Estrenan corto “La peste del insomnio” inspirado en “Cien años de soledad”

12 Jun 2020 | 10:20 h
La Republica
Gabriel García Márquez en una foto curiosa, con su novela "Cien años de soledad".

Realizado por la Fundación Gabo, dirigido por Leonardo Aranguibel y en el que participan más de treinta actrices y actores latinos de distintas nacionalidades.

Gabriel García Márquez ha vuelto, esta vez en la voz de más de treinta actores latinos. La Fundación Gabo acaba de estrenar el cortometraje “La peste del insomnio”, una pieza audiovisual dirigida por Leonardo Aranguibel en la que participan actrices y actores de distintas nacionalidades latinoamericanas, haciendo una lectura en posta. Es decir, un relato en varias voces.

Según la Fundación Gabo, esta iniciativa “busca evocar la esperanza en medio de la crisis sanitaria y económica desatada por el Covid-19, a través de la lectura de fragmentos de la obra de Gabriel García Márquez alusivos a la peste del olvido”. El director Leonardo Aranguibel ha declarado que pese a la situación que se vive, como es el confinamiento,la actitud de optimismo: “Estamos viviendo un momento muy difícil pero está en nosotros que amanezca más tarde o más temprano, así que hemos querido, en medio de este confinamiento, recordar que el sol siempre vuelve a salir”.

PUEDES LEER: Héctor Abad Faciolince: “Mis libros son un ejercicio de mala memoria”

Ha contado que el trabajo se concibió en 15 minutos en torno al pasaje de la peste del olvido que aparece en “Cien años de soledad” en la que leen, entre otros actores, Ricardo Darín, Adrián Suar, Leonardo Sbaraglia, Lorena Meritano, Carla Quevedo, Gustavo Garzón y Flor Raggi, y los colombianos Marcela Mar, Andrés Parra, Manolo Cardona, Julián Román, Maricela González y Ana María Orozco. “Al comienzo lo que quise fue invitar a mis amigos para que se unieran, pero luego se sumaron personas que no tenía la fortuna de conocer. Buscamos a los mejores talentos detrás de cámaras y en cada país encontrábamos a alguien (...) A los actores les planteamos que leyeran o interpretaran los fragmentos, pero queríamos que fuesen ellos mismos”, dijo Aranguibel.