EN VIVO - Pleno del Congreso debate inhabilitación de Martín Vizcarra

La cultura también le dice no al gobierno de facto

Pedro  Escribano

@larepublica_pe

Solidaria. Sonaly Tuesta llegaba con su programa ‘Costumbres’ a donde los políticos golpistas nunca han llegado. Foto: difusión
Solidaria. Sonaly Tuesta llegaba con su programa ‘Costumbres’ a donde los políticos golpistas nunca han llegado. Foto: difusión

Dignidad. Sonaly Tuesta, del programa ‘Costumbres’; Ricardo Bedoya, del espacio ‘El placer de los ojos’; y Alonso Rabí, de ‘Presencia Cultural’, renunciaron a TV Perú para no ser cómplices del golpe de Estado perpetrado por el Congreso.

Tiempos de oscuridad. Se acaban de cerrar tres importantes ventanas de divulgación cultural del Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú, TV Perú. Sonaly Tuesta, conductora del programa ‘Costumbres’; Ricardo Bedoya, del espacio ‘El placer de los ojos’; y Alonso Rabí, de ‘Presencia Cultural’, han renunciado a sus cargos como una manera de protesta contra el gobierno de facto de Manuel Merino.

Los tres conductores han dicho, explícitamente, que no van más, que no pueden ser cómplices de este régimen que ha tomado por asalto el poder político con el apoyo de congresistas que tienen intereses personales antes que servir al país. Además, renuncian porque no quieren ser indiferentes ante represión que sufren los ciudadanos cuando salen a protestar.

Tiempo es clase

Los tres programas tienen décadas en el aire. El más antiguo, ‘Presencia Cultural’, que lo creara hace 38 años el gran Ernesto Hermoza y que ahora tenía la posta el poeta y profesor universitario Alonso Rabí. Su tarea era ofrecer una cobertura de las diversas expresiones de las disciplinas artísticas del país.

‘El placer de los ojos’ tiene 20 años de emisión. Estaba dedicado al cine y constituía una verdadera escuela para ver y apreciar películas.

Asimismo, ‘Costumbres’, un programa que nos acercaba a la vida y sabiduría del Perú profundo, también se cancela después de 20 años.

Sonaly Tuesta asegura que no siempre ha sido fácil defender su espacio, pero ahora, cuando adentro no hay margen para pelearla, “lo que corresponde es irse, por dignidad y para no ser cómplice”.

“A mí me duele mucho, pero no hay nada como la conciencia tranquila y el haber perdido el miedo. Ese aprendizaje es importante”, dice Tuesta.

Lo tiene claro.

“Este en un gobierno ilegítimo. La gente en la calle lo deslegitima. Han sido elegidos para trabajar por el país, por los peruanos y peruanas, el país diverso que, como se ve, no lo conocen y se zurran en él. No podemos seguir permitiendo que el poder político en vez de estructurar, impulsar la sabiduría, fuerza y talento del país, solo sirva para sus intereses personales”, dice Tuesta.

Consultada si su renuncia tiene que ver con alguna posible candidatura, fue tajante.

“Eso han dicho en la televisión. Hay que dejarnos de vainas en el sentido de que alguna gente piensa que hacemos algo por algo. Por qué no creen que uno lo hace con la mayor honestidad y cueste lo que nos cueste. Ese tema de la candidatura se resolvió antes de que vivamos esta situación. No voy a ser candidata, y si lo fuera estaría en mi derecho, pero, repito, no voy a candidatear. Voy a seguir con ‘Costumbres’ afuera, en los pueblos, hasta que se presente un espacio; mientras tanto, como muchos, estaré de pie frente a este gobierno ilegítimo”, afirma Sonaly Tuesta.

Presencia solidaria

Alonso Rabí esperaba ver qué rumbo tomaba está situación. Cuando se enteró de que la ministra de facto de Justicia pidió la renuncia a los procuradores del Estado, que un congresista confesara que fueron presionados para votar a favor de la vacancia, aunque Vizcarra no fuera un santo, “vi que el perfil de esto era realmente sucio”.

“Además, saber del tremendo insulto que ha sido ir donde el gerente de televisión del canal para presionarlo y pedirle que no trasmita las marchas, eso ya es como decir ‘hasta acá llega el techo’. No hay más techo. Renuncié”, afirma Rabí.

Como hombre de cultura, no podía estar junto a ellos.

“Es verdad, se pierde una ventana, pero yo creo que es importante no estar en el juego de ellos. Uno no puede ser cómplice de ninguna manera. Si algo puedo conservar en esta tierra, por lo menos es el buen nombre. Por lo demás, seguro van a copar el canal, sino es hoy, será mañana. También me preocupa qué va a pasar con los fondos destinados a la cultura. Con estos políticos, es para temer”, dice Rabí.

El crítico de cine Ricardo Bedoya se negó a hablar. Asegura que ya lo había dicho todo en su post y que si es posible lo tomáramos para nuestra edición.

“Lo que tengo que decir, lo voy a decir indignado y no quiero indignarme más”, cerró rotundo Ricardo Bedoya.

Bedoya: “Este gobierno es ilegítimo”

“Siempre consideré que el programa se debía a los espectadores del canal del Estado –que es un canal de los peruanos-, más allá de mis convicciones políticas personales. Sin embargo, la situación actual es excepcional. Estamos ante un gobierno que carece de legitimidad y no tiene reparo alguno en reprimir a mansalva a los que se manifiestan en contra, haciendo uso de un derecho constitucional. En esas condiciones, no me es posible seguir”.