Ray Loriga revela el laborioso trabajo con la ficción

Redaccionlr
19 May 2019 | 21:00 h

Libro. El narrador español, premio Alfaguara 2017, acaba de presentar su novela Sábado, domingo en México. Una historia sobre la culpa y los pensamientos obsesivos.

México. EFE

El español Ray Loriga, premio Alfaguara de novela del 2017, chupó su cigarro, hizo una pausa y con un aire de ceremonia lamentó: “Yo no tengo la suerte de Julio Cortázar, a mí nadie me dicta nada”.

Se refería a una confesión del autor de Rayuela en 1980 cuando le reveló a los estudiantes de Berkeley que le daba vergüenza firmar sus cuentos porque tenía la impresión de que se los dictaban y a veces sentía ser un médium transmisor y receptor de cosas.

PUEDES VER La soberanía literaria de Jorge Herralde 

Loriga (Madrid, 1967) realizó esta semana una gira en México para promocionar su nuevo libro, Sábado, domingo, una historia que maneja el tema de la culpa, y se dio unos minutos para hacer revelaciones sobre el arte de la creación.

“Una novela lleva tanto tiempo que no puedes esperar la llegada de una musa porque necesitas inspiración durante dos o tres años seguidos”, asegura.

La clave para Loriga no es el descubrimiento del hilo negro. Como suelen asegurar sus colegas, el secreto está en el trabajo diario, más que en esperar un dictado del más allá. “Nunca he tenido esa sensación, creo que Cortázar probablemente exageraba cuando lo decía”, dice.

PUEDES VER Abraham Valdelomar: Cien años de El caballero Carmelo 

En coincidencia con su medio siglo de vida, hace un par de años Ray ganó el Alfaguara con la novela Rendición. La obra lo hizo merecedor de elogios y pasó mucho tiempo de gira, pero pocos saben que antes de terminar ese libro ya había comenzado a escribir su nueva obra.

Sábado, domingo comienza con las aventuras de un chico y su amigo, ‘El chino’. Una noche de sábado se ligan a una camarera y sucede algo desastroso cuyos detalles el protagonista nunca llega a saber y le provoca un cargo de conciencia.

“En el caso de este personaje es un chico que se aleja de algo que ha sucedido, no quiere saberlo y piensa un poco en barrer debajo de la alfombra, pero 25 años más tarde necesita conocer qué pasó y sobre todo establecer cuál es su culpa en el asunto”, explica.

PUEDES VER Joan Margarit gana Premio Reina Sofía de Poesía

La novela le presentó a Loriga una dificultad a resolver, cambiar el tono del adolescente protagonista de la primera parte, quien aparece en la segunda como adulto y con otra filosofía. “Para mí esa fue la clave. La trama me sirve para hacer ese experimento, tomar un narrador que habla en dos momentos distantes de su vida. Esa coma de 25 años fue la parte más laboriosa de un libro poco extenso pero que me llevó mucho tiempo construir”, revela.

La idea de Sábado, domingo le llegó a Loriga hace como 10 años y consecuente con su certeza de que a él nadie le dicta nada empezó a trabajarla antes de concluir Rendición.

“Al ser diferentes las pude hacer de forma paralela, cosa rara pero que funcionó bien. Acabé Rendición y luego usé los ratos libres de la gira por el premio para adelantar ésta”, comenta.

PUEDES VER Juan Manuel Robles presenta nueva edición de Lima freak 

Loriga cree que la expectativa alrededor de lo sucedido sujeta al libro, que según su opinión no es una novela de suspense, pero sí con suspense, no de misterio, sí con misterio.

Como escritor, Loriga no se pone mapas, organiza sus obras en la cabeza y las escribe en largas sesiones en su casa de Madrid o en cafés y aeropuertos, siempre y cuando no haya conocidos que lo distraigan.

Video Recomendado

Lazy loaded component