Conservación y digitalización para preservar nuestra historia

La República
10 05 2019 | 14:50h

Con una colección estimada en tres millones de unidades el equipo de conservación de la Biblioteca Nacional del Perú busca preservar nuestra memoria histórica.

Documentos que han pasado por manos de Ricardo Palma y Andrés Avelino Cáceres, fotografías de expresidentes como Nicolás de Piérola, imágenes en video de tomas de mando y del incendio de la Biblioteca Nacional en 1943, son parte esta colección, de nuestra historia, nuestro legado.

Puedes ver: Un cine que proyecta cultura

Pero el tiempo se ha encargado de darle una dura batalla. Preservar parte de la memoria histórica del país está en manos de un grupo de expertos de la Biblioteca Nacional: conservarlas es un reto en mucho de los casos.

“Nosotros como equipo de conservación tenemos como objetivo tratar de darle la mayor vida útil y las condiciones adecuadas a los documentos que albergamos para que todos los peruanos podamos acceder a ellas”, así describe Martha Salvatierra, jefa del equipo de trabajo de conservación, la labor que realizan.

El esfuerzo que hacen es metódico. En esta área se encarga de prolongarle la vida a estos archivos que pueden llegar a tener, incluso, más de 200 años. Y Dependiendo de sus condiciones pasan por las manos de los conservadores durante tres meses. 

Gracias a ellos aún se conservan la integridad de estos documentos que son parte de nuestro acervo histórico y cultural. En condiciones ideales y con trabajos de conservación, se puede prolongar unos 50 a 100 años. Pero se sabe que aún así los archivo, físicamente, tiene una vida limite. 

“Como sabemos que lo importante no solo es materialidad, también es la información. Nos avocamos a digitalizar los documentos con el fin de rescatar la información que pueda ser valiosa para investigadores como para el público en general” hace hincapié la jefa del equipo de trabajo de conservación.

La digitalización del material hace que el contenido pueda liberarse de la batalla contra el tiempo, al menos en cuanto a contenido. Al igual que en la fase de conservación, el trabajo que se realiza en esta área, existen protocolos estrictos de manipulación de los archivos. Gracias a los equipos con los que cuenta se puede captar a detalle la condición del documento.

Con casi 20 mil archivos digitalizados, todo el material bibliográfico que se transforma a imagen, pasa por este equipo multidisciplinario que cuenta con conservadores, fotógrafos y diseñadores. 

“La importancia de este proceso es para poder asegurar el acervo documental digitalmente dentro de la biblioteca y poder compartirlo para que tenga el fácil acceso a la información”, menciona la conservadora Angiel Mostacero.

Gracias esta labor, los usuarios pueden tener acceso a varios documentos como, cartas, libros, fotografías, entre otros, que normalmente no se sería tan fácil. Estos son alojados en la Biblioteca Digital donde cualquier usuario con internet podrá disponer de ellos.

Además de poseer estos formatos, existe un catálogo de audio y video. Entre vinilos y cassettes, además de VHS y cintas de 35mm, son parte de la colección que pasarán, luego de darle una inspección, a formato digitales.

“Me encanta el hecho de poder trabajar con el patrimonio nacional y siento que pongo un granito de arena a poder rescatar esos hechos históricos que marcan la cultura de un país”, sentencia el Operador de audio y video del equipo de conservación, 

Además de permitir el acceso a estos documentos de manera digital, todo este trabajo que realiza el equipo de conservación es la suma de esfuerzo para poder contribuir a la preservación de la memoria histórica del Perú.

Video recomendado