Catedral de la cultura

“...no se trata solo de un museo. Apenas el 25 por ciento servirá para exposiciones”.

OCHOA
Roberto Ochoa
18 09 2019 | 03:34h

En el Museo Nacional de Antropología de México se puede leer: “Valor y confianza ante el porvenir hallan los pueblos en la grandeza de su pasado/ Mexicano, contémplate en el espejo de esa grandeza/ Comprueba aquí, extranjero, la unidad del destino humano/ Pasan las civilizaciones, pero en los hombres quedará siempre la gloria de que otros hombres hayan luchado para erigirlas”.

México es cuna de civilizaciones y tiene un museo para demostrarlo.

Egipto acaba de inaugurar un mega museo al lado de las pirámides y en Atenas se hizo lo propio con uno ubicado a solo 300 metros del Acrópolis. Y ambos son arqueológicos.

Es por eso que, en medio de tanta miasma política, me gusta pensar que así como heredamos obras como Machu Picchu, Chan Chan, Marcahuamachuco o Pachacámac; así también hoy -ad portas del Bicentenario- somos capaces de legar a la posteridad una obra como el nuevo Museo Nacional de Arqueología (Muna).

Lo mejor es saber que no se trata solo de un museo. Apenas el 25 por ciento servirá para exposiciones. El resto del edificio, incluyendo sus enormes sótanos e instalaciones, serán dedicados a laboratorios, depósitos y amplios ambientes para la investigación.

Es lo que nos merecemos. Y lo mejor es saber que el Muna será complementado con el nuevo Museo de Historia (en Pueblo Libre), el nuevo edificio para el Archivo de la Nación y un renovado centro cultural en las instalaciones del actual Ministerio de Cultura.

Disculpen el optimismo.

Video Recomendado