Pérez-Reverte se resiste al lenguaje inclusivo

Redaccionlr
h

Crítico. El escritor español presentó su novela Sabotaje en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. También expresó su rechazo al uso del lenguaje inclusivo en la literatura.

“¿Decir ‘todes les niñes’?, me niego. No me da la gana. No porque sea académico, porque yo soy un escritor profesional (...) me niego a que me digan cómo tengo que escribir para no ser machista”, aseguró el pasado domingo el escritor español Arturo Pérez-Reverte en Buenos Aires.

“El mundo ha cambiado, la mujer tiene roles que antes no desempeñaba, y es evidente que la lengua debe adaptarse a ello, lo que pasa es que hay límites y el límite es la estupidez”, añadió el miembro de la Real Academia Española durante la presentación de su nueva obra en la Feria Internacional del Libro de la capital austral.

PUEDES VER FIL 2019: evento literario dedicará edición al escritor Mario Vargas Llosa [VIDEO]

Bajo su punto de vista, el lenguaje inclusivo, uno de los temas con los que se ha creado polémica en el último año en el país suramericano y que busca la igualdad a través de una lengua sin género, es una “estupidez” que le “entorpece” a la hora de ejercer su profesión como escritor.

“Yo tengo que escribir con claridad, en un código que mis lectores comprendan y compartan, entonces, otra cosa es que el club de niñas analfabetas de Rosario (Santa Fe, centro) me diga cómo tengo que escribir mis novelas para no ser machista”, sentenció.

El autor español aplaudió lo que consideró “feminismo serio”, como el de su novela La reina del sur (2002), de la que aseveró que se usa como “cátedra del feminismo en algunos países”, y criticó que, en un mundo donde “la inteligencia está penalizada” en las escuelas, “los imbéciles están ganando”.

PUEDES VER Mario Vargas Llosa: "El lenguaje inclusivo es una aberración"

“Cualquier destello de élite, de inteligencia en general, es sistemáticamente machacado, y eso tiene sus consecuencias al final”, afirmó.

El autor presentó en la 45ª Feria del Libro de Buenos Aires su último título, Sabotaje, en el que cuenta lo que, aseguró, es la última de las aventuras del espía Arturo Falcó, el fin de una trilogía que completan Falcó (2016) y Eva (2017).

“Hay tres novelas de Falcó y hay más que quiero escribir. No sé si me queda una novela o tres, un año o diez, pero quiero continuar otras historias que tengo en la cabeza”, destacó.

Para Pérez-Reverte (España, 1951), Falcó, espía del régimen franquista que se introduce en el bando republicano, es un “patriota de sí mismo”, “todo aquello” que a él le “hubiera gustado ser” pero nunca fue, prueba de ello son los “affaires” que vive Falcó con actrices del Hollywood, o incluso “venganzas personales” que practica el autor a través de su personaje.

PUEDES VER FIL 2019 espera crecer en ventas en al menos 10 %

Sabotaje, ambientada en el París de 1930, está dedicada, según el autor, a su tío Lorenzo Pérez-Reverte, que fue voluntario en la Guerra Civil española como soldado de la República.

“Los héroes siempre son los mártires, en España, si son republicanos, mejor caen”, comentó.

Con alrededor de 30 novelas a sus espaldas y 21 años dedicados al periodismo de guerra, Pérez-Reverte brindó “batallitas”, anécdotas y con la complicidad de una sala repleta de seguidores, y reconoció que si su personaje principal es “un canalla”, es porque se ha “cansado” de escribir sobre “buenos”.