EN VIVO - Alianza Lima vs. Sporting Cristal: sigue las incidencias del partido por el título de la Copa Generación

Hugo Salazar Chuquimango, una visión del coronavirus

Trazos. El artista peruano trabajaba una serie de dibujos referidos a la peste negra cuando llego otra pandemia, la del Covid-19, y postergó su muestra en la galería Pancho Fierro.

La Republica
Hugo Salazar Chuquimango. Al lado, uno de sus dibujos donde ha recreado la imagen del coronavirus.

Por: Pedro Escribano

En diciembre del 2017, murió su padre. El dolor se extendió en el drama de un dibujo. Hugo Salazar Chuquimango bosquejó una escena en donde la muerte se lleva a rastras a un anciano, y lo tituló “La muerte y el peregrino”. El dibujo se expuso en la muestra “El Árbol de la Vida”, a manera de homenaje al autor de sus días.

PUEDES VER Gino Ceccarelli, entre el cielo y la selva

Pero el dolor subsistió. El artista pintó, tiempo después, un óleo grande, de tres metros, con el título “La Muerte Ulterior del Eterno Peregrino”.

“Es que yo no huyo del dolor, lo asumo enfrentándolo”, confiesa Hugo Salazar sin negar las motivaciones de su nueva obra. Por cosas extrañas, este óleo y el dibujo de la muerte arrastrando a un anciano, adquirirían mayor sentidos un año después, cuando la pandemia del coronavirus hace de las suyas sobre todo con los abuelos.

“La Muerte Ulterior del Eterno Peregrino”, pintado en el 2019, propiamente es un relato, entre surrealista y sacro, en donde se aprecia una caravana de hombres y mujeres que terminan devorados por la muerte. Por pura coincidencia, en la cruz, que está en la parte central del cuadro, el artista pintó una corona de pequeñas y sucesivas piernas mutiladas que bien se podría asociar a la fatídica “corona” del nuevo Covid 19.

PUEDES VER Cusco: Miles de porteadores y artesanos sin ingresos por efecto de COVID-19

Pero esa no es la única coincidencia. En enero del 2019, empezó a trabajar una serie de dibujos inspirados en la serie de grabados de “La danza y la muerte”, del pintor alemán Holbein el Joven, artista del siglo XVI.

Más allá de que Holbein utilizara la muerte como un instrumento de crítica a la sociedad y el credo de entonces, estos grabados precisamente se hicieron en el contexto de un rebrote de la peste negra. Tan es así que los estudios señalan que la colección constaba de 51 grabados, pero solo se editaron 41 porque el cortador, Hans Lützelburger, no alcanzó a trabajarlos todos porque habría sido víctima de la peste.

El tema de la peste se acomodó muy bien a su proyecto sobre la muerte. Se dedicó a investigar más los trabajos de Holbein el Joven. Cuando estaba en esa tarea, inspirado en la pandemia del siglo XVI, en los primeros días del 2020, se conoció la existencia del coronavirus.

PUEDES VER Artistas y artesanos independientes dictarán talleres gratuitos vía online

“En realidad, pura coincidencia, pero me sorprendió que las ´patitas” de la corona de mi pintura guarden un parecido con la corona del Covid 19”, comenta Hugo Salazar.

Para el artista, la existencia del coronavirus, la pandemia, cerró el círculo para sus dibujos. Si bien tenía algunos trabajos avanzados, dibujos a pluma, bajo el título “La conquista de la muerte”, como se ha dicho, inspirados en “La danza de la muerte” de Holbin, en los nuevos trabajos empezó a interpolar la peste negra con la pandemia del coronavirus.

“Trabajaba el proyecto de ´La conquista de la muerte´ para una exposición que se iba a inaugura en julio próximo, en la galería Pancho Fierro, pero ahora el coronavirus lo arruinó todo”, afirma el artista.

PUEDES VER Lezama Lima, un retrato desde adentro

Con el coronavirus en Lima, a Hugo Salazar no le quedó otra que seguir dibujando en cuarentena. A su visión de la pandemia de la peste negra, le agregó escenas de la pandemia del Covid 19. Es decir, empezó a interpolar escenas del pasado y del presente, en la que, incluso, la muerte figura con una mascarilla.

Versos de la muerte

En la mayoría de escenas, el tema gravitante, además de de la muerte, es el artista y su mundo. En “El coleccionista y su artista” se observa que el pintor muestra su trabajo, que es un coronavirus, a su cliente. Pero al lado, sin perder la ocasión, la muerte se esfuerza en presentar el suyo: un ataúd. Y como lo hizo Holbin en sus grabados, Hugo Salazar también le ha puesto versos a sus trabajos. Así se lee en el dibujado citado:

Esta noche preparará la muerte un espacio en su muro,

y a la mañana de tu tumba, ella expondrá tus huesos.

Dime loco quien ha de apreciar tu epitafio en el futuro

más que todo ese arte que has acumulado en pesos.

En otro dibujo, como en “El anciano y su taller”, donde siempre está la muerte, el artista tiene una visión de la fugacidad de nuestra existencia, al que también acompaña con versos:

Su cuerpo atenuado pinta ya con tanta lentitud

y su vida se escapará sin remedio alguno,

menguando esos buenos días de amplia virtud,

ya no le quedará si no dejar a otro su turno.

Esa también parece ser la tarea de la pandemia del coronavirus. El arte de Hugo Salazar Chuquimango acaso ya nos tenía avisado.

Perfil

El artista. Hugo Salazar Chuquimango nació en el Callao, en 1980. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Ganó el primer premio del XII Salón Nacional de Pintura del ICPNA 2010.