Cuadro. Autorretrato del pintor holandés Rembrandt, realizado alrededor del año 1660. Crédito: EFE

Piezas inéditas del pintor holandés Rembrandt

Rescate. El Museo Lakenhal de Holanda inaugura una exposición dedicada a su primera década como artista. Se exponen obras no antes mostradas al público, entre dibujos, grabados y pinturas.

La República
01 Nov 2019 | 7:23 h

Holada. - EFE

La estrella del arte holandés, Rembrandt van Rijn, nació en Leiden, la ciudad holandesa que vio florecer y desarrollarse hace 400 años el talento excepcional de este pintor del Siglo de Oro, cuyas 120 primeras obras se exponen desde ayer en el Museo Lakenhal de Holanda.

PUEDES VER Twitter: Compra una biblia y encuentra curioso objeto histórico dentro [FOTOS]

Esta muestra dedicada a la primera década de Rembrandt como artista, cuando tenía entre 18 y 28 años, es la final del año temático nacional por el 350 aniversario del fallecimiento del pintor.

La muestra, bajo el titulo “El joven Rembrandt, una estrella en ascenso”, recupera obras pintadas hace cuatro siglos en Leiden, su lugar de nacimiento, por lo que presenta más de 40 pinturas, 70 grabados y 10 dibujos, incluida una serie de piezas no antes expuestas.

El lienzo “Que los niños pequeños vengan a mí”, identificado en 2014 como el primer trabajo de Rembrandt y que representa las enseñanzas de Jesús sobre los más pequeños, en una figura relajada y sombría del profeta, se mostrará a los visitantes por primera vez.

La época clave en el desarrollo del talento de Rembrandt fue la década de 1624 a 1634, periodo en el que su trabajo es un claro testimonio de un talento innato y excepcional, que refleja la rapidez con la que avanzaba en el manejo de los pinceles, pero también en el desarrollo de su peculiar técnica desde los primeros años de su carrera.

PUEDES VER Museos de Lambayeque registran récord de visitantes el primer domingo de octubre

Experimentó con nuevos temas y colores, como el juego de los claroscuros que tanto le caracterizan, cuyo mejor ejemplo es su autorretrato de 1628, en el que proyectó una audaz e innovadora sombra sobre su propio rostro.

“Fue un verdadero innovador. Nunca eligió seguir caminos que ya habían sido explorados y continuó buscando incansablemente nuevas ideas”, apunta la comisaria del museo, Chris Vogelaar, sobre este artista.

Si por algo ha pasado Rembrandt a la historia es precisamente por revolucionar las reglas del arte de aquella época.

La puerta del éxito se abrió con la visita a Rembrandt del poeta clásico del Siglo de Oro Constantijn Huygens, quien quedó hipnotizado al ver “El arrepentimiento de Judas” (1629). El escritor la consideró “la mejor obra del mundo”, a la que siguió la magistral “Cristo en Emaús” (1629), que se recuerda por su radical contraste entre luz y oscuridad.

Además del trabajo de Rembrandt, hay 20 piezas de antiguos amigos del artista, incluidos Jan Lievens, Pieter Lastman y Jacob van Swanenburg.

Las obras fueron recopiladas de diferentes museos y coleccionistas de todo el mundo, “un trabajo que tomó años lograr porque es la primera vez que se muestran tantas piezas del joven Rembrandt”, según Vogelaar.

Video Recomendado

Lazy loaded component
Lazy loaded component