Cultura en la organización del Concurso Exposición Nacional Perú Bicentenario, sostienen que, con respecto a sus personas, esta no tiene sustento real. Y nos han enviado un texto aclaratorio que aquí publicaremos como derecho de réplica.

Para contextualizar la réplica de Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta, Rember Yahuarcani en su pronunciamiento público, entre otras aspectos, cuestiona la participación del segundo, “como asesor de este concurso, mientras a la vez, tiene un cargo oficial en el Consejo Directivo del MALI, desempeñando un rol activo en la dirección de esta institución, algo que es bien sabido por la escena artística”. Asimismo, critica que por su asesoría “cobró” un monto que casi duplicaría el premio del equipo curatorial ganador del concurso.

PUEDES LEER: Denuncian irregularidades en concurso Exposición Nacional Perú Bicentenario, del Mincul

Con respecto a Sharon Lerner Rizo-Patrón, miembro también del equipo asesor del PEB, es cuestionada por Yahuarcani por sus relaciones con el Museo de Arte de Lima y que en esta vinculación habría conflictos de intereses toda vez que entre el MINCUL y el MALI hay trabajo mutuo.

Solo queremos agregar que los cuestionamientos de Yahuarcani, antes de hacerlo público, los hizo llegar en tres cartas al Ministerio de Cultura y que estas, según él, nunca fueron respondidas. Quizás las dudas y sospechas se hubieran aclarado oportunamente.

Con el derecho que les asiste, aquí el texto aclaratorio de Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta:

ACLARACIÓN A LA ASOCIACIÓN DE CURADORES DEL PERÚ SOBRE NUESTRA PARTICIPACIÓN EN EL CONCURSO PARA LA EXPOSICIÓN NACIONAL/PERÚ BICENTENARIO

En vista de la reciente carta-comunicado en que el artista Rember Yahuarcani López hace graves acusaciones en relación nuestra participación en la organización del Concurso para la Exposición Nacional/Perú Bicentenario, nos vemos en la necesidad de hacer este comunicado a título personal mencionando lo siguiente:

1. ANTECEDENTES DE LA CONTRATACIÓN Y HONORARIOS

En el primer semestre del 2020, el Proyecto Especial Bicentenario (PEB) entre sus múltiples programas buscaba convocar a dos importantes muestras vinculadas al Bicentenario en la Casona Bicentenario en el en el Jr. Callao, Centro de Lima, inmueble que se encontraba próximo a ser remodelado. Esta iniciativa llevó a la realización del concurso público

“SERVICIO DE ASESORÍA Y ASISTENCIA TÉCNICA PARA LA ORGANIZACIÓN DEL CONCURSO E IMPLEMENTACIÓN DEL ESPACIO EXPOSITIVO Y EXPOSICIÓN CENTRAL A REALIZARSE EN LA CASONA BICENTENARIO”, en fecha 05 de mayo de 2020 (primera convocatoria) y el 15 de junio de 2020 (segunda convocatoria) para lo cual la empresa Nepheli SAC ganó en segunda convocatoria, con contrato firmado el 03 de julio de 2020 (CONTRATO No 026 2020/ PEB).

El equipo de trabajo propuesto por dicha empresa, y cuya adecuación a las bases del concurso fue evaluada por el PEB, estaba formado por los siguientes profesionales: José-Carlos Mariátegui (curador), Sharon Lerner (curadora), Gary Leggett (arquitecto con experiencia en organización de concursos públicos), Juan Carlos Burga (arquitecto con experiencia en proyectos de museografía) y Ricardo Portocarrero (historiador).

A través de una decisión en la que no tuvo participación ni injerencia alguna el equipo de asesores, el PEB determinó que la Casona Bicentenario no llegaría a ser implementada en las fechas inicialmente estipuladas. Por esta razón, dicha Entidad hizo una evaluación de otros espacios, y decidió (nuevamente, sin intervención alguna del equipo de asesores) que la muestra se realice en el Parque de la Exposición y sus dos edificios históricos. De esta forma, el PEB convoca al Museo Metropolitano de Lima y al Museo de Arte de Lima (MALI) para organizar una muestra en ambos edificios. Al respecto, es preciso reiterar categóricamente que ningún miembro del equipo de asesores participó ni influyó, ni recomendó, ni fue consultado sobre el proceso de evaluación y selección de espacios de exhibición, de modo que no existe ningún favorecimiento hacia una institución u otra.

