Zendy M. Cipriani: “La gente cree que lo erótico, lo sexual está mal” [ENTREVISTA]

15 Sep 2020 | 23:18 h
Zendy M. Cipriani presentó su libro El placer de estar dentro en la última edición de la Feria de Libro de Lima. Foto: Instagram / Planeta

Tres años después de publicar su primer libro, Las pecadoras también vamos al cielo, la comunicadora social regresa con una serie de historias que exploran la infidelidad.

Por Zoila Antonio Benito

Para Zendy M. Cipriani el amor no tiene que ser perfecto, tiene que ser real. Ella reúne 13 historias en su libro El placer de estar dentro (Planeta, 2020). Todas tienen un común denominador: la infidelidad.

Su primer libro, Las pecadoras también vamos al cielo (Planeta, 2017), fue un éxito en la Feria Internacional del Libro del año pasado. La trama se centra en tres amigas que, al no seguir lo determinado en una sociedad machista, son consideradas “pecadoras”. Esto hizo que los medios la vinculen con su tío, el excardenal Juan Luis Cipriani. Ella jura que no puede evitarlo.

PUEDES VER Raquel Rottmann: ''Tenemos derecho a explorar nuestra sexualidad'' [ENTREVISTA]

Zendy conversó con La República acerca de lo que significa escribir sobre sexualidad y erotismo en el Perú y cómo su familia percibe su faceta de escritora.

¿Por qué escribir sobre erotismo y sexualidad?

Me he hecho esa pregunta varias veces. Tengo una familia conservadora, religiosa. Habían temas que no se tocaban nunca, que no se permitían hablar. Cuando mi papá falleció, comencé a escribir todas esas cosas que nunca dije. Así nació mi primer libro. Después comencé a escribir estas historias (El placer de estar dentro) y hasta los editores me decían que le baje un poquito (la intensidad) porque estaba muy fuerte (las referencias sexuales). El tema de narrar una historia sexual es muy normal. La literatura erótica se debe respetar. La gente cree que lo erótico, lo sexual está mal. Eso me molesta.

Cuando salió Las 50 Sombras de Grey, había hombres que lo compraban y lo forraban para que la gente no viera el título. No está mal comprarlo, lo malo son las protagonistas de estas historias. Las mías no son sumisas. No van a dejar que las amarren, a no ser que ellas lo pidan. Mis protagonistas dicen qué quieren, cómo quieren y cuándo hacerlo. Por eso es que critico mucho esa historia, porque hace ver a la mujer como un objeto. Me parece delirante.

¿Qué lecciones pueden sacar de tu nuevo libro?

Yo quiero que las mujeres sepan comunicarse. Cometemos el error de ser calladas con nuestra pareja o no somos directas. Lo segundo es el respeto por sí misma y al momento de la relación. No es justo que la mujer sea fiel y el hombre infiel. Así como la mujer cumple una función en la relación, el hombre también tiene que hacerlo. En el caso de los hombres, lo que quiero dejar es que tenga cuidado con lo que tienen. No hacer daño. No inicies una relación si vas a dañar a alguien. El hombre ilusiona para tener sexo, la mujer es más frontal. Eso está mal, el hombre debería ser más directo.

A comparación de tu primera publicación, Las pecadoras también vamos al cielo (2017), con esta segunda, ¿consideras que la sociedad peruana dejó de ser menos machista y cucufata? ¿Por qué?

Sigue siendo la misma. La única diferencia es que si hubiera lanzado este libro primero (El placer…) a comparación de Las pecadoras... creo que se hubieran escandalizado más. En estos tres años hubo acontecimientos más violentos para la moral de nuestro país, pero igual se escandalizan.

¿Dirías que tu familia, conservadora y religiosa, te impulsó a escribir sobre sexualidad sólo para darles la contra? ¿Por qué?

No sentí rechazo de parte de ellos, pero sí sentí que estaban preocupados por el contenido del libro, porque podía haber algo religioso o atacar en contra de la familia. Se preocupaban más por eso y por la repercusión hacia mi persona. Yo seguiré escribiendo sobre ese tema (lo erótico), si les gusta que lo lean si no, no.

¿Eres feminista? ¿Cuál es tu concepto del feminismo, al abordar temas como el empoderamiento y el machismo en tus libros?

Yo no soy feminista. En mis historias cuento cómo las cosas van decayendo y les doy tres oportunidades a los hombres para que puedan volver a reactivar la relación. La pareja está entre un hombre y una mujer. No tengo nada en contra de los LGBTIQ+. Tengo una historia de homosexuales, de una chica que se enamoró de la hermana de su novio. Escribo de mujeres que se dejan llevar por el placer.

¿Planeas explorar otros géneros literarios/temas?

El thriller con la historia de la hija de un almirante y una mamá frívola. Viven en la parte más pudiente de La Molina. El almirante le pega al alto mando de su institución, lo dan de baja y pierde todo. La chica cambia de colegio, le hacen bullying y luego estudia medicina. Ella quiere envenenar a la mamá, el padrastro trata de acosar a la chica... manejo el tiempo con esta historia, avanzo diez años, retrocedo... Eso me gusta mucho.

¿Qué nos puedes adelantar de la segunda entrega de El placer de estar dentro que se editará pronto?

Son historias bastante anecdóticas, muy apasionadas y eróticas. Va a hacer que el espectador viva las historias de los protagonistas. Una no tiene nada que ver con la otra. Son fáciles de leer. También se van a reír porque tiene el toque hilarante, no son dramáticas. Son sexuales y pícaras.

Literatura, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component