“Espacios reservados”: la exposición de acuarelas de Francisco Manuel Pantigoso

La inauguración será este 5 de marzo en la sala de exposiciones culturales del Club de Regatas Lima, en su sede de Chorrillos.

Francisco Manuel Pantigoso, acuarelista peruano. Foto: Difusión.
Francisco Manuel Pantigoso, acuarelista peruano. Foto: Difusión.
Rumi Cevallos

El destacado pintor peruano, Francisco Manuel Pantigoso Velloso da Silveira, inaugura este jueves 5 de marzo su exposición “Espacios reservados”, en la sala de exposiciones culturales del Club de Regatas Lima, en su sede Chorrillos. La muestra va hasta el 29 de marzo

La muestra del pintor involucra 35 obras en distinto formato. Los temas de la acuarela son diversos, pero destaca las marinas, al lado de paisajes urbanos.

"Pescador", acuarela de Francisco Manuel Pantigoso. Foto: Difusión.

PUEDES VER: “El viaje de Javier Heraud”, del cineasta peruano Javier Corcuera, se estrena este 6 de marzo en Madrid

Pantigoso realizó diversas exposiciones en el Perú y el extranjero. Obtuvo la Medalla de Oro en acuarela en Río de Janeiro, Brasil. Fue ilustrador en periódicos y diversos poemarios.

Tiene todo el talento en sus venas. Es nieto del notable pintor Manuel Domingo Pantigoso, Premio Nacional de Pintura, e hijo del renombrado poeta Manuel Pantigoso Pecero.

Sobre su obra, escribe el crítico de arte y curador de la presente muestra, el pintor Daniel Rodríguez, Director de ColorBox: “Espacios Reservados, del acuarelista Francisco Pantigoso, manifiesta un claro acercamiento posimpresionista, y en ocasiones sugiere una abstracción lírica de lectura diversa, además de un manejo y búsqueda de la luminosidad elocuente en su manchado, transparencia y trazo continuo, sobre todo en aquellas marinas de estilo y movimiento raudos”.

PUEDES VER: Presentarán el concierto lírico “Sol y Luna” en la sala Killa del Teatro Municipal del Cusco

Respecto de su obra y la acuarela, Pantigoso manifiesta: “La acuarela es un reto permanente con el agua. Una conversación dócil y amistosa con ella, a quien debemos tenerla como aliada, dejando que fluya amistosamente en accidentes premeditados, generando las transparencias típicas y sin recargar el cuadro".

Añade que "La luz (en sus espacios reservados) y la sombra son fundamentales aquí, y como técnica me lleva a lugares imaginarios, llenos de simbologías, donde me siento muy a gusto, muy comprometido con un mensaje lleno de reminiscencias y alegorías, donde la zona de la luz es la reserva misma del alma de la obra”.