Debido a este cambio importante en la sede de las muestras, se suspende el servicio de asesoría y asistencia técnica (en la que ya se había venido trabajando) y se convoca a un nuevo concurso público cuyos TDR incluían nuevos requerimientos para la adaptación del

encargo a las nuevas locaciones seleccionadas por el PEB. En esta nueva convocatoria, Nepheli SAC volvió a postular y ganó la adjudicación, firmando el Contrato N° 042-2020/PEB con fecha 14 de septiembre de 2020. En este caso, los asesores se obligaban a lo siguiente:

· Brindar asistencia técnica al PEB durante la realización de todos los componentes del concurso abierto;

· Supervisar la habilitación de los espacios expositivos del Museo Metropolitano y del Museo de Arte de Lima (MALI), con la finalidad de que éstos cuenten con todos los requerimientos para alojar la propuesta seleccionada mediante el concurso abierto de la Exposición Central.

· Realizar el seguimiento al desarrollo e implementación de la Exposición Central, a realizarse en el Museo Metropolitano y Museo de Arte de Lima (MALI), supervisando en conjunto con el equipo del PEB todo su desarrollo;

· Brindar asesoría técnica al PEB sobre el proyecto arquitectónico de la Casona Bicentenario y sus espacios expositivos, con la finalidad de que el inmueble cuente con todos los requerimientos, habilitaciones y equipamientos para alojar exposiciones.

· Realizar el seguimiento al desarrollo e implementación de la muestra inaugural de la Casona Bicentenario, supervisando en conjunto con el equipo del PEB todo su desarrollo

· Asesorar al PEB sobre el personal y equipo de apoyo requerido para la administración, mantenimiento y operaciones de la Exposición Central y la Casona Bicentenario.

· Elaborar la documentación técnica requerida para el cumplimiento de las anteriores tareas, la misma que se especifica en las diferentes etapas de la descripción del servicio

Al respecto, este Contrato tiene un total de 6 entregables, que marcan los hitos de pago, y que incluyen todos los servicios arriba mencionados, los cuales serán prestados por los cinco profesionales mencionados, durante un periodo de tiempo que se extiende hasta fines del año 2021. Hasta el momento, solo se ha verificado el primer hito de pago, por el 20% del monto contratado, el cual ha servido para remunerar durante estos meses a los asesores, así como al personal técnico, asistencia administrativa y de apoyo. Por tanto, no es correcto afirmar que se ha pagado a los asesores un total de 382,266.90 soles (incluido el 18% de IGV), “por el servicio de asesoría y asistencia técnica para el desarrollo del concurso”, como tendenciosamente se afirma en la carta-comunicado de Rember Yahuarcani López, pues ni se ha pagado aún ese monto ni el objeto del contrato es únicamente la asesoría y asistencia técnica para el desarrollo del concurso.

2. SOBRE LAS BASES Y LA DESIGNACIÓN DEL JURADO

El proceso de preparación de las bases ha sido transparente y fue revisado previamente por los miembros de la Comisión Consultiva del Proyecto Especial Bicentenario (PEB) el día 14 de septiembre de 2020, donde también participó Rember Yahuarcani López. Sorprende por ello que estos cuestionamientos se hagan de manera pública a poco menos de cinco meses de dicha presentación. Tampoco se menciona la sesión informativa y las preguntas y respuestas realizadas en las cuales se justificaron los requisitos exigidos para la participación en el concurso y que tenían como objetivo absolver cualquier duda o cuestionamiento.

Cabe aclarar que el equipo asesor contribuyó con recomendaciones sobre los perfiles profesionales que deberían tener los miembros del jurado; sin embargo, la selección y decisión final de los integrantes del jurado estuvo a cargo del PEB. Al aducir que la selección de dicho jurado es cuestionable, el señor Yahuarcani López pone en duda la honorabilidad, independencia, prestigio y trayectoria de los miembros del jurado. Pese a que solo quedó una propuesta finalista como resultado del concurso, dicho jurado consideró que la propuesta calificada reunía todas las cualidades para ser seleccionada y pasó por una entrevista personal y un proceso de deliberación rigurosa e independiente. Dicho jurado ha sido el encargado de evaluar si existía alguna propuesta que pudiera quedar como finalista, según los criterios establecidos en las Bases. Además, ha seguido adelante con el procedimiento, que culminará con la deliberación y toma de decisión final, la cual se hará pública el día 3 de febrero.

3. PRESUNTOS CONFLICTOS DE INTERÉS

De manera tendenciosa se establecen relaciones entre personas y situaciones para hacer acusaciones muy serias, estableciendo una supuesta red de intereses que vinculan al MALI con José-Carlos Mariátegui y Sharon Lerner, con el fin de cuestionar su participación en este concurso público. Al respecto, como se ha indicado más arriba, ninguno de los asesores tuvo relación con la decisión del PEB al momento de elegir los lugares de exhibición, por lo que en modo alguno pueden haber favorecido o pretendido favorecer al MALI.

Por otro lado, en relación a la participación de Mariategui y Lerner en el MALI la carta contiene varias afirmaciones tendenciosas, que deforman la realidad. Así, en marzo de 2020, durante la primera ola de la pandemia, el Museo de Arte de Lima entró en una crisis, producto de la cual, con fecha 30 de abril de 2020, el director Bartomeu Marí deja su cargo. En ese momento, buscando que el trabajo realizado por varias décadas no se vea perjudicado, se crea un Comité Curatorial de carácter temporal, que busque darle continuidad a la institución mientras esta pueda convocar a un nuevo director. La

constitución de este Comité Curatorial se hace pública desde la web del MALI. Está conformado por Ricardo Kusunoki, Sharon Lerner, además del propio Mariátegui, quienes de forma ad-honorem han venido apoyando al equipo del MALI para darle continuidad a la labor curatorial. Sus funciones se han limitado a asesorar asuntos de naturaleza estrictamente académica y prestar apoyo al equipo profesional del museo. No han tenido injerencia a nivel administrativo. Lo que no dice Yahuarcani López es que la creación de dicho Comité Curatorial se dio en un momento de emergencia. Como profesionales consideramos necesario que el MALI pudiera mantener su vocación pública en momentos tan complejos como por los que ha pasado y pasa aún el Perú.

Si bien Jose Carlos Mariátegui es miembro del actual Consejo Directivo del MALI, se menciona también que Mariátegui ha ”desempeñando un rol activo en la dirección de esta institución”, lo cual es falso pues el trabajo en el que ha participado se ha centrado en asuntos de transformación digital y otros que tienen que ver estrictamente con su experiencia curatorial. Mariátegui ha participado no solo en el MALI, sino de forma activa y desinteresada en los dos proyectos de apoyo que se establecieron desde la sociedad civil durante la pandemia: Dibujos por la Amazonía y 200 artistas por el Perú.

De la misma forma, la vinculación de Lerner con la institución es clara y pública. Desde el 31 de diciembre de 2019, Lerner deja de formar parte de la planilla de la institución, y a lo largo del 2020 ha brindado servicios en calidad de locación externa como lo hacen muchos otros profesionales en el medio, y del mismo modo como lo ha venido haciendo para otras instituciones (ICPNA, Británico, entre otros) todo esto en calidad de curadora independiente.

Ninguno de los dos ha tenido que ver en la elección de los locales de exposición ni ha tenido participación alguna en las negociaciones del PEB con el MALI y con el Museo Metropolitano de Lima. Es necesario recordar que el trabajo para el que inicialmente fueron contratados tenía como fin asesorar una exposición a realizarse en la llamada Casona Bicentenario, y que es sólo ante la imposibilidad de alcanzar los plazos para concluir la remodelación de la casona a tiempo que el PEB toma la decisión de buscar espacios en una ciudad en que no existen muchas salas adecuadas para recibir exposiciones y préstamos de obras de importancia patrimonial.

4. SOBRE LA MENCIÓN DE ARCO MADRID

El señor Yahuarcani López hace también referencia a denuncias anteriores suyas, también infundadas y también dirigidas al Ministerio de Cultura y al Museo de Arte de Lima, así como específicamente a Sharon Lerner, en relación a la participación del Perú en la feria ARCOmadrid 2019.

No se entiende las razones por las cuales el señor Yahuarcani López cuestiona un trabajo encargado por José-Carlos Mariátegui para la realización de “una encuesta dirigida a los participantes peruanos en el evento, para luego dar una conferencia titulada ‘Resultados de PERÚ en ARCOmadrid 2019’”. Dicho informe, disponible en www.perupotenciacultural.org no es un informe oficial, sino un trabajo realizado desde la sociedad civil para dar a conocer el esfuerzo realizado tanto por el sector público como privado durante ARCOmadrid 2019. El objetivo de dicho informe era tener la mayor objetividad y rigurosidad en el análisis del impacto de la participación del Perú en este evento internacional. Para ello se contrató a dos empresas españolas especializadas (Cultumetría y unamásuna) con el fin de realizar la gestión y análisis del informe.

El informe fue financiado por un grupo de personas e instituciones

(https://www.perupotenciacultural.org/creditos) y no significó ningún egreso de fondos públicos. De la misma forma, la información pública obtenida para dicho informe fue solicitada mediante los procedimientos de derecho ciudadano a la información pública del Estado Peruano. El informe no pretende hacer juicios particulares, sin embargo, sí menciona que “diferentes organizaciones y profesionales han reportado que no recibieron apoyo o no se respetaron ni formalizaron los acuerdos inicialmente pactados” y se indican dos casos reportados en medios o que fueron mencionados por las personas a las que se encuestaron, encuesta a la que también el señor Rember Yahuarcani López fue invitado a participar.

Sobre la participación de Lerner como curadora de la representación nacional de galerías, es necesario mencionar que su designación en la curaduría de la sección de galerías de la feria fue determinada desde España por la organización misma de ARCO, institución que la seleccionó luego de una evaluación de un conjunto de curadores, estando su contratación y pago directamente a cargo de la institución española.

Respecto a las críticas expresadas por el señor Yahuarcani López vinculadas a la muestra Amazonías, cabe mencionar que se trató de una muestra que ganó los Estímulos Económicos de Internacionalización de las Artes del Ministerio de Cultura, cumpliendo, al igual que todos los otros beneficiarios, con rendición de cuentas de los costos incurridos, designando las contrapartidas invertidas, y con resultados concretos que son de conocimiento público.

A MODO DE CONCLUSIÓN

No hemos querido hacer declaraciones públicas previamente en el foro de la Asociación de Curadores del Perú por respeto al proceso del concurso y a la evaluación independiente del jurado de la propuesta declarada apta. Entendemos, y en muchos casos compartimos a

título personal, observaciones y preocupaciones respecto a la necesidad de tener proyectos descentralizados y de carácter nacional. Por esta razón, el Concurso para la Exposición Nacional / Perú Bicentenario tuvo como objetivo convocar a múltiples propuestas curatoriales –aproximaciones y miradas amplias y descentralizadas sobre la cultura peruana–, que propusiesen exposiciones nóveles motivando el trabajo de equipos multidisciplinarios en todo el país, con especial énfasis en grupos y zonas poco representadas. También se buscaba fomentar desde el Estado el desarrollo de concursos públicos a nivel nacional en el campo de la curaduría y la museografía.

Las críticas individuales y gremiales al proceso del concurso son todas válidas y atendibles con un carácter constructivo. Sin embargo, eso dista radicalmente de las falsas acusaciones tejidas en la carta-comunicado del señor Yahuarcani López.

Firma: Sharon Lerner Rizo-Patrón y José-Carlos Mariátegui Ezeta.